Público
Público

test de antígenos Todo lo que hay que saber sobre el precio de los test de antígenos y quién se queda el beneficio

La razón por la que el precio de las pruebas oscilaba de unas farmacias a otras (con una horquilla de tres a ocho euros) es sencilla: la ley de la oferta y la demanda.

Test de antígenos, en una imagen de archivo.
Test de antígenos, en una imagen de archivo. SALVATORE DI NOLFI / EFE

Los test de antígenos fueron uno de los platos principales de la Navidad. El desabastecimiento, sus precios, las dudas sobre su eficacia y la enorme demanda los pusieron en el centro de la emergencia sanitaria desatada por el coronavirus. 

Tras el anuncio de Pedro Sánchez, el Gobierno ha limitado el precio de los test de antígenos a un máximo de 2,94 euros, tras comprobar que los precios se disparaban en las farmacias. Un producto útil para frenar contagios podía llegar a costar diez euros y que en España estaban a precios más altos que en otros países de Europa

Luis González Díez, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), aplaude la regulación pero la considera tardía: "Me hubiese gustado que esa frase la hubiera dicho hace un mes, cuando no había test de antígenos. Respeto cualquier decisión, pero a lo mejor ahora el precio se regula solo porque estará abastecido el mercado. Es lo mismo que pasó con las mascarillas. Ves que ahora las encuentras tiradas por el suelo y antes conseguirlas era un suplicio", arguye. 

González Díez resuelve todas las dudas en torno a la compraventa de test de antígenos, que han suscitado polémica por sus precios y por el desabastecimiento.

¿Quién se lleva el beneficio del precio de un test de antígenos?

El motivo por el que hasta ahora se había podido ver cómo el precio de un test oscilaba de unas farmacias a otras y podía ser de tres o de ocho euros es sencillo: primaba el libre mercado.

No había ningún precio base, ni ningún tope de precio para vender un test de antígeno. "Las farmacias los piden a través de empresas de distribución —empresas privadas que llevan a los locales los productos que se solicitan—. Para cada oficina de farmacia, la distribuidora tiene unas condiciones de compra. Unos pueden tener mejores precios que otros. Menos los medicamentos, que vienen todos con el precio marcado y no se puede mover, los test de antígenos eran productos sanitarios y el precio era libre", arguye el presidente del COFM. 

Por tanto, el laboratorio que los fabrica ponía el precio que considerase de salida. Las farmacias los adquirían según los acuerdos a los que se llegase con las compañías y el precio de venta al público lo estipulaba libremente cada farmacia. El ejemplo que aporta González Díez es muy reconocible: "Es igual que cuando una tienda te vende un champú a un euro y en otra lo encuentras a 1,5". 

Por tanto, las farmacias se llevan el beneficio que estimen oportuno tras comprar los test a distribuidoras y laboratorios, que tienen sus correspondientes beneficios por el proceso de compraventa. 

¿Por qué hemos visto precios tan elevados?

De nuevo, el motivo por el que se han visto precios disparados de test de antígenos e incluso anuncios en webs de segunda mano, es porque todo se ajusta a la ley del más fuerte que impera en el mercado. 

"El mercado se ha visto desabastecido de tests y han aparecido proveedores que los vendían a precios desorbitados a las farmacias que se las querían comprar. Así que las farmacias se adaptaban a esos precios", asegura Luis González Díez, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM). Esto ha provocado que España sea uno de los países de Europa con los test de antígenos a mayor precio.

Más noticias