Público
Público

Vacunas contra la covid España puede llegar al 70% de población inmunizada en verano si no hay grandes retrasos en la llegada de vacunas

Sanidad afirma que es posible conseguir la inmunidad de grupo en todo el país a finales de verano si se vacuna a este porcentaje de la población. Según las previsiones, se podrá lograr si no se repiten grandes retrasos en la llegada de vacunas.

Vista de las personas que esperan para recibir la vacuna este jueves en el estadio Wanda
Vista de las personas que esperan para recibir la vacuna en el estadio Wanda Metropolitano (Madrid) el pasado 1 de marzo. Chema Moya / EFE

El Ministerio de Sanidad marcó a principios de año el primer objetivo de la campaña de vacunación: tener al 80% de mayores de 80 años inmunizados en marzo. No se consiguió porque, según el último informe del Gobierno, se ha vacunado con la pauta completa al 44% de este grupo. Sin embargo, las autoridades sanitarias mantienen que sí será posible cumplir con el gran objetivo y alcanzar el 70% de población española inmunizada a finales de verano. La primera previsión es que España reciba 36 millones de dosis entre abril y junio, una cifra que permitiría que la mitad de la población española esté inmunizada en verano. A partir de julio la llegada de vacunas se espera que se incremente aún más y con esto se alcanzaría el 70% de vacunados a finales de agosto o en septiembre.

Para conseguirlo hay que inocular a 33 millones de personas. Es difícil pero posible si no se repiten grandes retrasos con la llegada de vacunas. Amós García Rojas, presidente de la Asociación de Vacunología (AEV), cree que hay indicadores positivos sobre esto. En primer lugar, parece que en el mes de abril "se va a normalizar la llegada de dosis". "Si el ritmo es el normal, hay posibilidades de tener un porcentaje muy alto de población vacunada en verano. Lo importante es vacunar, vacunar y vacunar", explica a Público. El porcentaje del 70% es tan importante porque se conseguiría la inmunidad de grupo y, como señala el experto, para esto se tiene que tener ese porcentaje vacunado de toda la población española como mínimo.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, es aún más optimista. Este lunes ha defendido que el objetivo de inocular al 70% a lo largo del verano "está al alcance de la mano". De hecho, ha celebrado que Semana Santa ha supuesto un gran avance al haberse inyectado más de dos millones de dosis en siete días. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido lo mismo tras el Consejo de Ministros: "El ritmo se acelerará en este mes de abril y cada mes mejorará al siguiente".

De hecho, Sánchez ha marcado el calendario que habrá que conseguir para llegar al gran objetivo: la próxima semana ha asegurado que habrá más personas vacunadas con pauta completa que contagiadas, el 3 de mayo 5 millones inmunizadas, la primera semana de junio 10 millones y el 19 de julio 25 millones. Los 33 millones se lograrían, según el presidente, a finales de agosto.

Esto solo se conseguirá si el segundo trimestre es más estable que el primero. Como destaca García Rojas, el problema "fundamental" ha sido que el ritmo de llegadas de las vacunas ha sido "muy inferior al previsto, planificado y contratado". Las esperanzas están puestas en que las farmacéuticas cumplan a partir de ahora con el envío de dosis acordado y en la vacuna de Janssen, de una sola dosis. Según las últimas previsiones, a lo largo de este segundo trimestre España dispondrá de 36 millones de nuevas dosis y 5,5 serán de Janssen. Con esto se podrían inmunizar en torno a 21 millones de personas. Si esto se suma a las 2.852.806 personas con pauta completa llegaríamos a tener el 50% de población vacunada en verano. Manteniendo ese ritmo, se llegaría al 70% entre  septiembre. Además, habrá personas que solo tengan que recibir una dosis: los que hayan pasado la covid-19 en los seis meses anteriores en el momento en el que le toque recibir la vacuna, que sean además menores de 55 años. También en esos meses es posible que la Unión Europea apruebe otra vacuna y se acelere aún más el proceso. 

Otro indicio bueno es el avance en la vacunación diaria. Según los primeros informes diarios del proceso de vacunación de Sanidad, el 5 de enero se administraron 56.505 vacunas. Desde entonces este número ha ido subiendo hasta llegar a la cifra récord de suministrar 306.995 dosis en un día.

De hecho, para conseguir el objetivo se tendrían que administrar en 300.000 dosis diarias hasta el verano, aunque desde que se alcanzó la cifra récord el pasado 1 de abril el ritmo ha vuelto a bajar en los festivos de Semana Santa.

Avances pese a un ritmo aún "muy lento"

La previsión desde el principio fue tener tres etapas. La primera contaba con tener muy pocas dosis disponibles y, por ello, se centró la estrategia en vacunar a las residencias y a los sanitarios. La segunda etapa se solapó con la primera por la decisión de Sanidad de no vacunar con AstraZeneca a mayores de 55 años pero estaba prevista que empezara en marzo y que termine en junio, cuando comienza la tercera etapa y la vacunación masiva.

Sin embargo, García Rojas lamenta que el ritmo ha sido "muchísimo más lento" de lo previsto. "Las empresas productoras sobreestimaron su capacidad de producción que ha sido inferior a lo que ellas creían. Además, la Unión Europea (UE) ha pecado de ingenuidad con las políticas de contratación. Todo sería más claro si los contratos se hubieran publicado y el proceso hubiera sido transparente", explica el experto.

La falta de transparencia respecto a los contratos ha sido uno de los puntos más criticados de la gestión de la UE con la compra de vacunas. El mayor pulso ha estado con AstraZeneca hasta que se ha decidido que no se permitirá la exportación de esta vacuna mientras no se cubran las cantidades de suministro firmadas en los contratos. Un paso firme que García Rojas cree que ha llegado "tarde" pero que era necesario ya que son los retrasos constantes que se han sufrido durante el primer trimestre los que siembran las dudas sobre el alcance de la vacunación.

Más claro tiene el presidente de la Asociación de Vacunología que el sistema sanitario está preparado y tendrá capacidad para afrontar la inmunización masiva cuando llegue. "Está agotado, sobre todo estructuras como Atención Primaria, pero tenemos unos profesionales absolutamente entregados. Teniendo las vacunas, se pone en marcha todo", asegura a Público.


Más noticias de Política y Sociedad