Público
Público

Harry Potter Harry Potter y el misterio del negocio adolescente

Doce años después de que la saga escrita por J.K Rowling pusiera punto y final, Harry Potter está más vivo que nunca. Secuelas, parques de atracciones y merchandasing de la novela adolescente más importante del s.XXI. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Lord Voldemort, el gran villano de la saga de Harry Potter.

Hubo una generación de jóvenes que ahora ronda peligrosamente la treintena, pero que sigue soñando con recibir su carta de ingreso en Hogwarts, trastear entre varitas y abandonar la decepcionante vida adulta de muggle para sumergirse en un mundo donde las gominolas tienen vida y los cobardes se mueren de miedo.

Se cumplen 12 años desde que J.K Rowling pariera el último libro de la popular saga de un mago huérfano, Harry Potter y las reliquias de la muerte, un éxito internacional que cerraba la saga juvenil más importante del siglo XXI. Un nutrido grupo de mancebos vivió aquel final como uno de los grandes acontecimientos de su tiempo. ¿Dónde viste el gol de Iniesta? ¿Dónde estabas durante el 11-S? ¿Cómo viviste el final de Harry Potter?

Beatriz Pulido, presidenta del club de fans de Harry Potter en España, es una de esas personas que lo tiene meridiano: "Estaba de vacaciones, así que fui a una librería a comprármelo en inglés, antes de que saliera la traducción. Me lo leí en 14 horas, las ganas hicieron que aunque no entendiera algunas cosas, no parara de leer", cuenta. 

Otros tuvieron que contener las ganas hasta la publicación en castellano –unos nueve meses después–, como es el caso de Carlota Martínez, que por aquel entonces tenía doce años: "Estaba picada porque veía en las noticias como la gente iba a comprarlo a las librerías y yo tenía que esperar a que me llegara, porque estaba suscrita al Círculo de Lectores", narra. 

Portada del último libro de la saga Harry Potter en versión británica.

El estallido de la publicación del último ejemplar en 2007 dio rápidamente la vuelta al mundo, y aunque tardó mucho –incomprensible en el mundo actual– en estar disponible en la lengua del Quijote, tras llevar menos de una semana publicado en Reino Unido ya había traducciones colaborativas hechas por fans. Un grupo de lectores se repartió el libro por capítulos para poner rápidamente a disposición del público hispanoparlante la novela. "Mi hermano fue de esos que leyó la versión de los fans", cuenta Pulido. 

El chicle estirado de Harry Potter

Tras vender más de 500 millones de copias por todo el planeta, Rowling se consagró como la escritora que más beneficios había sacado de su obra en toda la historia de la literatura. Contraria al brexit y al líder del partido laborista Jeremy Corbyn, esta autora escocesa ha sabido adaptarse a los tiempos y ha visto su pequeño cuento convertido en una nave empresarial cargada de merchandising, parques de atracciones, películas y obras teatrales.

Portada del último libro de la saga Harry Potter en española.

En Londres se puede acudir a los estudios de la Warner Bros para descubrir los escenarios de las localizaciones más emblemáticas de la saga, en Japón y en Orlando (EEUU) hay parques de atracciones exclusivos sobre Harry Potter, las películas han recaudado más de 2.000 millones de euros e incluso hay una obra de teatro que se desarrolla dos décadas después del final de Las reliquias de la muerte.

"La obra de teatro es un fanzine en toda regla. Tiene la cosa de ser una continuación de la saga, así que caes y lo es, pero tiene unas incongruencias enormes. Los personajes reaccionan como reaccionaría un fan", cuenta Martínez, que pese a ser una seguidora incondicional sabe diferenciar la magia del negocio. Su pasión por Harry Potter es tal, que cuando finalizaba sus estudios de Arquitectura, su trabajo final de la carrera lo dedicó a los edificios que aparecían en aquel mundo mágico.

La presidenta del club de fans lo ve muy diferente: "No se ha estirado el chicle porque son muchos personajes, muchas historias paralelas entretejidas y si quisiera, Rowling podría crear mucho más de lo que está creando. Los fans dicen que debería recrear más historias sobre Los Merodeadores o sobre la vida de Severus Snape [el profesor de la asignatura de Pociones y personaje clave de la historia]".

La fórmula del éxito

Las películas, producidas por David Heyman, son la dinamita que hace estallar esta saga. Los primeros libros cosecharon un enorme éxito local, pero fue su traslado a la gran pantalla con Harry Potter y la piedra filosofal en 2001 cuando la fama saltó por los aires. Incluso Alfonso Cuarón, posteriormente ganador del Oscar, se dejó caer por aquel proyecto y dirigió la tercera entrega, Harry Potter y el prisionero de Azkaban

"El libro siempre es mejor que la película, pero lograron quedar a la altura. Mentiría si dijera que nunca he hecho un maratón de las pelis, pero me pareció muy mal omitir tantos detalles del último libro, pese a que lo dividieron en dos películas. Está totalmente injustificado", critica Carlota Martínez. "Hoy en día, habiendo pasado tantísimo tiempo, aún ves la primera película y queda claro que ha envejecido bien, porque se hizo casi todo a mano y había muy poco digital", cuenta Beatriz Pulido.

Las empresas vieron en el formato una manera ideal de exprimir el ansia de un adolescente emocionado

Todo sistema que triunfa acaba teniendo un eco posterior que a veces deprecia la idea original. Igual que The Beatles supuso la transformación de la música en cientos de sentidos, las empresas vieron en el formato de Harry Potter una manera ideal de exprimir el ansia de un adolescente emocionado con algo. 

De esta manera, sagas que incluso eran previas a la de J.K Rowling, entraron en la rueda hollywodiense para intentar repetir el éxito de ventas. La materia oscura, de Philip Pullman, saga que apareció en las librerías en 1995, tiene a la vuelta de la esquina su estreno como serie en HBO.

Pero también hay proyectos nacidos tras el éxito de Harry Potter: Los juegos del hambre, Divergente, El corredor del laberinto, Crepúsculo, Cazadores de sombras..., y eso solo si se cuentan las que tuvieron buena acogida.

Enganchar a los jóvenes a la lectura

La ilusión va diluyéndose con el paso de cada hoja leída. Cada vez cuesta más sobrecogerse con un relato, llorar con un personaje o quedarse en estado de shock cuando la muerte acecha al protagonista. El telediario es tan sangriento que acaba por hacer callo donde debería haber sorpresa. 

"No son las mejores novelas del mundo, pero animan a acercarse a la lectura"

Andrea Ordóñez, profesora de Historia y ávida consumidora de todo lo que provenga de este universo de magia, encuentra factores positivos en la lectura de esta saga: "No son las mejores novelas del mundo, pero tienen una redacción muy rápida que viene muy bien para los niños, que anima a acercarse a la lectura". 

La edad para leer sobre Harry Potter se aproxima bastante a la época en la que eliges si uno de tus amores es o no la lectura. La presidenta del club de fans de Harry Potter en España es además profesora de lengua y literatura, por lo que sabe de la trascendencia de este tipo de novelas: "Inculcar a los niños y adolescentes el amor por leer es algo primordial en esta sociedad, es importante que le cojan el gusanillo pronto. Qué mejor que una saga con tanto alrededor, y siempre es bueno porque el alumno se puede sentir identificado con un personaje", concluye. 

Todas las personas consultadas reconocen que los años pasan pero la emoción perdura. "A mí me ayudó mucho en el colegio porque mis compañeros no eran del todo agradables", cuenta Ordóñez. "Las mejores personas que tengo en mi vida son gracias a mi afición por Harry Potter", asegura Beatriz Pulido. ¿Que si leerían una nueva entrega de las aventuras del mago inglés pese al paso de los años? Su "sí" es más grande que el castillo de Hogwarts de Magia y Hechicería.