Público
Público

TWITTER J.K. Rowling, acusada de nuevo de tránsfoba por su última novela policíaca

La escritora británica, que ya había estado en el punto de mira por sus comentarios hacia las personas trans, publicará Troubled Blood, una novela protagonizada por un asesino en serie que se viste de mujer para matar a sus víctimas.

La escritora británica J. K. Rowling, conocida por ser la autora de la saga Harry Potter. /Archivo/ Reuters
La escritora británica J. K. Rowling. /Archivo/ Reuters

europa press

J.K. Rowling ha vuelto a situarse en el centro de la polémica. La escritora ha publicado Troubled Blood, una novela protagonizada por un asesino en serie que se viste de mujer para matar a sus víctimas, todas femeninas, y que ha desatado de nuevo las acusaciones de transfobia contra la autora.

Troubled Blood es la quinta novela de la saga policíaca de Rowling protagonizada por el detective Cormoran Strike. Según ha desvelado The Telegraph, la obra se centra en un asesino en serie que se viste de mujer y un caso sin resolver desde 1974. Jake Kerridge de The Telegraph escribió en su crítica que "la moraleja parece ser: nunca confíes en un hombre con vestido".

Rowling ha sido ampliamente denunciada por diversas asociaciones y activistas transgénero por, a su juicio, difundir el peligroso temor de que las mujeres trans son un peligro para las mujeres "reales".

Estas asociaciones denuncian que la historia de Rowling entra en una enorme contradicción ya que en el mundo real las mujeres trans son agredidas e incluso asesinadas y, sin embargo, la historia de la novela las presenta como la amenaza.

#RIPJKRowling

Tras conocerse el argumento, los internautas han cargado contra Rowling en Twitter, donde se ha convertido en trending topic el hashtag #RIPJKRowling. Algunos usuarios consideran que esta representación de las personas trans es un estereotipo pernicioso.

Portada del libro Troubled Blood de Robert Galbraith, el pseudónimo escogido por la autora británica J. K. Rowling. /Amazon

El lanzamiento de Troubled Blood ha reavivado una polémica de meses atrás, cuando la británica criticó un artículo en el que usaban el término "personas que menstrúan" en lugar de "mujeres". Este comentario fue considerado transfóbico, ya que algunos alegaron que también pueden menstruar los hombres trans y las personas no binarias.

Tras esta primera controversia, Rowling profundizó en su postura respecto al sexo y género. "Si el sexo no es real, entonces no existe la atracción por personas del mismo sexo. Si el sexo no es real, la realidad vivida por las mujeres a nivel mundial se borra. Conozco y amo a las personas trans, pero borrar el concepto de sexo les quita la capacidad a muchos de discutir sus vidas de manera significativa. No es odio decir la verdad", publicó. Una explicación que, una vez más, convirtió a la escritora en el blanco de las críticas.

La autora decidió entonces publicar un extenso ensayo en su web argumentando su posición, en el que expresó su miedo a que "las niñas y mujeres por nacimiento estén menos seguras". "Cuando abres las puertas de los baños y vestuarios a cualquier hombre que cree o siente que es una mujer -y hoy en día, como he dicho, los certificados de confirmación de género se pueden otorgar sin necesidad de cirugía u hormonas- entonces abres la puerta a todos y cada uno de los hombres que desean entrar. Esa es la simple verdad", reivindicó Rowling.

"Ser mujer no es un disfraz, no es una idea en la cabeza de un hombre, no es tener un cerebro rosa, una afición por los zapatos Jimmy Choo o cualquiera de las otras ideas que ahora se promocionan como progresistas", agregó en el texto, en el que también reveló que había sido víctima de abusos y violencia de género.

Acusaciones de transfobia 

En 2019 la organización de derechos humanos Robert F. Kennedy otorgó a la autora el premio Ripple of Hope, galardón que decidió devolver en agosto de 2020 después de que Kerry Kennedy, presidenta de la organización, la tachara de tránsfoba.

"La declaración decía incorrectamente que yo soy tránsfoba y que soy responsable del daño a las personas trans. Como donante a organizaciones benéficas LGBT y partidaria del derecho de las personas trans a vivir sin persecución, rechazo absolutamente la acusación de que odio a las personas trans o les deseo el mal", aclaró.

Por su parte, la actriz Evanna Lynch, quien interpreta a Luna Lovegood en la saga Harry Potter, ha sido la única en intentar calmar tensiones a través de las redes sociales por las declaraciones que la escritora hizo en el mes del Orgullo LGBT. "Como amiga y admiradora de Jo, no puedo olvidar que es una persona generosa y afectuosa. Creo que es triste ver a los fans reduciéndola a sus tuits y, en apariencia, dejando de lado su increíble labor filantrópica y su determinación de ayudar a la humanidad", escribía Lynch en un comunicado en Twitter que poco después terminó eliminando. 

"Sentir que no encajas o no te aceptan por lo que eres es la peor sensación de soledad que un ser humano puede experimentar, y yo no voy a ayudar a marginalizar a los hombres y mujeres trans aún más", comunicaba la actriz.  Asimismo, Lynch aseguraba que la actitud de J. K. Rowling no le parecía correcta: "Creo que es irresponsable tratar un tema tan delicado a través de pensamientos dispersos en Twitter, y ojalá Jo no lo hubiera hecho". 

Más noticias de Política y Sociedad