Público
Público
Únete a nosotros

Protestas en Catalunya Tsunami Democràtic: una red para convocar protestas descentralizadas y anónimas

Su actividad, que demostró su capacidad para colapsar durante horas El Prat, está enfocada hacia la desobediencia civil no violenta. Se organiza por redes sociales y mediante una aplicación que garantiza el anonimato.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 9

Miles de personas se agolpan ante el Aeropuerto de El Prat después de que la plataforma Tsunami Democràtic haya llamado a paralizar la actividad del aeropuerto, en protesta por la condena a los líderes del 'procés'. EFE/Quique García

La iniciativa Tsunami Democràtic, en marcha desde hace ya mes y medio, se ha puesto las pilas justo después de conocerse la sentencia del 'procés': dispone desde el lunes de una aplicación de gestión descentralizada para poder coordinar a los ciudadanos a la hora de realizar protestas masivas, como las del Aeropuerto de El Prat en Barcelona.

La idea es descentralizar las protestas, evitar que existan cabecillas que puedan ser detenidos y procesados. "Todo el pueblo, a una", que diría Lope de Vega.

Se trata de una aplicación para móviles Android "totalmente segura, anónima y privada", que valida su funcionamiento a través de un código QR que tendrán en su móvil algunas personas del círculo de confianza de cada uno. Es decir, hay que encontrar un "validador" para la aplicación.

La 'app' pide al usuario que introduzca su disponibilidad y recursos con los que cuenta para realizar acciones de protesta colectiva, y a través de esta herramienta se irán comunicando las sucesivas convocatorias.

El movimiento no deja de aglutinar seguidores. En Twitter son casi 160.000, en Instagram 81.000, en Telegram cuentan con un bot y hay una cuenta cerrada en Facebook con unos 2.600 miembros.

En las redes sociales no han tardado en analizar, al menos superficialmente, cómo funciona la aplicación. Así, el programador Marc Almeida realizó un análisis 'de urgencia' en el que pudo comprobar que el dominio de la página web (tsunamidemocratic.cat) funciona desde hace unos dos meses, almacena en Cloudfare (un servicio con sede en EEUU) y está diseñada con Wordpress.

Quizá más interesante es comprobar los permisos básicos que exige esta aplicación, entre ellos el acceso al micrófono y a la cámara del móvil con Android que se trate, así como la localización geográfica del mismo, tal y como explica en este tuit:

En otro primer análisis, el ingeniero Jaime Gómez Obregón expresa en un interesante hilo en Twitter que, "como ya sucedió el 1-O, parece que hay una pensada arquitectura informática para descentralizar y anonimizar la difusión de la información, y para empoderar a individuos coordinados a través de canales sociales que son indemnes al cierre de un dominio, por ejemplo".

Más análisis preliminares apuntan a que la aplicación podría ser maliciosa. El informático forense Juan Carlos Ruiloba, contactado por Público, explica que "a falta de un estudio en profundidad que aún no se ha hecho, es posible realizar un análisis mediante la ejecución de esta aplicación en una 'sandbox'". "Lo que he visto es que, de entrada, se puede calificar como aplicación maliciosa", comenta, aunque apunta prudente que "simplemente son indicios, pueden existir falsos positivos".

Para Ruiloba, llama la atención que, desde el principio, haya tantos indicadores, que existan tantos módulos de la 'app' que son coherentes con la captación de información. "Así, esta aplicación puede calificarse de espía, de adware y evasiva", añade este experto, que insiste en que todo esto habría que comprobarlo de forma individual y con más tiempo.

"Eso sí, si la gente sabe lo que la aplicación hace entonces no habría problema", añade, "como, por ejemplo, que la aplicación pueda acceder al micrófono o a la cámara, algo que puede ser válido si la idea es fotografiar o filmar manifestaciones; en este caso, esas funciones no serían maliciosas".

"El problema sería que la 'app' captase sonidos e imágenes sin que el usuario lo supiera", recuerda, para dejar claro la diferencia entre una aplicación maliciosa y otra que no lo es: "Si el usuario es consciente de todas esas funcionalidades, entonces es lícita; si no, sería ilícita".

Personas concentradas en el Aeropuerto de El Prat tras la llamada de Tsunami Democràtic. EFE/Toni Albir

La actividad de Tsunami Democràtic está enfocada hacia una desobediencia civil no violenta, e inciden en que los participantes han de demostrar una actitud de resistencia pasiva. "Estamos dispuestos a soportar sufrimiento en lugar de infligirlo. No combatiremos violentamente si nos atacan", proclaman en su sitio web.

No obstante, el bloqueo del Aeropuerto de El Prat en Barcelona, que ha causado en total cerca de 150 cancelaciones de vuelos e impactantes imágenes de violencia policial, tuvo lugar en esta red descentralizada.

En un caso como éste, para quienes promueven el Tsunami Democràtic la norma es clara: el artículo 559 del Código Penal castiga "la distribución o difusión pública, a través de cualquier medio, de mensajes o consignas que inciten a la comisión de alguno de los delitos de alteración del orden público" con hasta un año de prisión. El problema es saber contra quién hay que actuar.

Cartel de Tsunami Democràtic.

Por otro lado, algunos juristas apuntan más allá, específicamente en el caso de las manifestaciones de bloqueo en el aeropuerto barcelonés. En esta ocasión podría hablarse de delitos contra el tráfico aéreo, apunta el abogado especializado Carlos Sánchez Almeida.

¿Sedición?

De hecho, una norma de la dictadura franquista aún en vigor, la Ley 209/1964, Penal y Procesal de la Navegación Aérea, castiga precisamente como reo de sedición a quienes "se alzaren colectivamente" para, por ejemplo impedir el ejercicio de las funciones de pilotos y del jefe del aeropuerto, o bien "realizar algún acto de odio o venganza".

El castigo oscilaría entre seis meses y seis años de 'prisión menor'. No obstante, el artículo 21 de esa misma ley prevé imponer una pena agravada "al jefe de la sedición, en todo caso".

"Terminaremos sabiendo quien está detrás de estos movimientos del Tsunami Democràtic"

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande Marlaska, ha asegurado que ya se investiga quien está detrás de esta plataforma, informa Europa Press. "Por supuesto que hay investigaciones, tenemos unos servicios de Inteligencia eficaces y terminaremos sabiendo quien está detrás de estos movimientos del Tsunami Democràtic", ha sostenido el titular de Interior.

¿Es posible llegar a conocer quién está detrás de una red descentralizada que utiliza diversas herramientas? Almeida cree que lo más probable es que, en primer lugar, se esté buscando a los 'community managers' que se encargan de lanzar las convocatorias a través de las redes sociales.

Mientras tanto, el movimiento independentista catalán se organiza a pie de calle —tecnología mediante— para actuar de forma similar al pueblo cordobés que inmortalizó la obra de uno de los grandes del Siglo de Oro español:

"-¿Quién mató al Comendador?

-Fuenteovejuna, Señor.

-¿Quién es Fuenteovejuna?

-Todo el pueblo, a una".

Imagen del sitio web de Tsunami Democràtic.

Más noticias en Política y Sociedad