Público
Público

Los otorrinos del hospital que dirige la prima de Feijóo suspenden su huelga después de ocho meses

El Servizo Galego de Saúde impone a Eloína Núñez Masid el cese del jefe de servicio a quien los médicos acusaban de vejaciones, violencia verbal y discriminación laboral.

1/8(22 Eloína Núñez Masid, con el ex conselleiro de Sanidade de Feijóo Jesús Vázquez Almuíña
Eloína Núñez Masid, con el ex conselleiro de Sanidade de Feijóo Jesús Vázquez Almuíña, en una imagen de 2016. Xunta de Galicia

Los médicos del hospital público compostelano que dirige la prima de Alberto Núñez Feijóo y que llevaban ocho meses en huelga reclamando medidas contra el jefe del Servicio de Otorrinolaringología, han decidido suspender sus protestas después de que el Servizo Galego de Saúde (Sergas) haya iniciado el procedimiento para cesar al responsable, al que acusan de acoso laboral y trato vejatorio.

El departamento de recursos humanos del área sanitaria de Santiago informó el pasado viernes a la Comisión de Centro de Atención Hospitalaria del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) del inicio del proceso para relevar a Carlos Martín, jefe de Otorrinolaringología. Tres días después, el sindicato CCOO anunció la suspensión de la huelga, aunque su desconvocatoria no se producirá hasta que no haya una resolución definitiva.

El conflicto se inició hace un año, cuando diez de los trece otorrinos del área sanitaria de Santiago pusieron oficialmente en conocimiento de la gerente, Eloína Núñez Masid, prima carnal del expresidente de la Xunta y líder del PP, las vejaciones y discriminaciones a las que al parecer les sometía el jefe del servicio. Cinco meses después, y ante la falta de respuesta, iniciaron una huelga indefinida que ha provocado la suspensión de miles de consultas, según el sindicato.

En la carta que enviaron a Núñez Masid en junio de 2021, los otorrinos aseguraban que desde hace años están sometidos a episodios de agresividad y violencia verbal por parte de su jefe, con insultos, gritos y descalificaciones en privado y en público, también delante de los pacientes. Una médico llegó a asegurar que sufrió un violento agarrón que le produjo hematomas en un brazo.

La decisión de los profesionales de mantenerse firmes en su posición y seguir en huelga durante meses pese a la falta de respuesta de Núñez Masid motivó que el Sergas terminase por abrir una investigación interna que, según ha podido saber este diario, habría concluido en un expediente sancionador contra el jefe de Otorrinolaringología, tras cuya conclusión la dirección de la administración sanitaria habría impuesto su cese a la prima de Feijóo.

Feijóo (izquierda) y Eloína Núñez (centro), durante una visita del primero al Hospital Clínico de Santiago en octubre del año pasado.
Feijóo (izquierda) y Eloína Núñez (centro), durante una visita del primero al Hospital Clínico de Santiago en una imagen de archivo. Xunta de Galicia

Público ha tratado de obtener la versión del Sergas, pero su departamento de comunicación se limitó a derivar la consulta a la jefa de prensa de Núñez Masid, quien no atendió a la llamada de este diario y limitó su respuesta a un escueto mensaje por Whatsapp: "Hola. Nada que decir".

Público también ha intentado sin éxito obtener la versión de Carlos Martín, quien ha presentado una querella por injurias y calumnias contra los médicos huelguistas que ha sido admitida a trámite por un juzgado de Santiago.

Eloína Núñez Masid es Licenciada en Medicina por la Universidade de Santiago, y fue nombrada gerente general del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense en mayo de 2009, pocas semanas después de que su primo alcanzase la Presidencia de la Xunta. En 2017 la ascendió a gerente del área sanitaria de la capital de Galicia.

Ex concejala en Ourense por el Partido Popular, la carrera política de Núñez Masid también ha corrido paralelamente a la de Feijóo, que el año pasado la colocó en el Comité Ejecutivo autonómico del partido, donde se mantiene bajo la dirección de Alfonso Rueda.

Los profesionales que trabajan en el CHUS han alertado en numerosas ocasiones la desorganización y el caos en varios servicios. La última fue en mayo pasado, cuando una treintena de médicos del servicio de Medicina Interna denunciaron por escrito la falta de medios y plantilla, advirtiendo del deterioro de la calidad asistencial y del riesgo que esa "situación insostenible", como la definieron, supone para sus pacientes.

¿Te ha resultado interesante esta noticia?

Más noticias