Público
Público

Muere Vidal-Abarca, una de las fundadoras de la Asociación de Víctimas del Terrorismo

Ha fallecido en la noche del lunes con 77 años, por un cáncer que padecía. Muchos políticos españoles ya han dado su pésame a la organización que presidió y a su familia.

Ana María Vidal-Abarca López, una de las fundadoras de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y presidenta de dicha asociación entre 1989 y 1999.

EUROPA PRESS

MADRID.- Ana María Vidal-Abarca López, una de las fundadoras de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y presidenta de dicha asociación entre 1989 y 1999, ha fallecido en la noche del lunes a la edad de 77 años por un cáncer que padecía.

Abarca era viuda de Jesús Velasco Zuazola, comandante de Caballería y jefe del cuerpo de Miñones de Álava desde 1974, que fue asesinado por ETA en 1980. Tras el asesinato, su viuda viajó a Madrid con sus cuatro hijas menores de edad y, un año después, fundó la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) con Sonsoles Álvarez de Toledo e Isabel O'Shea.

Desde entonces nació la organización que quiso, ante todo, atender y ayudar a las familias que han sufrido el terrorismo. Así, su familia ha destacado que Vidal-Abarca quiso "luchar por la dignidad de las víctimas del terrorismo", como presidenta y como miembro de la institución, "logrando un alto reconocimiento social e institucional para los afectados por esta terrible lacra".

Muchas de las caras visibles de la política española han querido hablar con la familia o con la asociación para dar su pésame. Mariano Rajoy, Manuela Carmena, Jorge Fernández Díaz, Patxi López o Rosa Díez han sido algunos de ellos.

Presidió la AVT entre 1989 y 1999 y después lideró también la Fundación de víctimas del Terrorismo entre 2001 y 2005. Posteriormente, siguió trabajando por las víctimas "con un compromiso personal del que dejó sobrada constancia".

"Ana María Vidal-Abarca constituye un ejemplo de lucha por la justica, un referente moral de coraje frente a la adversidad. Su serenidad en situaciones difíciles, su sentido de la equidad, su generosidad para dar consuelo y reconfortar a las personas que sufrían, eran el reflejo de una persona de un corazón limpio y bondadoso", subraya la familia.

Sus restos mortales se encuentran en el tanatorio de la Paz, en Tres Cantos (Madrid), a la espera de ser trasladados este miércoles a Vitoria para recibir sepultura en el cementerio de Santa Isabel. El próximo martes, 23 de junio, se celebrará un funeral en la Catedral Castrense (Calle Sacramento, 11, Madrid) a las 20.00 horas.

Más noticias de Política y Sociedad