Público
Público

Mallorca estalla y se moviliza contra la masificación turística y la gentrificación

El colectivo Banc de Temps de Sencelles ha convocado este sábado una manifestación bajo el lema "Mallorca no se vende" de cara a exigir al Govern medidas contra el turismo de masas y la inaccesibilidad de la vivienda derivada de éste.

24/05/2024 Varios turistas se hacen fotos en las calles del centro de Palma de Mallorca, a 24 de abril de 2024.
Varios turistas se hacen fotos en las calles del centro de Palma de Mallorca, a 24 de abril de 2024. Tomàs Moyà / Europa Press

Los mallorquines, a las puertas de que comience la temporada estival y la vida en las islas vuelva a estar condicionada por la llegada descontrolada de turistas internacionales, han decidido salir a las calles para reclamar un modelo turístico sostenible que respete la calidad de vida de los residentes.

El detonante ha sido la viralización de un vídeo publicado por el colectivo Banc de Temps de Sencelles (BDT) que ya ha superado las 55.000 reproducciones y que expone las dificultades de los isleños a la hora de acceder a una vivienda digna. 

Este sábado 25, convocados por esta organización local y bajo el lema "Mallorca no se vende", los ciudadanos de esta isla se congregarán en el centro de Palma para presionar a las instituciones públicas y lograr de una vez por todas que éstas aprueben medidas tendentes a regular el turismo. 

Los dos ejes principales de la protesta amparada por la plataforma "Menos turismo y más vida" serán, por un lado, el problema de la vivienda y la inaccesibilidad de la misma. Por otro, el impacto medioambiental que provoca el turismo desenfrenado año tras año.

Aunque todavía no se sabe con certeza, previsiblemente se llevará a cabo una acción en el aeropuerto de Palma, con la idea de "colapsar el colapso" en el lugar que representa la llegada masiva de turistas a las islas.

La saturación que sufren los servicios públicos como los hospitales por la llegada masiva de turistas a las islas en los meses de verano, el colapso de las autopistas en temporada alta y el aumento desproporcionado de los precios de la vivienda debido a la gentrificación han convertido las islas, para muchos, en un lugar inhabitable.

"En Balears somos conscientes de que el turismo es el motor de la economía pero estamos a punto de morir de éxito", denuncia con preocupación a Público Isabeluna ciudadana mallorquina. "El tráfico se hace imposible, hay pueblos con accesos colapsados, acudir a las playas más emblemáticas es prácticamente imposible en los meses de verano", lamenta. 

En relación a la problemática creciente en torno a la vivienda, la palmesana alega que "el precio de una casa se ha hecho inasumible para la gran mayoría porque los propietarios encuentran mucho más rentable un alquiler vacacional de uno de larga duración". Esta situación ha provocado el desplazamiento progresivo de la población local a los pueblos y barrios de la periferia, al no poder hacer frente a los costes de un piso en la ciudad.

Así, los residentes de Mallorca, cuya población ha crecido un 33,5% desde 2001, continuarán la estela marcada por Canarias en sus movilizaciones contra el turismo desenfrenado. Se prevé que la concentración más multitudinaria se celebre el sábado a las 19.00 horas en la Plaça d' Espanya de Palma.

Esta ciudad es una de las que más sufre las consecuencias del turismo masivo: según apuntaba recientemente el Diario de Mallorca, el archipiélago acumula de enero a noviembre 17,5 millones de turistas entre el mercado nacional y los internacionales, la mayoría concentrados en la capital. Este viernes, en un área especialmente turistificada de la capital como es la Playa de Palma, han fallecido cuatro personas y otras 16 han resultado heridas tras desplomarse la planta baja de un restaurante.

La de Palma no será la única movilización que tendrá lugar estos días. También en la vecina Menorca, los isleños se reunirán a la misma hora en la Plaça de la Constitució de Alaior. Además, los menorquines volverán a citarse el próximo 8 de junio con los mismos objetivos en la Plaça de la Biosfera de Mahó

En lo que respecta a Eivissa, la isla que sufre más severamente las consecuencias de la gentrificación, sus habitantes han convocado este viernes una concentración en la sede del Consell Insular a las 20.00 horas bajo el lema "Eivissa no puede más"

Para muchos ciudadanos, el apoyo del PP y Vox, ahora en el Govern, a las convocatorias anunciadas, contrasta frontalmente con el rechazo que estos partidos mostraban meses atrás hacia las demandas de las organizaciones y colectivos medioambientales. 

De hecho, al poco de acceder al mando del Ejecutivo balear Marga Prohens (PP), eliminó la consejería de Medio Ambiente. Las áreas competenciales de esta consejería quedaron desde entonces diluidas en varios departamentos. 

Sin embargo, su cambio repentino de parecer sobre este asunto se ha materializado esta semana. La líder autonómica, los presidentes de los consells insulars y el alcalde de Palma se han reunido este miércoles para abordar un posible acuerdo político-social contra la masificación turística. Según ha señalado la presidenta, que todavía no ha aterrizado medidas concretas para solventar la crisis de la vivienda en las islas, esta comunidad recibió el pasado 2023 casi 18 millones de turistas y este año las reservas para el verano han aumentado un 15%.

¿Te ha resultado interesante esta noticia?

Más noticias