Público
Público

Un perro aparece vivo dos días después de haber sido enterrado por su dueño en Cáceres

El can sufrió una apnea que le paralizó el cuerpo y su dueño lo dio por muerto y lo enterró en un saco bajo unas piedras. Dos días después, lo encontraron deambulando por una carretera.

El perro Wilson, tras las curas del veterinario. /Elperiodicoextremadura.com

PUBLICO

En Montánchez, un municipio de la provincia de Cáceres de poco más de 1.800 habitantes, no se habla de otra cosa. La semana pasada, un acontecimiento que involucraba a un perro de la localidad sorprendía a todos los ciudadanos, especialmente a los dueños del can. El perro, Wilson, un bóxer marrón de pocos meses de edad, aparecía vivo dos días después de haber sido enterrado por su dueño que lo dio por muerto, según publica El Periódico de Extremadura.

El can, que había tenido diferentes problemas de salud desde que nació, pareció fallecer el martes de la semana pasada. Sus dueños lo descubrieron tumbado y totalmente paralizado y sin respiración ni signos vitales aparentes. Ese mismo día, enterraron el cuerpo de Wilson en una zona boscosa al lado de un olivar en la Sierra de Montánchez.

Metieron el cuerpo del bóxer en un saco y lo cubrieron con piedras, para que no se lo comieran los zorros ni otros animales, según asegura su dueña a este diario. Sin embargo, dos días después encontraron al can delgado y desorientado deambulando por una carretera cercana a la finca donde había sido enterrado.

Sufrió una apnea

Tras recuperar al animal, sus dueños le llevaron al veterinario que les ha explicado que es probable que sufriera una apnea, lo que provocó que el cuerpo del animal se paralizara y por ello parecía estar muerto, pese a que generalmente las apneas respiratorias sólo duran unos segundos.

Más noticias de Política y Sociedad