Público
Público

La semana laboral de cuatro días gana terreno tras la pandemia

El debate sobre el llamado "modelo escandinavo", que sostiene que la productividad aumentará si se reducen las horas de trabajo, no es nuevo, pero ha cobrado fuerza durante la crisis de la covid.

Operario de fábrica
Un operario de fábrica trabaja en las máquinas de corte de metal. NICHOLAS ZIEMINSKI / Reuters

Desde el sector de los viajes hasta el de la tecnología, las empresas de todo el mundo ofrecen semanas de cuatro días como incentivo para atraer a los trabajadores después de que la pandemia del coronavirus haya alterado sus pautas de trabajo. El debate sobre el llamado "modelo escandinavo", que sostiene que la productividad aumentará si se reducen las horas de trabajo, no es nuevo, pero ha cobrado fuerza durante la crisis de la covid no sólo entre las empresas, sino también en el sector público y los políticos. En Europa, el Gobierno de izquierdas español está considerando su propia versión para ayudar a la economía, mientras que las administraciones públicas de Dinamarca e Islandia ya han adoptado semanas de 4 días.

Con el comercio minorista y la hostelería entre los sectores que luchan por atraer y retener al personal a medida que las economías se recuperan de la crisis, muchas empresas están introduciendo semanas más cortas, dijo el presidente del grupo mundial de contratación de personal Adecco. "Tras la crisis (del coronavirus), la gente se hizo más consciente de que sus condiciones de trabajo no eran siempre las mejores... Ahora se plantean que no quieren sacrificar su vida personal", dijo Christophe Catoir, de Adecco, a Reuters.

Aunque existe un escepticismo generalizado sobre si el cambio impulsado por el coronavirus ha llegado para quedarse, la española Telefónica se encuentra entre las empresas que están experimentando con una semana de cuatro días para hasta el 10% de su plantilla nacional. Una fuente al tanto del plan dijo a Reuters que podría ampliarse más allá de los 15.000 participantes iniciales si la aceptación es elevada y la productividad se mantiene estable. En caso de que haya una gran aceptación, los trabajadores cambiarán salario por tiempo libre. Aunque los participantes en la prueba de Telefónica sufrirán un recorte salarial del 15%, las empresas de otros países están optando por remunerar al personal en su totalidad a pesar de trabajar menos horas

Inicio "estelar"

En España, mientras tanto, el Ministerio de Industria está estudiando un plan piloto de 50 millones de euros (59 millones de dólares) para ayudar a las empresas a reducir las horas de trabajo sin reducir los salarios. El partido progresista Más País, que obtuvo el 17% de los votos en las recientes elecciones regionales de Madrid, está presionando al Gobierno de coalición de izquierdas de España para que adopte el proyecto. "Estamos planteando una ayuda más abierta: se asigna una cantidad de dinero por trabajador y, a cambio de la reducción de jornada, la empresa se gasta el dinero como quiera", explica Héctor Tejero, coordinador político de Mas País, que añade que el trabajador "se queda con el 100% de su salario". El partido considera el programa como un experimento controlado para estudiar el impacto en la productividad y la rentabilidad de la reducción de la jornada laboral en todos los sectores.

 La empresa andaluza Software El Sol ya ha pasado a una semana de cuatro días sin reducción salarial y ha aumentado su plantilla en un 15% desde que comenzó su prueba. "Las ventas han subido un 20% y el absentismo se ha reducido enormemente; la satisfacción de los clientes y de los trabajadores también ha subido, junto con la productividad", dijo a Reuters el director de marketing, Pedro Cortés.

La empresa de viajes Nordic Visitor, con oficinas en Islandia, Escocia y Suecia, redujo las semanas laborales de 40 a 35 horas, lo que, según dijo, se tradujo en un aumento de la satisfacción de los empleados, menos días de baja por enfermedad y mayores beneficios. En el caso de Perpetual Guardian, una empresa neozelandesa de planificación patrimonial, la productividad aumentó y el absentismo se redujo después de hacer permanente su semana de cuatro días, probada por primera vez en 2018. "La empresa no sufre, (prospera)... tienes más tiempo para la familia, más tiempo para el cuidado, mejores resultados de salud, más tiempo para cocinar comida adecuada, para el voluntariado", dijo el fundador de Perpetual Guardian, Andrew Barnes, a Reuters.

El mayor sindicato de Alemania acordó en marzo un acuerdo salarial en una región industrial clave, que permite a algunos trabajadores pasar a una semana de cuatro días sin una pérdida significativa de ingresos. Y en Nueva Zelanda, el gigante de los bienes de consumo Unilever puso en marcha una semana de prueba de cuatro días para todo el personal local. La tercera entidad crediticia de Japón, Mizuho, ofreció a unos 45.000 empleados opciones de tres o cuatro días, mientras que el año pasado Microsoft vio aumentar su productividad en un 40% después de dar los viernes libres a sus 2.300 empleados en Japón. "Por supuesto, la organización del trabajo plantea problemas, pero ya los teníamos antes", dijo Madsen, de Odsherred, quien añadió que el viernes libre es "simplemente genial" y algo que el personal quiere mantener.

Más noticias