Público
Público

El top manta abre una cadena de tiendas para vender ropa de su propia marca

La de Zaragoza echa a andar este jueves, la de Madrid ultima los preparativos para la semana que viene y la de Bilbao lo hará con el cambio de año en un proyecto comercial y social estructurado a partir de la experiencia de Barcelona.

Una graffitera pinta la mañana de este lunes el rótulo de la tienda del top manta de Zaragoza.
Una graffitera pinta la mañana de este lunes el rótulo de la tienda del top manta de Zaragoza. Eduardo Bayona

"A los manteros no les gusta hacer este trabajo en la calle. Son especialistas en otras cosas, algunos con carrera, y estamos intentando abrir una vía", explica Idrissa Gueye, responsable de la asociación Ilumina Senegal y uno de los líderes del colectivo de manteros de Zaragoza, que este jueves abrirá la segunda tienda top manta del país en el número 37 de la calle San Lorenzo, en la replaceta donde esa vía confluye con Cortesías y Estudios.

La semana que viene le seguirá otra en Madrid y, pasadas las navidades, una más en Bilbao; todas ellas en una incipiente red comercial estructurada en torno a la Tienda Topmanta de Barcelona, que lleva cinco años vendiendo su propia marca de ropa y complementos (Topmanta) bajo el impulso del Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de esa ciudad.

"Va a ser todo ropa de primera mano que viene de Barcelona, y nosotros vamos a añadir nuestras propias ideas y a incorporar lo que nosotros creamos aquí", señala Idrissa. De hecho, el local que estos días están montando tiene reservados dos espacios para instalar máquinas de coser con las que los miembros del colectivo elaborarán prendas de vestir y bolsos de tela africana. También hay espacio reservado para los libros y para la artesanía.

Y perspectivas de crecimiento. "Tenemos proyectos para ampliar en Huesca y Teruel, y también en Zaragoza ciudad. Nuestra intención es llegar a más lugares en Aragón", cuenta Idrissa. Los preparativos para saltar hacia el norte comenzarán después de las navidades, que es cuando puede comenzar a perfilarse el segundo local de la capital. "Si merece la pena, después de Reyes abriremos otra tienda en Zaragoza. Esperaremos hasta entonces para valorar si vale la pena ampliar", añade.

"Son dos proyectos: la tienda y apoyar a los manteros"

La tienda es una parte del proyecto que impulsa Ilumina Senegal, o, mejor, uno de los proyectos que confluyen en el local. "Estamos intentando conectar las ideas que tenemos desde hace tiempo y montar un proyecto de ropa en conexión con el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona" (el mismo que en marzo transformó su taller de confección de Barcelona en una fábrica de mascarillas y batas para hospitales catalanes), indica, antes de desgranar algunas de esas ideas que lleva tiempo madurando el colectivo Ilumina Senegal.

Estas incluyen, entre otras, el asesoramiento para tramitar los papeles o iniciativas de inserción laboral para el medio centenar de manteros que antes de la pandemia se ganaban la vida en las calles de Zaragoza. "Ilumina Senegal desarrolla dos proyectos: la tienda y apoyar a los manteros", resume.

Idrissa Gueye, uno de los líderes del colectivo de manteros de Zaragoza, en el local donde el jueves abren la tienda. Eduardo Bayona

El colectivo sufrió una sacudida con el estado de alarma, ya que su actividad se redujo a cero y el hecho de operar en la economía sumergida (el principal sector económico del país, con un 20% del PIB) les dejó al margen de las ayudas extraordinarias. Subsistieron gracias al apoyo de las redes informales de los barrios y a la que organizó el propio colectivo para distribuir alimentos y bienes de primera necesidad.

"Hemos aprendido bastante con la pandemia, que es una crisis peor que la de hace unos años. Hicimos una campaña para ayudar a los manteros, peros sabemos que eso no es suficiente", anota Idrissa. "Buscamos una alternativa para intentar cambiar la imagen del grupo. Queremos crecer para ser un centro social y hacer en él asesoramiento jurídico para conseguir papeles y trabajo digno", explica.

Pese a que la situación de la mayor parte del colectivo es cualquier cosa menos boyante, optaron por ponerse las pilas en lugar de instalarse en el lamento. Y entre confinamientos y restricciones han conseguido estar a punto de abrir las puertas del local.

"Queremos que la gente pueda trabajar"

Ilumina Senegal cuenta en esta iniciativa con el apoyo de varios colectivos locales como la Asociación Libre de Abogados de Zaragoza (ALAZ), el centro social y librería La Pantera Rossa o las asociaciones de vecinos de El Gancho y La Madalena, que es el barrio en el que se localiza la tienda.

"Se están sumando muchos colectivos que apoyan el proyecto para que salga adelante. Hay mucha gente detrás de este proyecto", indica Idrissa, que tiene diáfanamente claro el objetivo final de esa confluencia de iniciativas: "Queremos que la gente pueda trabajar y tener una situación de tranquilidad".

Y, en ese ámbito, reclama la colaboración de instituciones como el ayuntamiento. "Le pedimos que nos apoye como hacen en Barcelona -dice Gueye-. Estaría bien que los responsables de la ciudad nos echaran un cable. Los manteros quieren trabajar en lo suyo y queremos ayudarles a conseguirlo".

Idrissa Gueye, uno de los líderes del colectivo de manteros de Zaragoza. Eduardo Bayona

Idrissa muestra su confianza en la iniciativa. "Creemos que se va a sumar más gente para conseguir que este proyecto salga adelante y crezca", dice. "La Madalena es un barrio cultural muy vivo, y queremos aportar nuestro grano. Hemos querido empezar aquí", anota.

Actos en distintos días para evitar aglomeraciones

La apertura de la tienda ha despertado expectación, cuando menos en el barrio, donde vecinos y clientes de los comercios y establecimientos de la zona se paraban durante toda la mañana a observar los preparativos mientras pegaban la hebra.

Ese interés venía de atrás, lo que les animó a lanzar una iniciativa de venta anticipada mediante bonos que distribuye La Pantera Rossa. "Muchos vecinos nos preguntaban cuándo vamos a empezar, y decidimos hacer un llamamiento con los bonos de apoyo", cuenta el responsable de Ilumina Senegal.

Podrán cambiarse por género de la tienda a partir del sábado por la tarde, dos días después de la inauguración oficial de la tarde del jueves, y con un regalo. "No queremos juntar la inauguración con los bonos, porque eso puede suponer mucha gente y queremos evitarlo por la pandemia", explica.

Idrissa, que insiste en que "no va a ser solo una tienda, sino un local social donde la gente puede consultar muchas cosas", anima a conocer Topmanta en estas últimas semanas del otoño. "Estamos cerca de navidad y es un buen momento para descubrir los nuevos productos que tenemos".

Más noticias de Política y Sociedad