Público
Público

Crisis climática Ataques y burlas de diputados franceses a Greta Thunberg en su visita a la Asamblea Nacional de París

"Somos objeto de amenazas y burlas por citar cifras y hechos científicos. Deben escuchar a la ciencia, eso todo lo que les pedimos", respondió la joven sueca, que plantó cara a las burlas de la extrema derecha y exigió medidas efectivas contra el cambio climático.  

Publicidad
Media: 4.10
Votos: 10

Greta Thunberg durante su discurso | Reuters

La joven activista climática Greta Thunberg participó este martes en un debate en la Asamblea Nacional de París. Un debate marcado por la polémica de algunos de los diputados de la oposición, principalmente de la derecha, que decidieron no acudir al encuentro y llamaron al boicot.

"No cuenten conmigo para aplaudir a una profetisa en pantalones cortos, 'Premio Nobel del Miedo'", tuiteó Julien Aubert, candidato a liderar el partido conservador Los Republicanos (LR), en referencia a la reciente nominación de Thunberg al premio Novel de la Paz.

Polémico fue también su compañero y diputado ultraderechista Sébastien Chenu, que se negó a ir a la joven, a la que tildó de "Justin Bieber de la ecología".

Thunberg, sin embargo, no se quedó de brazos cruzados y, ante las burlas recibidas, expuso ante la Asamblea que su única petición a la clase política era que se atendiera a los informes de los investigadores: “Somos objeto de amenazas y burlas por citar cifras y hechos científicos”, denunció. 

El discurso de la activista, que llegó al encuentro rodeada de cámaras y acompañada por el diputado de la mayoría presidencial Matthieu Orphelin, estuvo marcado por la reivindicación. Aprovechó para invitar a quienes les acusan de exagerados a leer el último informe de Expertos Intergubernamental de la ONU, que alarma del aumento de temperaturas a nivel global

"El verdadero peligro son las empresas y los políticos que fingen actuar y no hacen nada”, alertó la joven, que aprovechó la ocasión para lanzar una pregunta a los presentes: “¿Cómo podemos actuar sin sonar alarmistas?”, dijo en referencia a una degradación climática sin parangón que será imposible resolver sin tratarla como una verdadera crisis.

“Algunos han decidido no venir aquí hoy, algunos han decidido no escucharnos. No pasa nada. Ustedes no están obligados a escucharnos, al fin y al cabo, no somos más que chavales. Pero ustedes sí tienen el deber de escuchar a la ciencia. Es todo lo que pedimos: que se unan tras la ciencia”, replicó Thunberg.

Una lucha contra la crisis, no contra los activistas

En su defensa, el diputado de la mayoría presidencial Matthieu Orphelin replicó a sus críticos la actitud: “Hay que luchar contra el cambio climático, no contra Greta Thunberg”, sentenció. 

“Hay que luchar contra el cambio climático, no contra Greta Thunberg”, sentenció Matthieu Orphelin

Por su parte, la secretaria de Estado para la Transición Ecológica, Brune Poirson, presente en el acto, señaló que, aunque marcaba distancias con algunos de los puntos de sus discursos, compartía el diagnostico de la joven: “Necesitamos voces de alerta como ella, en particular con los jóvenes, porque el combate con los escépticos está lejos de haberse ganado”, dijo.

Sin embargo, la ponencia de la ecologista coincidía con el pleno de votación de los diputados franceses sobre la ratificación del acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá (CETA), una medida muchas veces reprochada por los grupos ecologistas. Una coincidencia que fue entendida por el partido conservador como una supuesta intención de influir sobre la votación del CETA y que, a su juicio, respondía a maniobras de grupos de presión para influir en el resultado.


Más noticias en Política y Sociedad