Público
Público

Migraciones Salvamento Marítimo: la ayuda desconocida en las labores de rescate en el mar

El de este equipo es un servicio público tan importante como desconocido, aunque los últimos años haya saltado a la palestra por la crisis migratoria, y que tiene una función vital para salvar vidas humanas.

02/01/2021. Ismael Furió junto a un miembro de su tripulación. - Cedida
Ismael Furió junto a un miembro de su tripulación. Cedida

Ismael Furió es patrón de barco con 25 años de experiencia, 15 de ellos los ha dedicado a llevar una lancha de Salvamento Marítimo desde la que ha salvado incontables vidas. Furió también es secretario de organización del Sindicato de Mar de la CGT y presidente del Comité de Empresa de Sasemar, el ente público dependiente del ministerio de Transportes, encargado de la seguridad marina.

Desde arriba de la lancha Salvamar Pollux, fondeada al Puerto de València, Furió se encuentra especialmente contento. Con los Presupuestos Generales del Estado (PGE) se ha aprobado un incremento de la partida correspondiente a Sasemar de dos millones y medio de euros.

La cifra puede no parecer muy significativa, dentro de los de 150 millones anuales con los que cuenta el ente, pero Furió destaca que "les salva la vida", puesto que se dedicarán completamente a reforzar las plantillas. El problema estructural, quizás, es que de estos 150 millones solo 50 se destinan a la flota, que supone el 80% de las operaciones de salvamento marítimo.

Las tripulaciones de las lanchas de salvamento marítimo están formadas por solo tres personas: un capitán, un mecánico y un marinero. Con el refuerzo aprobado en los PGE se contará con un marinero de refuerzo. "Esta era una medida urgente y necesaria, sobre todo en las zonas de frontera donde te puedes encontrar con un rescate de 50, 100 o 150 personas de golpe y no te dan las manos para todos", declara Ismael Furió.

"Esta era una medida urgente y necesaria"

Furió, que trabajó nueve años en las Canarias sabe de lo que habla: "cuando ves las imágenes que han sacado del agua 200 personas de una patera, esto lo ha hecho un tío solo. Y es muy bestia, puesto que tienes que decidir quién salvas y quien quizás se ahogará, porque tú tienes una mano pero hay diez en el agua pidiendo socorro y te haces la pregunta ¿y ahora a quién elijo?". Los problemas psicológicos son uno de los principales motivos de baja médica en este trabajo.

Este avance presupuestario ha sido posible gracias al trabajo en equipo entre Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y la CGT. "Ruben Wagensberg [diputado de ERC en el Parlament catalán] nos propuso condicionar los PGE a la aprobación de esta medida. Yo al principio no me lo creía, pero él fue a todas y nosotros también –explica el sindicalista- y al final hemos conseguido un avance importantísimo sin ninguna ayuda, ni de la empresa ni del Gobierno, aunque tampoco se opusieron".

Con el refuerzo de plantillas también se podrá mejorar el sistema de relevos en los barcos más grandes, que ahora mismo funcionan con dos tripulaciones. Una está embarcada durante un mes mientras la otra descansa, y después cambian. "Un mes embarcados es una locura, tú planteas este tipo de turnos a cualquier empresa y te matan", continúa Furió, que recuerda que la situación en las lanchas tampoco es demasiado mejor: "nosotros estamos una semana de guardia y una semana de fiesta. Cuando estás de guardia implica que, durante las 24 horas, tienes que poder estar a bordo en veinte minutos, pase lo que pase".

"Y aquí en València es más soportable, porque en verano no paras pero en invierno es más tranquilo y puedes hacer una vida un poco más normal. Pero en sitios como las Canarias estás 20 horas de trabajo efectivo y, cuando acabas, continúas de guardia. El otro día una lancha se estrelló en Lanzarote porque el patrón se durmió. Sencillamente no podía más", confiesa.

Ismael en su embarcación de Salvamento Marítimo. Cedida

Mitos y mentiras sobre migraciones

"Nosotros no tenemos nada que ver con migraciones –continúa–, puesto que este es un tema fronterizo, pero cuando empezaron los naufragios y había que hacer algo, alguien pensó, pues puesto que tenemos a estos, que vayan ellos". Con todo, este patrón de barco recuerda que la mayoría de las intervenciones de salvamento marítimo están relacionadas con los yates recreativos y los deportes de mar: "es muy habitual que nos avisen que un kitesurfer o similar hace horas que no vuelve y nos movilicemos. A menudo también pasa que consiguen llegar a la costa y, mientras nosotros tenemos una barca y un helicóptero medicalizado haciendo turnos para buscarlo, él ya está explicando la aventura y nadie piensa a avisarnos".

"De nosotros han dicho de todo, que entramos a aguas marroquíes a buscar las barcas, que cobramos por cada migrante (...)"

Pero ha sido el rescate de pateras lo que los ha puesto al disparadero de la extrema derecha: "de nosotros han dicho de todo, que si entramos a aguas marroquíes a buscar las barcas, que si cobramos comisión por cada migrante, nos han confundido con una ONG...". Furió atribuye algunos de estos mitos al desconocimiento. "Lo que pasa en el mar, como nadie lo ve, no existe, pero hay cosas que son fáciles de explicar, como que por ejemplo, que nosotros no nos regimos por las aguas territoriales, sino por la zona SAR [Search And Rescue, Busca y Rescate], que es más amplia que la zona fronteriza y que es una obligación que tienen todos los Estados".

Otras mentiras, directamente, provienen de la mala fe, y reconoce que el desgaste está teniendo efecto. "A mí me sabe mal decirlo, pero lo que está haciendo el actual gobierno no se había atrevido ni el PP. Nos han dejado bajo dirección de un mando unificado de la Guardia Civil que decide quién, cuando y como sale a hacer el rescate, y a veces esto puede suponer un retraso de horas que, en un naufragio son cuestión de vida o muerte", afirma.

"Cuando estás en el mar ves náufragos, no preguntas la nacionalidad"

"A parte que nos tenemos que coordinar con la Guardia Real marroquí, que son unos locos con ametralladora y que hacen salvajadas". Es por eso que Furió reivindica que se mantenga el espíritu civil de Salvamento Marítimo y les dejen hacer su trabajo. "A mí me hace gracia cuando dicen que si los rescatamos generamos efecto llamada. Por la misma regla de tres, cuando un oncólogo cura un cáncer de pulmón hace un efecto llamada del tabaquismo. Además, la misma idea, explicada al revés es durísima, porque implica que tenemos que dejar ahogarse a la gente. Cuando estás en el mar ves náufragos, no preguntas la nacionalidad".

Más noticias de Política y Sociedad