Público
Público

Reforma laboral La movilización y la apuesta por la base, las herramientas de los sindicatos alternativos para consolidar su crecimiento en Catalunya

Entidades como la CGT, la Intersindical, IAC o la CNT, que se han manifestado recientemente en contra de la reforma laboral, han incrementado su afiliación en los últimos años gracias a un modelo alejado del "sindicalismo de postal" y que reivindica la acción ante la concertación.

Manifestació del dissabte 29 de gener a Barcelona contra la reforma laboral.
Manifestación del sábado 29 de enero en Barcelona contra la reforma laboral. María Belmez / ACN

Más de 3.000 personas participaron el pasado fin de semana en movilizaciones en toda Catalunya en contra de la nueva reforma laboral. Estas manifestaciones, que calificaban de fake el nuevo texto normativo, ha servido para visualizar la llamada Mesa Sindical de Catalunya, de la que forman parte sindicatos como la Confederació General del Treball (CGT) de Catalunya, Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC), Confederació Nacional del Treball (CNT), Coordinadora Obrera Sindical (COS), Solidaritat Obrera (SO) y Comissions Obreres de Base (Cobas).

Este movimiento se ha consolidado, en presencia pública y en cifras de afiliación, en los últimos tiempos con protestas laborales de distintos sectores, como el de la sanidad, como alternativa sindical a la dupla tradicional UGT-CCOO. La Mesa Sindical ha contado con el apoyo de distintos colectivos, como los movimientos en defensa de la vivienda, los pensionistas, organizaciones libertarias y colectivos de la izquierda independentista.

Un portavoz de una de las entidades que estuvieron presentes comenta que se trata de una especie de revuelta frente a una situación en la que "los sindicatos minoritarios no tenemos ni derecho ni voz a las negociaciones, como el caso de la reforma laboral". Además, lamenta "el proceso de menosprecio y la falta de respeto de los sindicatos tradicionales sólo para garantizar su establishment".

La poca movilización o un modelo sindical no muy enfocado a la acción. Éstas son las razones del crecimiento de la afiliación que ha constatado la CGT. "Hemos intentado alejarnos del trabajo de los despachos, recuperando la función original del sindicalismo, poniendo el foco en la acción. Para otros, la estrategia de actuar es el último recurso". Éste es el mensaje que traslada la CGT, un sindicato que al cierre de 2021 contaba con 19.300 afiliados, cifra que representa un incremento del 37,6% en los últimos cinco años.

Acción contra concertación

"Proporcionalmente, cada afiliado de la CGT hace un 800% más de huelgas que uno de UGT o de CCOO". La afirmación del dirigente sindical sirve para enmarcar, según añade, la postura adoptada por la confederación, que ha apostado por la acción, "mientras otros lo hacen por la negociación y la concertación". En este sentido, la CGT recuerda los pactos sindicales con el Gobierno central y la patronal, el sostén de las reformas laborales o el apoyo a la aprobación de medidas que precaricen las condiciones laborales de los trabajadores o pensionistas. Su diagnóstico está claro: "No puedes estar al lado de quien no ha estado a tu lado".

La CGT critica una cierta "elitización de las cúpulas sindicales que provoca que la gente huya de un modelo sindical que no le acaba defendiendo". En una línea similar, la Intersindical-CSC reivindica "un sindicalismo alternativo transversal que rompa las grandes estructuras tradicionales". Así lo expresa su secretario de comunicación, Jesús Palomar. Vinculado su crecimiento a la eclosión del proceso soberanista, admite que "nuestra fuerza, inicialmente, fue muy ideológica, pero aunque es cierto que somos un sindicato independentista, ante todo somos un sindicato".

Aunque las cifras podrían tildarse de modestas, en sólo tres años -desde 2017 hasta 2020- la Intersindical-CSC ha subido su afiliación un 218%, alcanzando las 5.634 personas. "La gente viene a ti porque representas una cierta ideología, sin embargo, sólo se queda si le solucionas los problemas", matiza Palomar para explicar la capacidad de la organización de mantener el impulso una vez pasado el momento álgido del Procés soberanista.

"Sindicalismo de postal"

Palomar incorpora otro elemento para contextualizar ese auge del sindicato: la perspectiva de proximidad. "Intentamos defender los intereses de los trabajadores de aquí, puesto que mucha gente está cansada del sindicalismo de postal, que busca grandes acuerdos vacíos que no llegan a nadie". A finales del año 2020, la Intersindical CSC acumulaba un 2% de los delegados sindicales de toda Catalunya. "Después de los cambios de gobierno y de los nuevos ciclos electorales hemos continuado superándonos, lo que nos alienta a seguir".

Desde una posición que reivindica el sindicalismo combativo de clase, la Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC) se ha convertido en la primera fuerza en la Generalitat de Catalunya. Su portavoz nacional, Assumpta Barbens, comenta que "ante las grandes centrales que pactan con patronales y gobiernos, cada vez más, como se demostró en la huelga del metal en Cádiz, las respuestas laborales se encuentran en los movimientos asamblearios".

Barbens repasa los últimos años, asegurando que, aunque en el sector público cuesta que los trabajadores se afilien, "hemos mantenido una cierta estabilidad, creciendo incluso en algunos espacios". Dentro de la IAC, se incluyen algunas organizaciones de referencia, como Ustec en la educación, el Sindicato Ferroviario o Catac en el ámbito de los autónomos. La portavoz de la IAC denuncia que incluso la ley sindical perjudica a formaciones como la suya. "Como no pactamos con las grandes empresas, solemos sufrir persecución sindical".

Estas tres entidades y otras que están surgiendo, de carácter más social o ciudadano, se convierten en un nuevo mapa del sindicalismo combativo que se está erigiendo en una alternativa real al tradicional, más pactista y concertador. Por el momento, la Mesa Sindical, que ya se ha visualizado en protestas callejeras en contra de la reforma laboral, sería el primer paso de un movimiento, que tiene como uno de sus retos pendientes construir una unidad de acción desde la diversidad de opciones para consolidar su voz.

Más noticias