Público
Público

Galicia Galicia cierra durante una semana una UCI en plena pandemia

El Servicio Galego de Saúde (Sergas) ha cerrado la única Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en Pontevedra desde el pasado miércoles para construir dos boxes de aislamiento, pintar, renovar iluminación y limpiar las instalaciones. Los ingresados han tenido que ser trasladados a otras unidades y el personal sanitario censuró la actuación.

Interior de un hospital. / Pixabay
Interior de un hospital. / Pixabay

El Servicio Galego de Saúde (Sergas) ha decidido cerrar el pasado miércoles 22 de abril la única Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en Pontevedra, la del hospital de Montecelo, para iniciar unas obras de ampliación en pleno estado de alarma. Las modificaciones en el centro consistirán en construir dos boxes de aislamiento, pintar, renovar la iluminación y también limpiar conductos e instalaciones.

La dirección del hospital avisó al personal sanitario el pasado miércoles para que dejase el espacio listo para las reformas. La UCI, equipada con diez camas, ha supuesto que los cinco ingresados, dos de ellos críticos en covid-19, fuesen trasladados a la unidad de reanimación (REA) y a la Unidad de Recuperación Anestésica (URPA). El personal criticó la reforma y según fuentes del área sanitaria de Pontevedra, la UCI reabrirá este martes o miércoles.

La gerencia del hospital justificó que era el momento adecuado para el cierre de la unidad y el inicio de las reformas por la disminución de ingresos de pacientes graves con coronavirus

Estos trabajos, según informaron las autoridades sanitarias, ya estaban programados. La gerencia del hospital justificó que era el momento adecuado para el cierre de la unidad y el inicio de las reformas por la disminución de ingresos de pacientes graves con coronavirus, así como dolientes de accidentes de tráfico. De esta manera, se espera que una vez que las obras estén terminadas pueda haber una unidad reforzada para atender, por si fuera necesario, una congestión de casos críticos por covid-19.

Desde un primer momento el personal sanitario no ha apoyado el cierre de la unidad. La organización Enfermeras Eventuais en Loita compartió un comunicado informando de las obras en el hospital. Criticaron que la decisión se había tomado de manera "unilateral" y que las políticas de uso tomadas por el órgano de administración hospitalario "no respetan las normas del plan específico de contingencia frente al coronavirus redactado por el Sergas para el área sanitaria de Pontevedra y Salnés".

De esta manera, explican que el Hospital de Montecelo ha trasladado a pacientes en estado crítico a una "unidad no organizada para ello" y fueron avisadas el pasado miércoles 22 de abril, una semana en la que Galicia sufrió un repunte de positivos en covid-19, entre 100 y 120 de casos por día. La organización sanitaria reprocha que estas actuaciones por parte del Sergas han provocado el traslado de pacientes a otras unidades de UCI de gestión privada como la del Hospital QuirónSalud Miguel Domínguez.

Auxiliares sanitarios ante la pandemia del coronavirus. / ACN

Explican que la decisión ha producido una "enorme indignación" y "descontento” en el personal de enfermería "sin concretar el alcance ni los plazos de realización" de las obras por parte de la gerencia del hospital. La unidad de reanimación se tuvo que habilitar para atender a pacientes graves de covid-19, que deben "seguir siendo valorados por el equipo médico intensivista", sostienen.

Recuerdan también que el personal de enfermería, "fue el primero en recibir a los pacientes críticos, teniendo así que aprender la correcta utilización y retirada de los EPIS". Cuando los compañeros de URPA y REA tuvieron que atender a los dolientes con coronavirus buscaron "apoyo" e información en ellas. Las enfermeras de Pontevedra cuentan que después de "todo el esfuerzo, tanto físico como psicológico" se sienten desamparadas, expectantes a que la dirección decida en dónde tienen que trabajar hasta que se vuelva a abrir su unidad.

"Feijóo pretende eximirse de su culpa"

El secretario xeral del PSdeG-PSOE, Gonzalo Caballero, explicó este lunes en una comparecencia telemática para informar de la crisis del coronavirus que las actuaciones para "solucionar problemas graves" tenían que haberse realizado antes. Considera que es una muestra del "debilitamiento y falta de atención" de Feijóo hacia la sanidad pública gallega, asegurando que el actual presidente de la Xunta "no cumplió con la sanidad" en la ciudad. Además, también critica que a estas reformas se suma la construcción del "Gran Montecelo". Postuló que Feijóo lo hace ahora para "eximirse de sus culpas por los ataques a la sanidad pública gallega".

De esta manera, la semana pasada la Xunta anunció la licitación de las obras de la primera fase del "Gran Montecelo" con una inversión de 115 millones de euros. Las obras comenzarán este año, donde el nuevo edificio a construir estará unido al resto de las instalaciones del actual hospital, de forma que dispondrá de 120 camas, aumentarán en un 92% el número de salas y puestos de urgencias y se sumarán en un 49% los puestos del hospital de día. Además, y según el Ejecutivo autonómico, habrá "salas de juegos, biblioteca, escuela y cine en el área de pediatría".

Nueva concentración en diferentes sendos hospitales de Pontevedra, Montecelo y el Provincial, para demandar una planificación "eficiente"

Por su parte, el portavoz de Galicia en Común-Anova Mareas, Antón Gómez Reino, pidió una "respuesta inmediata" ante el cierre de la UCI y explicaciones ya que "no era momento". Este lunes en una rueda de prensa postuló que Feijóo sigue a "adoptar unilateralmente decisiones que perjudican a la lucha contra la covid-19 en Galicia", donde añade, además del cierre de la UCI, la preocupación por "los contratos del personal sanitario que expiran en abril". Critica también la sobrecarga de trabajo de las enfermeras de atención primaria por el estudio epidemiológico que "impide que dediquen su esfuerzo a la contención de la pandemia" al tener que realizar test, los mismos que piden para ellas.

Las organizaciones sindicales Cesm, Cig, Comisiones de Base (Co.Bas), Omega, Prosagap y T.S.P. han convocado una concentración este martes y jueves en sendos hospitales de Pontevedra, Montecelo y el Provincial, para demandar a la Consellería de Sanidade una planificación "eficiente", por lo que "es necesario" dotar de EPIs y de test PCR a "todos los profesionales de Área de Salud" y que se "incremente la plantilla". Estas organizaciones reiteran que es "urgente" una planificación de medios materiales y humanos para garantizar el trabajo que se realiza a diario, evitando todo riesgo de contagio.

Más noticias de Política y Sociedad