Público
Público

Polémica en Estados Unidos Un sacerdote de Estados Unidos: "La pedofilia no mata a nadie y el aborto sí"

Sus palabras vinieron motivadas por las críticas de los legisladores del Estado de Rhode Island (Estados Unidos) contra la postura antiabortista de la Iglesia católica en Estados Unidos y el encubrimiento de los abusos sexuales que han aflorado en el país en los últimos años.

Captura de un momento de la entrevista del sacedorte Richard Bucci con un medio asociado de la CNN.
Captura de un momento de la entrevista del sacedorte Richard Bucci con un medio asociado de la CNN.

Público

Un sacerdote católico en Rhode Island (Estados Unidos), Richard Bucci, ha provocado un fuerte polémica al afirmar que el aborto es peor que la pedofilia. En una entrevista publicada el domingo pasado en un medio asociado a la CNN, Bucci declaró que aunque el abuso es una "cosa horrible" compararlo con el aborto es algo injusto porque "la pedofilia no mata a nadie".

En concreto, Bucci dijo: "No estamos hablando de ningún otro problema moral, donde algunos pueden hacer una comparación entre pedofilia y aborto. La pedofilia no mata a nadie y el aborto, sí".

Sus palabras vinieron motivadas por las críticas de los legisladores del Estado de Rhode Island contra la postura antiabortista de la Iglesia Católica en Estados Unidos y el encubrimiento de ciertos abusos sexuales que han aflorado en el país en los últimos años.

Las críticas de los legisladores se produjeron después de que el pasado mes de enero la Iglesia del Sagrado Corazón, a la que está adscrito Bucci, publicara en su boletín semanal el nombre de todos los legisladores de Rhode Island que habían apoyado la ley del aborto del estado, la cual fue aprobada en junio de 2019. En ese documento Bucci afirmaba, además, que los más de 40 legisladores nombrados no deberían recibir la comunión, servir como padrinos o leer en misa, entre otras restricciones.

En la entrevista del fin de semana, Bucci aseguró que su postura no debería sorprender a nadie, pues el catecismo de la Iglesia Católica Romana sostiene que desde el momento de la concepción, los niños no nacidos tienen los derechos de una persona.

Tras la polémica, miles de personas ha firmado una petición instando al sacerdote a no convertir la comunión en un "arma política".