Público
Público

KOTE CABEZUDO La Audiencia de Gipuzkoa abre juicio oral al fotógrafo Kote Cabezudo por delitos sexuales contra modelos

Se le acusa de de casi medio centenar de delitos, varios de ellos de índole sexual, estafa y contra la integridad moral de una veintena de sus modelos.

Imagen de archivo de un agente de la Ertzaintza, en Euskadi. - EUROPA PRESS
Imagen de archivo de un agente de la Ertzaintza, en Euskadi. Unanue / Europa Press

La Audiencia de Gipuzkoa ha acordado la apertura de juicio oral contra el fotógrafo donostiarra Kote Cabezudo en el asunto principal que se sigue en su contra por la presunta comisión de casi medio centenar de delitos, varios de ellos de índole sexual, estafa y contra la integridad moral de una veintena de sus modelos.

En un auto, al que ha tenido acceso Efe, la Sección Primera de la Audiencia Provincial rechaza las pretensiones de la defensa de Cabezudo de retrasar la apertura de la vista oral y de que se retiren del procedimiento los presuntos delitos cometidos respecto a una de las víctimas.

El documento de la Audiencia explica que "de las actuaciones sumariales se desprende que los hechos investigados revisten caracteres de delito y existe base suficiente para su persecución", por lo que "procede acceder a la petición de apertura del juicio oral" formulada por la Fiscalía y la acusación particular, que ejercen las víctimas.

El auto, fechado el 2 de diciembre y frente al que cabe recurso de súplica en un plazo de tres días desde su notificación a las partes, concede además al Ministerio Fiscal cinco días para que "califique por escrito los hechos".

Esta resolución de la Audiencia de Gipuzkoa sitúa el caso Cabezudo a las puertas de la celebración del juicio oral, que presumiblemente tendrá lugar el próximo año, ya que el acusado se encuentra en prisión provisional en la cárcel donostiarra de Martutene desde el 4 de mayo de 2018, después de que, en abril de 2020, los tribunales decidieran ampliarla hasta los cuatro años que constituyen el máximo legal establecido.

La instrucción de este intrincado caso, del que cuelgan numerosas piezas desgajadas de la causa principal, comenzó en 2013 y se cerró recientemente con un auto que procesó al fotógrafo por la presunta comisión de casi medio centenar de delitos, varios de ellos contra la libertad sexual de algunas de las modelos con las que trabajó desde los años noventa; así como contra la intimidad y la propia imagen de estas chicas; presunta estafa; corrupción de menores, y contra la integridad moral.

Hasta el momento, el fotógrafo ya ha sido condenado en total en cinco ocasiones: dos de ellas de manera firme y otras tres en apelación por la Audiencia de Gipuzkoa, por delitos como obstrucción a la justicia, aportar documentos falsos a los tribunales y desobediencia.

Asimismo, se encuentra a la espera de una nueva sentencia de un Juzgado de lo Penal en el que se enfrenta a una petición de ocho meses de cárcel por mantener presuntamente en su perfil de Facebook una imagen de una de sus modelos en ropa interior, incumpliendo así un mandato judicial.

Además, en marzo de 2022 tiene señalado un nuevo juicio por hechos similares, tras haber sido aplazado por segunda vez a principios de octubre, mientras que una vista más, por presuntamente presentar contratos falsos al juzgado, está pendiente señalamiento después haber sido suspendida el pasado noviembre por la incomparecencia de un perito.

Más noticias