Público
Público

Explosión en calle Toledo de Madrid Piden que se investigue la responsabilidad de Naturgy en la explosión de la calle Toledo que mató a cuatro personas

La madrileña Parroquia Virgen de la Paloma ha interpuesto un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial para exigir que el caso no se cierre de forma prematura. Tras recibir asesoramiento de una comunidad de vecinos de Palencia que sufrió una tragedia similar en 2007, creen que la empresa de gas no realizó el mantenimiento necesario.

Imagen de la explosión de un edificio en la calle Toledo 98 en el centro de Madrid
Imagen de la explosión de un edificio en la calle Toledo 98 en el centro de Madrid. Jairo Vargas

La parroquia Virgen de la Paloma de Madrid, cuyo edificio de la calle Toledo saltó por los aires provocando cuatro muertos y once heridos tras un escape de gas el pasado 20 de enero, ha presentado un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid para que se sigue investigando el caso y la posible responsabilidad de la empresa Naturgy en la explosión.

Según han informado a Público fuentes de la parroquia, ante la decisión del  Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid, que desestimó los recursos de reforma presentados por las familias de las víctimas, se ha decidido "presentar este recurso de apelación para exigir que el caso se investigue debidamente y no se cierre de forma prematura".

Este tribunal acordó el pasado febrero, cuatro meses después de la tragedia, el sobreseimiento de las diligencias abiertas por la explosión en el edificio del número 98 de la calle Toledo. Se basó para ello en las investigaciones de la Policía Judicial, cuyos informes mostraban una "etiología de la explosión accidental", sin que pudiera establecerse "otra causalidad distinta, habiendo sido provocada la explosión por un escape de gas natural, que se desarrolló de forma lenta, continua y prolongada en el tiempo".

"La magnitud y los elementos que intervinieron en la explosión difícilmente han podido dilucidarse en tan solo cuatro semanas de instrucción", asegura el párroco de la Virgen de la Paloma.

Según su recurso, la Policía Científica dejó claro en su informe que la fuga de gas se produjo en la válvula de la acometida, bajo la acera de la calle Toledo, cuya instalación y mantenimiento son responsabilidad de la empresa suministradora del gas, es decir, de Naturgy.

"Sorprendentemente, Naturgy no entregó la documentación requerida y el juzgado nunca se la reclamó. El mismo juzgado que, en dos ocasiones —auto de sobreseimiento del 22/02/21 y desestimación de recurso del 27/05/21—, ha optado por archivar el caso catalogándolo de accidente y fortuito", denuncia la parroquia.

El párroco insiste en que la investigación dejó claro que "un movimiento de terreno que afectó a la llave de la acometida", pero que no se ha indagado más en este asunto que consideran importante. "Con el registro de consumo de gas sabríamos al menos si el tubo se desprendió antes, durante o después de la explosión", afirma. Y se pregunta si la fuga de gas comenzó los días anteriores a la deflagración y si el fallo estaba en esa válvula.

"Caso idéntico" al de Palencia en 2007

"Tenemos motivos para pensar que podemos encontrarnos ante un caso idéntico al que ocurrió en la calle Gaspar Arroyo, de Palencia, en 2007, donde después de once años se demostró que todo se debió a la mala instalación de la válvula de la acometida: estaba mal sellada", explica la parroquia.

Aquella explosión causó la muerte de nueve personas, una treintena de heridos y tres edificios derrumbados. En 2018, tras una larga batalla judicial de la comunidad de vecinos, el juzgado de Instrucción Número 1 de Palencia les dio la razón por la vía civil (tras archivarse la vía penal) y Nartugy (entonces llamada Gas Natural) junto a la aseguradora Mapfre tuvieron que indemnizar con casi siete millones de euros a las víctimas. Según esa sentencia la compañía "no realizó las diligencias necesarias para evitar el daño ocasionado".

Tras poner en común las circunstancias de la explosión en Madrid del pasado 20 de enero con José Luis Ainsúa, presidente de la ya extinta Asociación de Víctimas de Gaspar Arroyo, la parroquia madrileña considera que las similitudes son demasiadas. "Hemos pedido formalmente que se reabra el caso porque faltan muchas preguntas por responder. No estamos en el momento final sino inicial de la investigación. Y hasta ahora no se ha realizado ninguna diligencia con respecto a la empresa del gas. No nos corresponde a nosotros señalar culpables o responsables. Lo que queremos es que la búsqueda de la verdad siga su curso", declara el párroco madrileño.

Más noticias