Público
Público

Migraciones en Canarias La mala alimentación en el campamento para migrantes de Las Raíces eleva la tensión a episodios de violencia

Accem, la ONG que gestiona el centro, insiste al Gobierno para que mejore el servicio de comidas. Migraciones dice que el catering "cumple los estándares europeos", aunque las protestas son constantes y el fin de semana tuvo que intervenir la Policía después de que los vigilantes de seguridad cargaran con sus porras contra los alojados.

comida migrantes canarias
Una ración servida a los migrantes en el campamento de Las Raíces, en Tenerife. Asamblea de apoyo a migrantes en Tenerife

La situación en el campamento de emergencia para migrantes de Las Raíces, que el Ministerio de Migraciones abrió hace poco más de un mes en la localidad de La Laguna (Tenerife), lleva aumentando desde hace semanas a causa de la escasez y mala calidad de la comida que se sirve a las más de 1.200 personas trasladadas allí.

La escalada ha sido paulatina, con numerosas protestas por parte de los migrantes alojados e incluso alguna huelga de hambre, hasta que este fin de semana derivó en episodios de violencia entre los alojados y los vigilantes de seguridad privada que se saldaron con la detención de siete personas migrantes por parte de la Policía. 

A la hora del almuerzo, un grupo de la Unidad de Intervención Policial llegó al recinto con protección y material antidisturbios para intervenir en la protesta, durante la cual, los miembros de equipo de seguridad cargaron con sus porras contra los residentes que protestaban. La revuelta se saldó, demás, con varios heridos.

La ONG Accem, que recibe subvención del Ministerio de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social para gestionar el campamento, ha reconocido este lunes que la comida es deficiente y los turnos no son los adecuados, generando largas colas tres veces al día para conseguir una pequeña ración. Según han reconocido a Europa Press fuentes de esta entidad, ha vuelto a solicitar este lunes al Ministerio que mejore el servicio de comidas, una petición "reiterada".

Según la ONG, este es el principal factor que genera los "problemas de convivencia" en el recinto prácticamente desde su apertura. "Es necesario hacer algo", ha pedido Accem, que recuerda que la alimentación depende de una empresa externa de catering y que hay "mucha lentitud" en los turnos de comidas.

Policía antidisturbios entrando al campamento para migrantes de Las Raíces, en La Laguna, Tenerife, el pasado 13 de marzo. Asamblea de apoyo a migrantes en Tenerife

Sin embargo, fuentes de la Secretaría de Estado de Migraciones aseguran a Público "la alimentación cumple todos los estándares europeos", aunque se está haciendo una "evaluación continuada" y "ya está en marcha un refuerzo en el área de la la alimentación".

La falta de comida en el centro ha dado pie a numerosas protestas dentro y fuera del centro. La última, el pasado viernes, cuando un grupo de ellos se manifestaron en el exterior con la intención de abandonarlo, aunque finalmente decidieron regresar.

Un grupo de vecinos, organizados en la Asamblea de apoyo a migrantes en Tenerife, lleva semanas ofreciendo alimentos y dando apoyo y difusión a las quejas de los migrantes alojados. Según este colectivo, la deficiente alimentación "está provocando grandes problemas estomacales" que, en algunos casos, ha requerido atención médica. También promueven recogidas solidarias de ropa, medicamentos y productos de higiene para un grupo de personas que fueron expulsadas del campamento o que han preferido abandonar sus instalaciones.

Sin embargo, Accem también considera que la tensión creciente en el centro tiene que ver con con el mantenimiento de las instalaciones en general, y apunta, por ejemplo, a la falta de agua caliente para las duchas.

Llegados desde los hoteles que sirvieron de refugio improvisado durante el momento álgido de afluencia de pateras y cayucos, más de mil personas que se lo jugaron todo en el mar para alcanzar Europa llevan meses bloqueados en las islas, temiendo la devolución a sus países o la expulsión a Mauritania mientras sus condiciones de vida han empeorado significativamente y por tiempo indefinido.

Más noticias de Política y Sociedad