Público
Público
Plan Canarias para la Migración

'Las Raíces' se convierte en un lugar de incertidumbre para los migrantes

Las bajas temperaturas y la escasez de comida provocan que los migrantes se quieran marchar del antiguo cuartel.

campamento de Las Raíces, La Laguna (Tenerife)
Un grupo de unos 50 inmigrantes ha regresado al campamento de Las Raíces, en La Laguna (Tenerife), tras haberlo abandonado esta tarde al considerar que este alojamiento no se encuentra en condiciones. Estas personas, en su mayoría de origen magrebí, abandonaron las instalaciones ubicadas en un antiguo cuartel militar en grupo y con la intención de ir hacia el aeropuerto Tenerife norte y desde allí coger un vuelo que los trasladara a la Península. Ramón De La Rocha / EFE

La Agencia Estatal de Meteorología en Canarias alertaba el pasado día 5 febrero sobre las bajas temperaturas y las posibles precipitaciones en el archipiélago, una situación previsible dada las últimas nevadas en el Parque Nacional del Teide. Entre fuertes chubascos y bajas temperaturas, eran ubicados el primer grupo de migrantes en el acuartelamiento de Las Raíces, en el municipio de La Laguna (Tenerife).

Tras un primer fin de semana, la descripción de Mohamed (30 años), Redwan (27 años) y Hamsa (27 años) sobre las condiciones en las que se encuentran dentro de Las Raíces es la misma: "Hace mucho frío", "Las condiciones no son buenas". Señalan que en el acuartelamiento hay un total de 200 personas, la mayoría de procedencia marroquí.

A Hamsa se le quiebra la voz al contar que ha hecho el trayecto para ayudar económicamente a su familia, que se encuentra en Marruecos. Por el momento tiene pocos recursos para mantenerse en la isla, quiere irse a trabajar con su primo: "Queremos viajar a Barcelona o volver a Marruecos. Emigré para mejorar mi situación social, le pedimos al Gobierno español que se apresure a encontrar una solución a este problema. Estamos cansados. No queremos quedarnos mucho tiempo aquí, esperamos muchos meses para poder venir a España". A Mohamed no le importa el destino al que dirigirse, siempre que tenga un empleo: Madrid, Barcelona o Murcia. Sin embargo, Hamsa y Redwan tienen claro que el destino tiene que ser Barcelona, tienen familia y la posibilidad de trabajar allí.

Los tres chicos relatan que los horarios de las comidas comienzan sobre las 09:00 horas, con un café, y finalizan a las 20:00 horas. Redwan y Mohamed señalan que han comido algo de verdura, pero "muy poquita cantidad". ACCEM, la ONG que gestiona el centro, ha reconocido a EFE que el primer día en el que llegaron migrantes se produjo escasez de comida debido a una "falta de previsión", dado que no contaban con que se ubicara a 200 migrantes.

"Solo nos han dado una manta por persona y dormimos mal por las noches", explica Hamsa. Al frío y la humedad lagunera se le suma la circunstancia de que no cuentan con ropa ni calzado para cambiarse. Aunque está a 20 minutos del centro de La Laguna, el antiguo cuartel militar tiene una ubicación complicada, cuenta con algunas casas colindantes, pero en un entorno húmedo y silencioso que intensifica la percepción de encontrarse aislado.

El pasado lunes un grupo de 80 migrantes intentó marcharse del acuartelamiento. Mohamed, Hamsa y Redwan relatan que habían decidido irse de allí por las malas condiciones en las que se encuentran, pero tras llegar a una de las gasolineras más cercanas la Policía Local y ACCEM, la ONG que gestiona el espacio, les convencieron para regresar. "Nos dicen que aquí estamos mejor, pero no es cierto, nos queríamos ir al aeropuerto. En los hoteles de Gran Canaria, estábamos bien. Nos podíamos duchar y comíamos bien, somos chicos tranquilos".

El intento de escapada de estos migrantes del acuartelamiento de Las Raíces coincidió con las fugas de aguas fecales en el campamento Canarias 50 en La Isleta (Gran Canaria), un hecho que el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, ha calificado como "un hecho puntual".

El Plan Canarias

Con los últimos acontecimientos ocurridos en los campamentos de La Isleta y la falta de previsión en Las Raíces, surgen dudas sobre la idoneidad de estos espacios. Ya en 2006, 2007 y 2008, durante la ‘crisis de los cayucos’, algunos sindicatos policiales criticaban las malas condiciones en las que se encontraban los centros y mostraban su rechazo a que se acogiera a personas en centro que no contaban con "las condiciones mínimas".

Mientras el ministro de Migraciones ha estimado que reubicará a 7.000 migrantes en diferentes espacios, tal y como estaba previsto en el Plan Canarias para la Migración, el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha señalado que va a "exigir" al Gobierno que ejecute sus competencias de "la manera más justa posible".

Más noticias de Política y Sociedad