Público
Público

Explosión en Madrid Al menos cuatro muertos tras la explosión de un edificio en el centro de Madrid

La deflagración, que ha destrozado varias plantas la parroquia de la Paloma, se produjo cuando un operario revisaba la caldera del edificio. Hay 11 heridos leves.

Imagen de la explosión de un edificio en la calle Toledo 98 en el centro de Madrid
Imagen de la explosión de un edificio en la calle Toledo 98 en el centro de Madrid. Jairo Vargas

Público | agencias

Un sacerdote herido en la explosión de la calle Toledo de Madrid, ingresado en el Hospital de La Paz, ha fallecido esta madrugada, por lo que se eleva a cuatro el número de víctimas mortales. La explosión, que se produjo minutos antes de las 15.00 horas, deja 11 heridos leves.

La deflagración, que ha destrozado varias plantas la parroquia de la Paloma, se produjo cuando un operario, que ha fallecido, revisaba la caldera del edificio. Entre las víctimas mortales, figura un hombre de 85 años que transitaba por la calle en el momento de la deflagración.

Otro de los fallecidos fue el electricista que estaba arreglando un radiador situado en el sótano, donde también estaba la caldera, ha indicado uno de los sacerdotes que vive en ese inmueble y que ya ha prestado declaración a la Policía. Según fuentes policiales, esta avería se considera como la posible causa de la explosión.

El cuarto fallecido es un albañil de 45 años que trabajaba en el edificio de enfrente del lugar del suceso. De nombre Javier, natural de un pueblo de Toledo, casado y con dos hijos, era obrero de la construcción y era frecuente que se desplazara a Madrid a trabajar, ha explicado a Efe el alcalde de su municipio, quien también ha señalado que tanto la familia del fallecido como la de su esposa son del pueblo, por lo que todos los vecinos están "hechos polvo" por esta "desgracia".

Partes de los escombros y cascotes fueron a parar al patio del colegio La Salle La Paloma, sin que ninguno de los alumnos resultara herido debido a que no habían salido al recreo por la nieve. Tampoco ha habido víctimas ni heridos de una residencia de ancianos colindante a otra de las partes del edificio. Bares de la zona abrieron sus puertas para acoger a los usuarios de la residencia y a los heridos.

Los bomberos y técnicos del Ayuntamiento planifican desde primera hora de este jueves su actuación en el edificio reanudado las labores de saneado y desescombrado. Los bomberos han permanecido toda la noche en la zona del edificio de forma preventiva. 

Reconocimiento al edificio

Nueve dotaciones de los Bomberos de Madrid y once unidades del Samur se trasladaron al lugar del suceso. Además, la Policía desplegaron 120 efectivos y guías caninos especializados en la búsqueda de personas. Tras la explosión, parte del edificio ardió, y las llamas fueron extinguidas por los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid.

Tabiques caídos, agujeros en el tejado y ventanas reventadas, unidos a la confusión de no saber qué es lo que había pasado. Son los testimonios de los vecinos y viandantes que han presenciado la explosión, que describen como un impacto "brutal" de menos de un segundo.

Sánchez expresa su pesar a los familiares de las víctimas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lamentó este miércoles las víctimas mortales por la explosión y expresó su pesar a los familiares de los fallecidos y heridos. Sánchez afirmó en el mensaje que ha hablado con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, para trasladarle su apoyo y solidaridad.

En esta línea, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha asegurado que el Gobierno regional prestará ayuda para "todo lo que se precise". Dijo que ha sido un "episodio duro" y señaló que, a pesar de los fallecidos y los heridos, "hay una parte positiva", que los niños del colegio y los mayores de la residencia colindantes no han sufrido daños.

El edificio será demolido

Los bomberos del Ayuntamiento de Madrid comenzarán este miércoles la demolición controlada de las plantas superiores del edificio parroquial de la calle de Toledo en Madrid, unos trabajos que los operarios realizarán desde el exterior a través de cestas y grúas.

Así lo han avanzado el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, Mariano Fuentes, y el jefe de guardia de Bomberos Luis Soriano, que han explicado que estos trabajos de demolición del forjado de las plantas superiores se iniciarán este jueves.Se hará una vez finalice la revisión de los técnicos de control de Edificaciones sobre el estado del inmueble, los otros colindantes y el saneamiento de la calle, de la que han sido retirados ya 16 vehículos.

Comienzan a descombrar la cubierta

El desescombrado de la cubierta del edificio ha comenzado esta tarde y los vecinos del bloque 106 han vuelto ya a sus casas tras revisarse el estado de sus viviendas.

Según han explicado fuentes del Ayuntamiento de Madrid, esta cubierta estaba "llena de cascotes y escombros", por lo que es necesario quitar el peso por "riesgo de colapso".

Así, se ha hecho mediante dos grúas, en una de ellas subían los operarios en una cesta e iban retirando cascotes que depositaban en la otra. Este jueves se continuará con estas labores, tras irse los técnicos al no poder trabajar de noche, hasta poder llegar a los forjados. Además, se ha desescombrado también la cubierta de la residencia.

Por su parte, agentes de los Medios Aéreos de la Policía Nacional han estado este jueves desde primera hora en la zona utilizando pequeños drones para filmar el estado de las plantas más afectadas.

El objetivo es conocer si se puede acceder al edificio en condiciones de seguridad y cuando puedan los agentes realizarán una inspección ocultar pasando unos días.

Más noticias de Política y Sociedad