Público
Público

Un juzgado admite la querella de un interno que denunció maltrato en el CIE de Zapadores

Mohamed Rezine Zohuir denunció haber sido torturado por varios policías en el polémico centro de extranjeros de Valencia. 'CIES No' lamenta que no se haya suspendido cautelarmente su deportación a Argelia.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El argelino Mohamed Rezine Zohuir muestra las heridas que presuntamente le causaron en el CIE.

MADRID.- El argelino Mohamed Rezine Zohuir cometió el error de verter un vaso de agua. Según su testimonio, fue castigado por un agente del CIE valenciano de Zapadores (donde se encuentra internado), que le encerró en las duchas para darle una paliza. ¿El resultado? 17 puntos de sutura y moratones por todo el cuerpo. La Policía negó las torturas denunciadas, pero hoy un juzgado de Valencia ha admitido a trámite su querella por considerar que estos hechos podrían ser "constitutivos de delito contra la integridad moral".

La Campaña por el Cierre de los CIE (CIES No) ha celebrado esta decisión, pero también lamenta que no se haya suspendido cautelarmente su orden de deportación, "ya que esto significa que en cualquier momento podrían expulsarlo a su país de origen y se paralizaría la investigación", señalan en un comunicado. 

Su compañero Ben Yunes Sabbar, marroquí hoy puesto en libertad, a quien le denegaron asistencia médica durante días pese a sufrir continuas hemorragias producidas por hemorroides, no ha tenido tanta suerte. Su querella aún se encuentra a la espera de ser tramitada.

Ambos denunciaron los malos tratos sufridos el pasado 3 de febrero. Según sus relatos, los hechos ocurrieron el 19 de enero. A Zohuir le propinaron patadas, puñetazos y golpes con la porra. A Sabbar le amenazaron de muerte si no dejaba de quejarse y pedir un médico, informó en su día la prensa local

La semana pasada, los abogados de la plataforma CIES No interpusieron una querella criminal en la que se personaron como acusación particular en ambos casos. Asimismo, solicitaron que se suspendan cautelarmente las expulsiones de ellos dos, así como de los testigos de las presuntas agresiones, al menos, hasta que se esclarezcan los hechos.

Hoy Sabbar está en libertad y Zohuir tendrá que declarar el próximo 20 de febrero. El juez ha solicitado a la dirección del CIE las grabaciones del día en el que sucedieron los hechos, la identificación del presunto agresor y los testigos, incluidos la enfermera y el médico que asistieron al interno y que se envíe su expediente médico y parte de asistencia. 

Chinches, agua fría y sin ropa de abrigo

No es la primera vez que este Centro de Internamiento de Extranjeros es objeto de polémica. El delegado del Gobierno, Serafín Castellano aseguró recientemente que todas las denuncias recibidas habían sido archivadas. Una cuestión desmentida por la portavoz de CIES No, Ana Fornés, que asegura en una nota que "en la actualidad hay varios procesos judiciales abiertos y se ha imputado a dos agentes". 

Asimismo, Fornés insiste en que las condiciones del centro de Zapadores son "deplorables". "Ha reaparecido la plaga de chinches, no hay agua caliente en las duchas y los internos dicen que el frío es insoportable porque la ropa de abrigo que le dan no es suficiente", relata en un comunicado. "Unas condiciones indignas que deben subsanarse cuanto antes", concluye.

Más noticias en Política y Sociedad