Público
Público

El Supremo no toma una decisión sobre el recurso de Juana Rivas y lo verá en una  segunda sesión el 26 de abril

El Alto Tribunal no llegado a una posición común en las deliberaciones y pospone la vista a una segunda sesión. El abogado de Rivas, Carlos Aránguez, expresa su satisfacción porque, por primera vez, la justicia "le está prestando a Juana Rivas la atención que merece". 

Juana Rivas./Europa Press
Juana Rivas a su salida de la última vista por la custodia de sus hijos en los juzgados de Cagliari (Italia)  - EFE/ Archivo.

El pleno del Tribunal Supremo, que se reunió este miércoles para deliberar, entre otras cosas, sobre el recurso que Juana Rivas había presentado contra la sentencia que la condena a cinco años de prisión, ha levantado la sesión sin tomar ninguna decisión. Los magistrados han decidido seguir revisando el caso en una segunda sesión que se realizará el próximo 26 de abril. No es habitual que el pleno posponga los debates a un segundo día, tal como afirma el abogado de Rivas a Público y entiende se debe a que se trata de "una materia compleja y difícil", sobre la que el Supremo va a sentar doctrina y creará jurisprudencia.

"Es un caso técnicamente muy complejo, pero mi impresión es que, por fin, la justicia le está prestando a Juana Rivas la atención que se merece. El Supremo se está tomado el tiempo necesario tomar una decisión con calma". El letrado valora este interés del Alto Tribunal y afirma que "no se puede condenar por dos delitos y por cinco años" a Rivas, porque se trataría de una resolución "desproporcionada". 

Juana Rivas permaneció en paradero desconocido durante un mes en agosto de 2017 para no entregar a sus hijos a su expareja, Francesco Arcuri, que había sido condenado por maltrato y al que Rivas había vuelto a denunciar por violencia de género en 2016. Finalmente el 28 de agosto, Rivas entregó a sus hijos en el puesto de la Guardia Civil. Un día mas tarde el juzgado de Instrucción número dos de Granada (DP 3363/2017) emite una orden para que Arcuri se presente con su hijo mayor ante el Instituto de Medicina Legal el 31 de agosto a las 10 de la mañana para una exploración, pero el escrito no pudo ser entregado porque el padre ya se había marchado con sus dos hijos sin permiso judicial

Desde entonces Rivas lleva un doble litigio judicial en España e Italia. En nuestro país el caso de sustracción ha seguido su curso en los juzgados. A finales de julio de 2018 Rivas fue condenada por el juzgado de lo Penal número 1 de Granada a cinco años de prisión por dos delitos de sustracción de menores (2,5 años por cada uno de sus hijos) y a seis años de prohibición para ejercer la patria potestad. Esta sentencia sería ratificada en marzo de 2019 por la Audiencia Provincial de Granada. En julio de ese mismo año, el Tribunal Supremo admite a trámite el recurso presentado por el abogado de Rivas.

Carlos Aránguez, quien se hizo cargo de la defensa de Juana Rivas a raíz de este recurso de casación, confía en que el Alto Tribunal la acabe absolviendo de su condena por dos delitos de sustracción de menores o que rebaje de forma sustancial la pena, que considera "desproporcionada". En conversación telefónica con Público explica que "no se trata de dos delitos, sino de sólo uno, porque en todo caso se habría vulnerado el derecho del padre a la custodia".

En el escrito al Supremo, el abogado ha aducido que Rivas "obró en estado de necesidad puesto que se lleva a sus hijos porque Arcuri es un maltratdor que ya ha sido condenado" y quería "protegerlos" y que en todo caso "estaba firmemente convencida del maltrato a los menores que presuntamente cometió el padre de estos", explica su abogado.

Se la condena mientas Italia investiga los hechos

Las peripecias judiciales de Rivas nunca han sido sencillas. Desde el año 2016 la gaditana viene reclamando que se considere dentro de la causa abierta en el juzgado la denuncia que presentó por malos tratos por parte de Arcuri y el hecho de que, tanto ella como sus hijos, estaban declarados como víctimas de violencia de género y siendo atendidos por los servicios sociales de la mujer de Maracena (Granada). Sin embargo, ningún tribunal ha tenido en cuenta dichos informes ni denuncias. La denuncia que interpuso contra Arcuri en 2016 tardó más de un año en ser traducida y remitida a Italia, pero cuando llegó tampoco abrió ninguna investigación penal. Tampoco lo hicieron las siete denuncias que Rivas interpuso en Italia en 2018 por presuntos maltrato de sus hijos por parte de su expareja. De hecho, hasta hace muy poco tiempo ninguna denuncia había sido tenida en cuenta por ningún tribunal.

En los últimos meses, sin embargo, algunas cosas han ido cambiando el proceso italiano. Según documentos a los que ha tenido acceso este diario, en diciembre pasado la Corte de Apelaciones de Gagliari (Cerdeña) ha decidido hacer una investigación penal de las denuncias y documentos sobre posibles malos tratos de Arcuri hacia sus hijos. Se trata de cinco denuncias interpuestas por Rivas en Italia en 2019, así como informes de los servicios de urgencia de un hospital de Cerdeña que advierten de "posibles malos tratos". También se han aportado al menos tres informes del Servicio Andaluz de Salud (SAS) que alertan de que los menores puede estar sufriendo "maltrato grave" y que su estado ha ido empeorando.

La corte de apelación decidió, además, escuchar al hijo mayor de Rivas en noviembre e iniciar una nueva pericia para determinar cual de los dos progenitores "está mejor preparado para garantizar un desarrollo sano y seguro de los menores".

La condena a Juana Rivas por sustracción, por tanto, se decide mientras los tribunales italianos están investigando los hechos. De hecho, Rivas se encuentra estos días en Cerdeña como parte de esta pericia que está previsto que concluya a finales de este mes de abril.

Más noticias de Política y Sociedad