Público
Público

Transición energética Un megaproyecto energético rodeará de placas solares un pueblo de 8.000 vecinos... sin posibilidad de autoconsumo

Los habitantes de Torres de la Alameda (Madrid) piden a la Comunidad de Madrid que se frene un proyecto fotovoltaico que abarcará 900 hectáreas y desplegará infraestructuras eléctricas a escasos metros de viviendas residenciales.

Vista de uno de los lugares donde se asentará uno de los complejos solares, a escasos metros de viviendas unifamiliares de Torres de la Alameda.
Vista de uno de los lugares donde se asentará uno de los complejos solares, a escasos metros de viviendas unifamiliares de Torres de la Alameda. Cedida

Un pueblo rodeado de paneles solares. Ese es el temor de algunos de los vecinos de Torres de la Alameda, municipio del Corredor del Henares madrileño donde los proyectos fotovoltaicos se han multiplicado en los últimos meses. Concretamente, en este pueblo de 8.000 habitantes, se plantean dar luz verde a varios complejos de producción de energía renovable que abarcarían 921 hectáreas y generarían 441 Mw. A ello, se suman los transformadores y las seis líneas de tendido eléctrico con el que transportar la energía generada fuera del municipio.

Manuel Hinojo, uno de los vecinos de Torres del Henares, teme que los campos que ahora ve desde la ventana de su casa, "un lugar donde es posible ver corzos y algún jabalí", queden cubiertos por una manta de espejos solares. "En otros países lo que se hace es invertir en autoconsumo", lamenta, para mostrar su perplejidad ante la idea de producir ingentes cantidades de energía que ni siquiera servirán para satisfacer la demanda del pueblo.

"Tendríamos muchísimas posibilidades de poner tejados solares en las casas"

El mapa del proyecto muestra cómo el municipio quedaría prácticamente rodeado por infraestructuras renovables. Las empresas que han solicitado asentarse en el territorio se están haciendo con terrenos, sea en forma de arrendamiento o en compra, pagando un dinero que es irrechazable para los agricultores que todavía usan los sembrados para producir cereal y olivos. En cierta medida, es una historia cada vez más común en la España rural, donde cada vez aparecen más plataformas vecinales que se levantan contra macroproyectos eólicos y fotovoltaicos. El impacto en el paisaje no es lo único que preocupa a los residentes de este municipio, también los posibles ruidos y destellos generados por las instalaciones solares y por las infraestructuras de transporte. El documento inicial estratégico habla de hasta 80 decibelios en las casas más cercanas, lo que equivale al sonido de un camión en marcha durante las 24 horas del día.

"Nos llevamos la palma", dice con ironía José Ángel Fernández, otro vecino del pueblo que desde hace meses ha comenzado a moverse para reclamar que el Ayuntamiento presente alegaciones a la Comunidad de Madrid. "Vamos a cambiar las centrales térmicas por paneles solares, pero el monopolio va a seguir siendo el mismo", argumenta, para hacer hincapié en la contradicción de no apostar por el autoconsumo que ya mencionaba su vecino. "Este es un pueblo con muchas viviendas unifamiliares, de hecho la altura máxima que se permite es de dos pisos. Tendríamos muchísimas posibilidades de poner tejados solares en las casas o en edificios públicos, pero al final se quiere seguir con el mismo modelo de siempre", agrega este ciudadano.

De salir adelante, no sólo se alterará el orden de las vidas humanas. El informe de evaluación ambiental habla de un impacto "bajo", pero reconoce que la fauna terrestre se verá desplazada durante el proceso de construcción y señala a las poblaciones de aves como las que podrían verse más en riesgo como consecuencia del asentamiento de tendido eléctrico y cita a tres especies concretas: el aguilucho cenizo, la avutarda común y el sisón común. También cita a otras especies que podrían colisionar con las torres de tensión o los cables como palomas, chorlitos, grullas o algunas rapaces.

"Es una sensación de impotencia muy grande"

"Es una sensación de impotencia muy grande", se queja Ana Martínez, otra vecina del municipio. "La gente sabe que lo van a hacer, pero no se quejan porque no hay formación ambiental, no hay conciencia de lo que supone esto, porque se entiende que es energía limpia y nadie se va a oponer, pero de limpia no tiene nada, porque hay un impacto en el entorno, además de que los materiales para producir las placas tienen su huella. ¿Qué va a pasar cuando pasen unos años y ya no sea rentable? Nos van a dejar las placas ahí", protesta.

"El proyecto se ha aproximado demasiado al pueblo"

El descontento de parte del pueblo llega hasta el alcalde, a quien los vecinos piden contundencia para frenar el asentamiento de las fotovoltaicas. Las publicaciones a través de las redes sociales y las quejas al Ayuntamiento han obligado al Ejecutivo municipal a lanzar una nota para aclarar que la aprobación del proyecto depende de la Comunidad de Madrid e informar a la población de que se van a presentar alegaciones para tratar de reducir al máximo el impacto ambiental y social de las placas solares.

"Vamos a defender que las cosas se hagan con cabeza, respetando al máximo la naturaleza"

Carlos Sáez, alcalde socialista de Torres de la Alameda, reconoce a Público que "el proyecto se ha aproximado demasiado al pueblo" y se muestra comprensivo con las inquietudes que pueda generar en los vecinos. No obstante, el político no cierra la puerta a la llegada de las renovables. "Si esto sigue adelante, porque todavía está en fase inicial, no vamos a estar en contra porque sería absurdo en un momento de cambio climático como este, pero vamos a defender que se haga con cabeza, respetando al máximo la naturaleza y garantizando que los ciudadanos puedan salir a pasear tranquilamente cerca del municipio. Nosotros hemos presentado ya nuestras alegaciones para intentar alejar y disminuir el número de placas, pero veremos qué es lo que determina la Comunidad de Madrid".

Público se ha puesto en contacto con la Dirección General de Industria, Minas y Energía de la Comunidad de Madrid, organismo del que dependen los planes relacionados con las renovables, y ha preguntado por el número concreto de complejos solares que se plantean levantar en el Corredor del Henares, así como por las quejas de los vecinos de Torres de la Alameda, pero en el momento en el que se cierra esta información no ha obtenido respuesta.

Más noticias