Público
Público

Responsable en España de la OIT Joaquín Nieto: "Las medidas sociales implantadas por el coronavirus se tienen que extender durante la reconstrucción"

Nieto enfoca la reconstrucción social en el fortalecimiento de los sistemas públicos de protección, la revalorización de los cuidados y el desarrollo sostenible, al mismo tiempo que advierte de las grandes transformaciones pendientes, como la tecnológica, y la importancia que tendrán las condiciones laborales de los trabajadores.

Joaquín Nieto, responsable de la OIT.
Joaquín Nieto, responsable de la OIT.

La crisis social y económica como consecuencia directa de la pandemia del coronavirus ha sacado a la palestra tres preguntas que acompañan al ser humano desde que pudo reflexionar sobre sí mismo: quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos.

Joaquín Nieto, director de la oficina en España de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), desentraña las claves para que esa "nueva normalidad" repetida como un mantra y plagada de inexactitudes tenga como prioridad un fortalecimiento del sistema de salud pública, revalorización de los cuidados y la priorización de un desarrollo medioambiental sostenible, resolviendo así el hacia dónde nos dirigimos y aportando algo de luz al quiénes somos, aunque aún sea pronto para resolver la cuestión de dónde venimos.

"El mundo que va a venir tiene que ser mejor, no podemos ir a lo que ya había antes", expresa certero un Nieto que analiza como imprescindible el aprender de todas las realidades tan negativas que esta crisis sanitaria, económica y social está dejando para convertirlas en lecciones de cara al medio y largo plazo. Desde su óptica, la reconstrucción del tejido productivo tiene que acompañarse de un robustecimiento de los sistemas de salud públicos, en los que la inclusión debe ser su bandera guía en los años venideros. De esta forma, la OIT "aprecia" las medidas con carácter social aplicadas en España de cara a evitar la destrucción masiva de empleos, pero advierten de que estos protocolos adoptados de forma excepcional deben continuar a lo largo de la transición que acaba de comenzar.

Condiciones laborales tras la revolución tecnológica del trabajo

En los momentos complicados es cuando se demuestra quién realmente se queda a tu lado para afrontarlos. Este dicho popular es extrapolable a lo que sucede a nivel internacional: "Es imposible salir de esta crisis país por país, o sea que solo existe una única salida y es la europea, con una inversión multimillonaria y extraordinaria", declara Nieto. De esta forma, el entrevistado también incide en que medidas como el Ingreso Mínimo Vital, planteados desde una óptica de excepcionalidad, "deberían formar ya parte del sistema de protección social", en sus propios términos.

La mejora de las condiciones laborales también debe suponer una gran lección para el delegado de la OIT, tal y como declara a Público este 1 de mayo de 2020. "Quienes más están sufriendo en España son aquellos que trabajaban en empleos con unas circunstancias muy negativas en cuanto a su inestabilidad y desprotección, como el trabajo temporal, excesivo en España, y el que se presta a tiempo parcial de forma involuntaria, afectando sobre todo a las mujeres", relata el entrevistado. Poniendo el foco en las grandes transformaciones pendientes, como la digital y la transición ecológica, Nieto menciona especialmente la falta de inclusividad que actualmente se da en colectivos como migrantes o personas con diversidad funcional.

La crisis climática no se podrá resolver con inversión

Pese a no saber cuándo ni de qué forma azotará el mundo una nueva crisis, que cada vez parece más sistémica pero capitulada a través de los años, el responsable español de la OIT es claro: "La única crisis previsible es la climática siempre y cuando no repensemos nuestros sistemas de producción y consumo, y aunque de la recesión provocada por el coronavirus podremos salir con inversiones económicas fuertes, la reconstrucción de los ecosistemas que estamos destruyendo no lo vamos a poder hacer con dinero".

Tomando como prólogo el colapso provocado por la pandemia, Nieto advierte de que aquellos países que ya habían alineado sus sociedades y economías con los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU han estado en mejores condiciones para hacer frente a la situación sobrevenida y proteger a las personas, por el simple hecho de que "son sociedades más justas, inclusivas y respetuosas con el medio ambiente".

Adaptación del Estatuto de los Trabajadores a la economía digital

"Una cosa es que las empresas busquen eludir las responsabilidades que tienen para con los trabajadores y otra que la regulación lo permita"

Cuestionado sobre la aparición de nuevas formas comerciales tras la crisis económica de 2008 y su incidencia en la pérdida de derechos laborales, como el maltrecho servicio de reparto de Glovo o Uber, el delegado de la OIT recalca que "una cosa es que las empresas busquen eludir las responsabilidades que tienen para con los trabajadores y otra que la regulación lo permita". Haciendo referencia a esto último, él mismo explica que estaba previsto un fortalecimiento de la regulación laboral en España a través de una reforma profunda del Estatuto de los Trabajadores: "El nuevo enfoque viene a extender los derechos laborales en la nueva realidad económica digitalizada y será una de las tareas que deberán producirse durante la reconstrucción", agrega Nieto.

Desde su punto de vista, esta transformación no tiene por qué incrementar el desempleo. Aunque muchas profesiones serán sustituidas por algoritmos, el delegado de la OIT considera que se crearán nuevos puestos de trabajo en torno a ellos y se fortalecerán aquellos que, debido a la pandemia, se han erigido como esenciales para la sociedad.

Repensar la pobreza laboral y los cuidados

Con el paso de los años, el concepto de pobreza ha cambiado. Miles de personas con trabajo no pueden tener sus necesidades básicas aseguradas dada la precarización e inestabilidad de su empleo. El término "pobreza laboral"  alude a esta realidad que asola al 13% de la población activa de España y que, principalmente, sufren autónomos, falsos autónomos y trabajadores a tiempo parcial. Suponiendo que este hecho pueda desembocar en una cronificación de la pobreza, el responsable español de la OIT tilda esta máxima de "inaceptable" e incide en que cualquier Gobierno debe orientar sus políticas al pleno empleo y la calidad del mismo.

En este sentido, Nieto alude a que "la revalorización de los cuidados debe ser primordial en la nueva sociedad" postpandémica, incidiendo en los cuidados no remunerados que, valorados económicamente, en España representarían el 15 por ciento del PIB, según declara. Entrando de lleno en la brecha de género, estos trabajos de cuidados suponen la primera discriminación que sufren las mujeres de cara a introducirse en el mercado laboral. La forma tan desigual en que todas las sociedades reparten este tipo de tareas conlleva a que existan profesiones muy feminizadas, peor valoradas y menos remuneradas, donde se dan muchas más dificultades para la promoción.

El responsable de la OIT en España se muestra clarividente al respecto y ejemplifica la situación con la siguiente conclusión obtenida a través de un estudio en el que participó la entidad que representa: "Las mujeres que tienen un hijo ganan menos que las que no lo tienen; las que tienen dos, menos que las que tienen uno; y las que tienen tres, menos que las que tienen dos. En el caso de los hombres, los que tienen un hijo ganan más que los que no tienen descendencia; los que tienen dos, más de los que tienen uno; y los que tienen tres, más de los que tienen dos. O sea, que existe una vinculación muy estrecha entre la brecha salarial y los cuidados", concluye Nieto.

Muchas son las dudas y pocas las respuestas, por lo que será imprescindible un diálogo social a tres bandas, en donde actúen tanto gobiernos como representantes de las empresas y los trabajadores. Según el propio Nieto, es la única forma de llegar a conclusiones consensuadas y que todo el peso de estas crisis ya cíclicas provocadas por el capitalismo imperante no las paguen los trabajadores ni los sectores más vulnerables.

Más noticias de Política y Sociedad