Público
Público

Desahucio Los Mossos desalojan cuatro pisos con familias vulnerables en Barcelona sin alternativa habitacional

A pesar de que una veintena de activistas intentó impedir el desahucio de cuatro pisos en el barrio de Sants de Barcelona, los agentes fueron retirando uno a uno a los activistas hasta que se completó el desalojo.

Desalojo Mossos
Un grupo de activistas intenta impedir el desahucio que los Mossos d'Esquadra han iniciado por orden judicial de cuatro pisos de la calle Gayarre de Barcelona. Andreu Dalmau / EFE

efe

Los Mossos d'Esquadra han desalojado este martes por orden judicial cuatro pisos del bloque Gayarre del barrio de Sants de Barcelona, pese a que una veintena de activistas lo ha intentado impedir después que la mediación de la policía catalana con los dueños y el grupo antidesalojos no fructificara.

El concejal de Derechos de Ciudadanía y Participación del Ayuntamiento de Barcelona, Marc Serra, ha indicado en su cuenta de Twitter que en el bloque vivían "cuatro familias vulnerables que no tienen alternativa habitacional".

El edil ha recordado que la semana pasada se envió una carta a la propiedad ofreciendo cubrir el total del alquiler para que las familias pudieran quedarse en el bloque Gayarre, sin haber obtenido respuesta.

Según han informado a Efe fuentes de la policía autonómica, el desalojo se ha completado poco después de las 12.30 horas, una vez que los cuatro pisos han quedado vacíos y han sido entregados a la propiedad.

Agentes de orden público de los Mossos -de la unidad ARRO- han acudido al lugar, en un amplio dispositivo, para ejecutar junto a la comitiva judicial el desalojo de las viviendas por orden del Juzgado número 4 de Barcelona.

Cuando la comitiva judicial ha llegado frente al edificio, situado en la calle Gayarre, había una veintena de personas apostadas a la puerta para intentar evitar el desalojo, ya que, según fuentes cercanas al caso consultadas por Efe, en los pisos vivían familias vulnerables, con menores a cargo, entre ellos una madre y su hijo recién nacido, que ya han abandonado el lugar. De hecho, se han activado los servicios sociales.

Dada la complejidad de la situación, los Mossos d'Esquadra han activado a su área de mediación, que ha puesto en contacto a los portavoces del grupo antidesahucios concentrado en el lugar con el procurador y la propiedad del edificio, si bien finalmente no han llegado a ningún acuerdo y la comitiva judicial ha decidido seguir adelante con el desalojo.

Ante esta situación, los Mossos han comunicado a los concentrados que se iba a proceder al desahucio y ha realizado varios avisos por megafonía para que la comitiva pudiese acceder al edificio para llevar a cabo el desalojo de los cuatro pisos.

Sin embargo, una veintena de concentrados se ha apostado frente a la puerta del edificio para intentar impedir la entrada de la comitiva judicial, mientras los Mossos d'Esquadra han establecido un cordón de seguridad.

Los agentes han ido retirando uno a uno los concentrados que se encontraban delante de la puerta, con momentos de tensión en que han utilizado sus porras cuando algunos de los manifestantes antidesahucios pretendían desbordar la línea policial, si bien finalmente han abierto el paso a la comitiva judicial y se ha podido completar el desalojo.

Más noticias