Público
Público

Madrid Consejos y claves para circular correctamente en bicicleta por las calles de Madrid

Madrid Río y el distrito de Arganzuela se convierten en el mejor circuito de prácticas para los amantes del vehículo de las dos ruedas.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 6

'En bici con la Policía Municipal', una original experiencia para dar a conocer las normas de la circulación y ofrecer consejos prácticos a los usuarios. / POLICÍA MUNICIPAL DE MADRID

¿Puede circular un ciclista con auriculares conectados a reproductores de música? ¿Es obligatorio el uso del casco? ¿Se pueden utilizar las aceras para evitar los atascos? ¿Es obligatorio someterse a las pruebas de alcohol y drogas habilitadas por las autoridades de tráfico? ¿Qué dispositivos de alumbrado hay que llevar por la noche?

Estas y otras muchas preguntas sobre la conducción en bicicleta, la seguridad tanto de peatones como del resto de conductores y el cumplimiento de las ordenanzas de movilidad tienen respuesta en un curso organizado por la Policía Municipal de Madrid, que pretende fomentar el uso del vehículo de las dos ruedas como medio de transporte saludable y sostenible.

La ciudad de Madrid cuenta en la actualidad con un total de 292 kilómetros de tramos e itinerarios ciclistas, a los que hay que sumar otros 161 kilómetros correspondientes a viales acondicionados, o ciclocarriles. Esta infraestructura permite, según datos de la Policía Municipal, unos 70.000 desplazamientos diarios en bicicleta durante una jornada laboral.

El uso de la bicicleta como medio de transporte e instrumento para la actividad física es un fenómeno cada vez más creciente en el entorno urbano, pero la convivencia entre ciclistas, automovilistas y peatones acarrea conflictos y problemas de seguridad, derivados en muchas ocasiones del desconocimiento de las normas de movilidad.

Así, existen ciclistas que no saben que sus vehículos deben circular por el centro del carril izquierdo de la calzada, que no hay que atajar por las aceras y que el uso del casco es recomendable en vías urbanas y obligatorio en las interurbanas.

Agentes y participantes durante una de las clases prácticas de circulación. / POLICÍA MUNICIPAL DE MADRID

Multas de 200 euros

Algunas estadísticas reflejan también que ocho de cada diez ciclistas suelen circular escuchando música a través de los auriculares, un hábito de reduce la capacidad de atención y que en ciudades como Madrid está multado con 200 euros.

Otros ejemplos de malas prácticas son no respetar los semáforos, conducir utilizando el teléfono móvil y no ser visibles ante el resto de conductores. En este último caso se aconseja que por la noche, o en condiciones meteorológicas adversas, se lleve una luz blanca en la parte delantera de la bicicleta y una roja con catadióptrico en la trasera, así como una prenda reflectante.

Para resolver este tipo de dudas y concienciar a los usuarios del vehículo de dos ruedas sobre la necesidad de respetar las normas de circulación han nacido experiencias como 'En bici con la Policía Municipal', un servicio que se desarrolla principalmente en la zona de Madrid Río y las calles del distrito de Arganzuela.

Disponer de una bicicleta propia en buen estado, ser mayor de 16 años (los menores de entre 10 y 16 años pueden participar acompañados de un adulto) y tener suficiente dominio de la máquina para circular por la vía pública son los requisitos exigidos.

Grupos de entre 5 y 12 personas

Los participantes (distribuidos en grupos de entre cinco y doce personas) reciben unas parte teórica, sobre normas de circulación en bicicleta, información y consejos útiles; y otra práctica, que consiste en realizar diferentes recorridos por carriles bici, calzada, parques, etcétera.

Según explican a este diario los agentes que imparten el curso, las principales dudas que plantean los “cicloturistas en prácticas” son las relativas al uso del espacio por donde la bicicleta tiene prioridad de uso, como carriles bici, y calzadas donde se circula junto con vehículos que tienen limitada su velocidad. Los educadores viales insisten sobre todo en informar sobre infracciones como el uso de teléfono móvil, auriculares, etcétera.

A la experiencia formativa se apuntan desde chavales de 10 años hasta personas que, una vez jubiladas, se compran una bicicleta para disfrutar de la ciudad y sus parques con más seguridad. También aumentan cada vez más los usuarios de bicicletas eléctricas que nunca antes se habían planteado utilizarlas como medio de transporte alternativo. Al acabar el itinerario en bici, los participantes cumplimentan un cuestionario en el que, según las citadas fuentes, muestran un alto grado de satisfacción por lo aprendido.

“El recorrido en bicicleta es muy asequible para cualquier persona y el entorno por el que se hace es impresionante, pasando por sitios emblemáticos como Atocha, Cibeles, Museo del Prado, Puerta del Sol y Palacio Real, llegando incluso alguna ruta hasta el Templo de Debod”, aseguran las mencionadas fuentes.

Más noticias en Política y Sociedad