Público
Público

Sanidad Un juzgado investiga las carencias en una de las UCI covid del Hospital La Paz

En una denuncia formulada por el sindicato MATS se notifica la escasez de equipamientos tan básicos como son los lavamanos o las tomas de oxígeno. Las autoridades han abierto diligencias previas por un presunto delito de daños.

El pasillo de una de las UCIS del Hospital La Paz donde el control de los pacientes se realiza desde la puerta de las habitaciones provocando que la zona sea prácticamente intransitable.
El pasillo de una de las UCI del Hospital La Paz donde el control de los pacientes se realiza desde la puerta de las habitaciones provocando que la zona sea prácticamente intransitable. MATS

El juzgado de instrucción n.º 50 de Madrid ha abierto diligencias previas por un presunto delito de daños a raíz de una denuncia al juez de guardia interpuesta por el sindicato MATS el 11 de noviembre, que recogía las reclamaciones de las trabajadoras de la UCI covid de la séptima planta del edificio general del hospital La Paz.

En dicha denuncia se notificaba la escasez de equipamientos tan básicos como son los lavamanos o las tomas de oxígeno, así como la falta de presión negativa en los conductos de vacío ola improvisación de los puestos de trabajo de las enfermeras con mesas plegables en el pasillo de la unidad.

Según informan los trabajadores en la denuncia, la unidad consta de cuatro habitaciones individuales y cuatro habitaciones cuádruples, con un total de 20 camas.

Las habitaciones individuales únicamente están dotadas con dos tomas de oxígeno y una toma de aire medicinal, por lo que no es posible conectar dos dispositivos de alto flujo a la vez (Bipap/GNAF) con la gravedad que ello conlleva cuando un paciente lo precisa de manera urgente.

La situación es tan precaria que, en ocasiones, el personal sanitario ha tenido que trasladar a los pacientes de una cama a otra para poder brindarles unos cuidados óptimos debido a que algunas de las habitaciones cuádruples ni siquiera tienen doble conexión de oxígeno.

Sigue sin haber un control de enfermería como tal, los profesionales están sentados en la puerta de cada una de las habitaciones con sillas y mesas plegables. En muchas ocasiones se comparte mesa para dos o incluso tres pacientes, dando lugar a confusión de tratamientos,gráficas, volantes de pruebas futuras, etc. Dicho mobiliario impide el paso por el pasillo de la unidad teniendo, en muchas ocasiones, que apartarlo para el traslado/ingreso de los pacientes.

Según informa el sindicato MATS, el personal sanitario no entiende que estás carencias sigan sin una respuesta desde hace casi tres meses y responsabilizan a la Comunidad de Madrid de lo sucedido.

Más noticias