Público
Público

La sanidad vasca pregunta a los donantes de sangre si han tenido sexo con personas "nacidas en un país extranjero"

El Gobierno Vasco sostiene que se busca "detectar situaciones de riesgo de enfermedades de transmisión sexual poco habituales en nuestro medio". Los servicios de Salud de Catalunya, Madrid o Valencia no incluyen ese punto en los documentos que deben rellenarse antes de realizar la donación. 

Donación de sangre
Imagen de archivo de una donación de sangre. EFE

Las personas donantes de sangre en Euskadi deben informar si han mantenido relaciones sexuales con personas oriundas de otros países. Así se constata en el cuestionario previo que espera a quienes se acercan a los puestos de extracción de sangre en el País Vasco y que tiene que ser cumplimentado antes de mantener la entrevista con el personal médico que decidirá si finalmente se producirá la donación.

 Según consta en el formulario que Osakidetza (Servicio Vasco de Salud) entrega a quienes se presentan en sus unidades móviles para donar sangre, la última parte del cuestionario indaga sobre las relaciones sexuales mantenidas "en los últimos cuatro meses". En concreto, se plantean seis supuestos. El último va dirigido a establecer si se han mantenido relaciones con alguna persona "nacida en un país extranjero".

Además de esa interrogante, acompañada de los correspondientes casilleros de "sí" o "no", Osakidetza pregunta si se ha mantenido relaciones con una persona "distinta de su pareja habitual", aclarando que se define como tal a la "relación única y estable iniciada hace más de seis meses". También debe indicarse si ha habido relaciones con alguien que "ejerce o ha ejercido la prostitución", que "mantiene relaciones con múltiples parejas" o que "sufre o es portadora de hepatitis, VIH/sida, HTLV u otra enfermedad infecciosa".

Fuentes de la Consejería de Sanidad señalaron a Público que "en efecto, se realizan diferentes preguntas de contenido sexual con el fin de detectar situaciones de riesgo de enfermedades de transmisión sexual poco habituales en nuestro medio".

"El caso más característico –subrayaron– probablemente sean los virus HTLV I-II, de la familia de los retrovirus y de transmisión sexual, sanguínea, leche materna, etcétera". "Son virus endémicos en África, Japón, Caribe, y Sudamérica fundamentalmente. Se trata, por tanto, de una información útil ya que nos permite identificar personas en riesgo y poder incorporar pruebas de laboratorio adicionales o más específicas", remarcaron.

En ese contexto, el Gobierno Vasco defiende que "desde un punto de vista de la privacidad" resulta "más correcto conocer el origen, y de acuerdo a ese origen hacer las determinaciones pertinentes que ligarlo a zonas de alta prevalencia de sida, que además de ser menos específico puede ser más estigmatizante".
"En nuestro caso, esta medida nos ha permitido detectar situaciones de riesgo de forma eficaz, y de momento, nunca ha habido quejas o sugerencias de cambio por parte de nuestros donantes", defendieron.

Otras comunidades

Según ha podido comprobar este periódico, los cuestionarios previos a la donación de sangre de las comunidades de Madrid, Valencia, Catalunya o Andalucía no plantean esa pregunta de la misma forma que Euskadi.

En el caso concreto del Banco de Sangre y Tejidos de la Generalitat catalana, tras el apartado de preguntas se indica expresamente que no debe donarse sangre si "has mantenido en los últimos cuatro meses relaciones sexuales con: distintas parejas, alguna persona portadora del virus del sida (VIH), alguna persona que cambie frecuentemente de pareja, alguna persona que haya podido inyectarse drogas intravenosas, alguna persona que ejerza o haya ejercido la prostitución".

Por su parte, el Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid tampoco hace referencias a la nacionalidad de las personas. En su cuestionario se pregunta a la persona donante si "convive en la actualidad o ha convivido en los últimos cuatro meses con algún enfermo de sida o hepatitis" o si "ha mantenido una relación sexual con una nueva pareja en los últimos cuatro meses sin protección".

En el caso del Centro de Transfusión de la Comunidad Valenciana, la pregunta en cuestión apunta a conocer si se "ha mantenido relaciones sexuales (anal, vaginal u oral) con personas infectadas por VIH/sida, o que se hayan inyectado drogas, o que cambien frecuentemente de pareja, o que ejerzan la prostitución". "¿En los últimos 4 meses ha tenido contacto doméstico (compartiendo objetos de aseo personal), o relación sexual, con personas afectadas por hepatitis o sida?", dice en otro punto el formulario de Valencia.

Mientras tanto, el Centro de Transfusión, Tejidos y Células de Córdoba, dependiente del Servicio Andaluz de Salud, ofrece en su página web una serie de supuestos en los que no debe donarse sangre. Entre ellos figuran las "relaciones sexuales con múltiples parejas", ya sean "homosexuales, bisexuales, heterosexuales", o "contactos sexuales en el último año con personas que ejercen la prostitución", sin especificar en ningún caso el carácter nativo o extranjero de esas personas.

Los criterios de Sanidad

Por su parte, el ministerio de Sanidad publicó en 2004 un "cuestionario unificado" para las personas donantes de sangre donde se incluye una pregunta sobre las relaciones sexuales mantenidas en los últimos seis meses, especificando –entre otros supuestos– el caso de "persona residente u originaria de zonas del mundo donde el virus del sida está muy extendido (África, Caribe y Asia)".

Asimismo, otro documento publicado por Sanidad en 2006, dirigido en ese caso a determinar los "criterios básicos para la selección de donantes de sangre y componentes", señala que deben ser "excluidas definitivamente" aquellas personas que "en sus viajes a ciertos países de África donde existen cepas VIH Grupo O (República Centro Africana Chad, Congo, Guinea Ecuatorial, Gabón, Níger y Nigeria) hayan mantenido relaciones sexuales con naturales o residentes del país".

En aquel informe se indicaba además que "debe ser excluida temporalmente (al menos durante 6 meses contados a partir de la última relación) toda persona que haya mantenido relaciones sexuales" con "compañeros/as ocasionales o con quienes ejerzan la prostitución", así como con "población autóctona, o residentes, en viajes por países donde el sida es endémico (Haití, Kenia, Burundi, Ruanda, Tanzania, Uganda etc.)".

En 2011, Sanidad publicó el Manual de Gestión de Donantes a nivel europeo, elaborado en el marco de un programa en el que participaron casi cincuenta Centros de Transfusión Sanguínea de 34 países. Allí se establece entre los criterios de exclusión definitiva de donantes la "conducta sexual por la que se presente alto riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas, incluidas las personas que hayan mantenido relaciones sexuales a cambio de dinero o de drogas", sin establecer concreciones sobre nacionalidades.

La OMS no lo especifica

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que "no se debe donar sangre cuando se han tenido actividades sexuales 'de riesgo' en los últimos 12 meses". En concreto, el organismo internacional establece que "la donación se suspenderá permanentemente" en personas que alguna vez "hayan tenido una prueba positiva para el VIH" o que "se han inyectado drogas".

No obstante, la OMS aclara que "las directrices nacionales de selección de donantes de sangre tienen más criterios de tipo conductual que pueden variar según el país".

Más noticias de Política y Sociedad