Público
Público

España ha donado menos de la mitad de los millones prometidos al Fondo Mundial contra el VIH, tuberculosis y malaria

De los 100 millones de euros que España prometió donar para combatir estas tres enfermedades, aún faltan casi 60 millones de euros. Faltan tres meses para que finalice el plazo.

Pedro Sánchez y Carolina Darias, ministra de Sanidad, en el Congreso de los Diputados.
Pedro Sánchez y Carolina Darias, ministra de Sanidad, en el Congreso de los Diputados. E. Parra. POOL / Europa Press

En 2019, Pedro Sánchez se comprometía a reanudar las aportaciones de España al Fondo Mundial en lucha contra el VIH, la tuberculosis y la malaria después de que el Gobierno de Mariano Rajoy cancelase estas donaciones. El presidente socialista prometió 100 millones a dar entre 2019 y 2022. A falta de tres meses para finalizar el trienio, aún faltan 60 millones por aportar. Más de la mitad.

El pacto del presidente Sánchez ponía fin a una década en la que España se desentedió por completo de una organización que, desde 2001, ha salvado la vida de 50 millones de personas. Los 100 millones, dentro del contexto internacional donde Francia aporta 1.400 millones, Alemania 1.300 o Italia 177, suponen más un símbolo por recuperar una alianza desdeñada por la derecha que un acto significativo. Sin embargo, de ese gesto aún falta por dar el 60% del cheque, según los propios cálculos del Fondo Mundial. Pese a haberlo consultado, ni el Ministerio de Sanidad ni Presidencia del Gobierno han dado a Público explicaciones al respecto. 

Raquel González, responsable de Relaciones Institucionales en Médicos Sin Fronteras (MSF), "muy positivamente" la vuelta a las donaciones de España, pero muestra su preocupación ante la falta de compromiso con las cantidades acordadas: "Apelamos con más razón ahora a que en esta nueva ronda aumenten su compromiso en 180 millones para los próximos tres años y que pasen a los hechos y los compromisos no sean de palabra", asevera.

Las promesas de España al Fondo Mundial hace tiempo dejaron de ser tan generosas como se aseguraba en un principio. Entre 2001 y 2005 se entregó el 100% de los 66,3 millones de dólares prometido y entre 2006 y 2007 también se dieron íntegramente los 171 millones apalabrados. Pero eso se torció en la siguiente partida: entre 2008 y 2010, España prometió aumentar su donación hasta los 602 milones de euros, pero finalmente se entregaron 486, 116 menos. 

Dejar a deber al Fondo Mundial es algo bastante típico, a la vista de las estimaciones que realiza en su página web. La lucha contra el VIH, la tuberculosis y la malaria, que tras la irrupción de la covid ha dado síntomas de agotamiento e incluso los datos han empeorado por primera vez en décadas, no es un foco de interés en varios países. 

"Esta falta de compromisos públicos de fondos no es algo exclusivo español. Se puede en parte entender que este trienio ha sido excepcional por la covid, pero apelamos a que ahora haya un compromiso firme delGobierno de España teniendo cuenta que ellos mismos califican el área de salud como prioritaria", considera Raquel González.

Especialmente, la partida para gastar entre 2020 y 2022 ha generado grandes diferencias entre lo prometido y lo donado. De los 18.000 millones acordados, solo llegaron al Fondo Mundial 11.400. Nunca hubo tantas diferencias, aunque nunca hubo tampoco una partida presupuestaria tan ambiciosa. 

Además, en vísperas de la próxima reunión del Fondo Mundial en lucha contra el VIH, tuberculosis y malaria, que tendrá lugar el 18 y 19 de septiembre y pretende recaudar 18.000 millones de dólares para gestionar hasta 2026 y salvar unos 20 millones de vidas, España aún no ha anunciado cuántos millones aportará y Público no ha obtenido respuesta a esta pregunta desde el Ministerio de Sanidad.

En 2020 aumentaron las muertes por tuberculosis, que han llegado hasta 1,5 millones de fallecidos, según Médicos sin Fronteras. Además, el número de personas que se someten a las pruebas de detección de VIH han caído un 22% en todo el mundo y 9,5 millones de personas contagiadas por esta enfermedad no reciben tratamiento. En cuanto a la malaria, los contagios han empeorado e igualado los números de 2015, mientras que la de fallecidos ha crecido un 12% respecto a 2019, con 627.000 muertos.

Más noticias