Público
Público

Conciliación laboral El presidente del Parlamento neozelandés cuida al hijo de un diputado durante un pleno

El padre es Tamati Coffey, un diputado que obtuvo a su hijo mediante un vientre de alquiler y que volvía de su baja de paternidad. El país, con Jacinda Ardern a la cabeza, lleva desde 2017 apostando por la conciliación laboral.

Trevor Mallard cuida al hijo de un diputado / Twitter de @SpeakerTrevor

El presidente de la Cámara de Representantes de Nueva Zelanda, Trevor Mallard,
ha presidido este miércoles la sesión parlamentaria con un bebé en brazos. Sorprendentemente el bebé no era suyo, era el hijo de Tamati Coffey, un diputado y presentador muy conocido en el país, y su novio, que habían obtenido al bebé mediante un vientre de alquiler, acción regulada en el país. 

"Normalmente, la silla presidencial solo la utilizamos los presidentes, pero hoy un VIP se ha sentado conmigo", ha comentado el propio Mallard en su cuenta de Twitter.

Además, el presidente ha compartido dos imágenes del momento del pleno con el bebé en brazos y ha aprovechado para felicitar al diputado, Tamati Coffey y a su pareja por el "nuevo miembro de la familia".

Con este acto, Mallard pretendía felicitar a la pareja y reivindicar la conciliación laboral, pero no es la primera vez que lo hace. En noviembre de 2017, el presidente decidió sostener a la hija de tres meses de otra de las diputadas, Willow-Jean, mientras presidía otro pleno. En este caso, no trascendió a los medios internacionales.

El presidente del Parlamento neozelandés, Trevor Mallard, sostiene a la hija de una diputada mientras preside el pleno en 2017. Captura de pantalla.

Nueva Zelanda pone el foco en la conciliación laboral

La conciliación laboral ha sido uno de los ejes fundamentales del gobierno de Nueva Zelanda regido por Jacinda Ardern, líder del partido laborista. Desde el comienzo de su mandato en 2017, la primera ministra extendió las semanas de los permisos de maternidad y paternidad; aumentó aun más las semanas si los bebés nacían antes de las 37 semanas y cambió la normativa para permitir que los ministros pudiesen llevar un cuidador a los viajes internacionales.

La primera ministra envía un mensaje: "Podemos ser madres y llegar tan lejos como queramos"

En segundo lugar, Jacinda Ardern ha ido más allá en la lucha por la conciliación laboral.  Se quedó embarazada durante su cargo y, al dar a luz  se tomó seis semanas de baja por maternidad, a pesar de que la ley le otorgaba 18. Así, se convirtió en la segunda mujer en la historia en dar a luz durante un mandato.

No obstante, el hito por el que pasará a la historia ocurrió en septiembre de 2018, cuando la primera ministra, poco después de su vuelta tras la baja de maternidad, decidió acudir con su bebé, Neve, en etapa de lactancia, a la Asamblea General de la ONU, ya que no podía dejar de cuidar a la niña ni quería faltar a la Asamblea.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, sosteniendo a su bebé en la Asamblea de la ONU.- CARLO ALLEGRI (REUTERS)

En la propia asamblea muchas personalidades como Juliana Awada, primera dama argentina, comentaron como Ardern era "un ejemplo de que no hay límites que nos impidan cumplir nuestros sueños y un mensaje para las mujeres de todo el mundo: si así lo deseamos, podemos ser madres y llegar tan lejos como queramos".

Este hecho fue muy criticado en las redes, sobre todo por usuarios que comunicaban que pocas mujeres se encontraban en ese tipo de situaciones y podían realizar conciliar trabajo y cuidado de sus hijos. Ella explicó que “no podía pretender tener la misma suerte que el resto de las madres ya que se encontraba en una posición privilegiada”.

Los vientres de alquiler, regulados en Nueva Zelanda

El presentador Tamati Coffey anunció en julio el nacimiento de su hijo, fruto del un vientre de alquiler que había accedido voluntariamente. Desde entonces y hasta este miércoles, Coffey había estado de baja por paternidad.

Los vientres de alquiler son legales siempre que la acción se realice de "manera altruista"

Aunque en Nueva Zelanda no existe ninguna ley específica sobre los vientres de alquiler, es legal, siempre que sea de "manera altruista", donde la madre sustituta "dona sus servicios desinteresadamente", sin ninguna compensación más allá de la cobertura de los gastos.

Pero para que los niños nacidos de este modo sean hijos de los padres que lo han solicitado, se debe adoptar legalmente a los bebés, según la "ley de adopción de 1955".

Tamiti Coffey y su marido Tim Smith con su hijo obtenido mediante un vientre de alquiler / Twitter de Tamati Coffey.

Más noticias