Público
Público

EUSKADI La vuelta ahora a clases que defiende Urkullu, entre el miedo y las interrogantes

Sindicatos y responsables de centros advierten que se desconocen aún las condiciones sanitarias para reabrir las aulas. El Gobierno Vasco defiende un inicio escalonado a partir del próximo lunes.

Escuela Labastida EFE
Imagen de un centro escolar en la localidad alavesa de Labastida. EFE

La desescalada vasca ya tiene otro hito en el horizonte. Un hito que, de momento, levanta ampollas entre sus principales protagonistas y que nadie termina de saber si está de verdad tan cerca como se ha anunciado. El Gobierno de Iñigo Urkullu pretende iniciar la vuelta a clases el próximo lunes, pero en los centros educativos no saben aún cómo ni bajo qué condiciones sanitarias. De ahí que la ya tradicional brecha entre el Departamento de Educación y los sindicatos se haya vuelto, aún si cabe, más grande.

"A fecha de hoy las direcciones de los centros desconocemos cuál es el plan preventivo a aplicar en los centros para garantizar que cuando los alumnos vuelvan a las aulas no se multipliquen los contagios", afirma a Público Atenko Araiz, jefe de estudios del Instituto de Educación Secundaria (IES) Beurko, situado en Barakaldo. Si el anuncio del Gobierno Vasco se cumple, la próxima semana afrontará un escenario tan incierto como extraño.

Las dudas y temores de Araiz –sobre todo estos últimos– se hicieron aún más grandes el pasado jueves 7, cuando el Departamento de Educación del Ejecutivo vasco dio a conocer sus planes de desescalada en el ámbito educativo: un retorno de "manera escalonada" que a partir del lunes 18 incluirá la vuelta a las aulas del alumnado de segundo curso de Bachillerato, FP Superior al completo y segundo de ciclos medios y básico.

Una semana después regresarían cuarto de la ESO, primero de Bachillerato y primero de FP Grado Medio. "A partir del 25 de mayo, las familias tendrán a su disposición los centros de Educación Especial, así como las aulas terapéuticas. También el 25 de mayo, y con respecto a las enseñanzas de régimen especial, cada centro, en función de sus características, determinará la presencialidad y las actividades a desarrollar", anunció ese día el departamento que dirige la consejera Cristina Uriarte.

El plan del Ejecutivo autonómico incluye además la reapertura de las Haurreskolak (escuelas infantiles) para niñas y niños de 0 y 1 años cuyos progenitores o tutores "demuestren que están trabajando y/o tienen a su cuenta el cuidado de personas dependientes".

"El Departamento de Educación trabaja con el Departamento de Salud para definir las medidas necesarias, aunque la previsión es poder ofertar el servicio durante los últimos días de mayo o comienzo de junio", anunció el Gobierno Vasco. El anuncio de apertura de esas aulas para bebés también ha despertado una profunda preocupación entre el personal del consorcio Haurreskolak, donde aún desconocen cómo se organizará el trabajo en dichos centros, donde las personas trabajadoras están en contacto directo y permanente con las criaturas. 

A metro y medio

En cuanto a las medidas contempladas de cara a ese regreso a las aulas, Educación anunció en términos generales que "se guardará una distancia de 1,5 metros entre cada puesto escolar", mientras que "tanto el alumnado como el profesorado y resto de profesionales educativos, deberán llevar puesta la mascarilla mientras permanezca en el recinto escolar".

Del mismo modo, "la dirección del centro escolar organizará las entradas y salidas de manera escalonada" y se tendrán que establecer diferentes turnos en el patio "para evitar que todo el alumnado coincida a la misma hora".

Además, se suprimirá el servicio de comedor "en aras a la priorización de medidas de salud y seguridad", lo que a su vez "facilitará que los centros educativos adapten sus horarios habituales para que la docencia presencial contemple un horario intensivo de 5 horas diarias para los niveles educativos mencionados".

"No hay condiciones"

Nada de esto convence a los principales sindicatos vascos, que han consensuado una declaración común firmada por ELA, LAB, Steilas, CCOO y UGT. "No existen condiciones sanitarias, organizativas ni pedagógicas para que esos trabajadores se puedan incorporar a los centros. Vamos a poner las herramientas legales suficientes para que no se incorporen a sus puestos de trabajo", afirma a Público el portavoz de Steilas, Aitor Idigoras.

"Todo esto es muy precipitado. Además, lo han hecho sin negociar para justificar la convocatoria de elecciones que el PNV planea para julio. Es una irresponsabilidad", afirma Irati Tobar, responsable de Enseñanza de LAB.

No en vano, este sindicato promueve un "planto" para frenar el regreso a clase en estas condiciones, al tiempo que ha iniciado contactos con distintas entidades del sector educativo, "incluyendo a patronales, movimientos estudiantiles y asociaciones de madres y padres". "Queremos decirle al Departamento de Educación que así no podemos volver", añade Tobar.

De momento, el IES Ibarrekolanda de Bilbao y el centro educativo Ballonti de Portugalete han emitido sendos comunicados en los que muestran sus discrepancias con el anuncio del Gobierno Vasco y alertan además que "se pone en riesgo la salud del profesorado". Por su parte, la Asociación de Directores de Euskadi (HEIZE) ya ha mostrado a la consejera Uriarte su preocupación al respecto. 

"Para garantizar que entre los alumnos no haya contagios hay que hacer una reorganización del horario y del uso de los espacios que requiere mucho más tiempo de preparación que el que nos han dado", añade por su parte el jefe de estudios del IES Beurko de Barakaldo. Hasta ahora, en ese centro no han recibido ni una sola instrucción sobre cómo será la vuelta a clases.

"Aquí hay una opacidad, un verticalismo y un autoritarismo por parte de las autoridades educativas y sanitarias que van a convertir la incorporación a los centros el próximo lunes en un auténtico desastre", advierte Araiz.

En medio de estas críticas –el Sindicato de Estudiantes también ha criticado la vuelta a las aulas y ha hablado incluso de una huelga indefinida–, fuentes del Departamento de Educación señalaron que el Gobierno Vasco "sigue con su planteamiento hecho público la semana pasada". En tal sentido, defienden que la semana pasada ya se indicó públicamente que la vuelta a clases se abordaría "con los diferentes agentes educativos". "En ello estamos", aseguraron.

Enfermeros en los centros

El asunto ha llegado también al Parlamento Vasco. Este lunes, EH Bildu registró una Proposición No de Ley para reclamar precisamente que Urkullu "negocie y acuerde con la comunidad educativa la reapertura de los centros para el regreso del alumnadoy , en general, las condiciones de la misma".

La iniciativa planteada por EH Bildu contempla otras medidas, entre las que se incluye que "cada centro tenga autonomía para elaborar su propio plan acorde a sus características, que en cada aula haya un máximo de 15 escolares y que en los centros de más de 200 alumnos y alumnas se contrate a una enfermera o auxiliar de enfermería", indicó la coalición abertzale. Señala además que "los centros que no lleguen a ese número deberían establecer un protocolo con el centro de salud del barrio o localidad".

Más noticias de Política y Sociedad