Público
Público

Violencia de género El alcalde de un municipio valenciano evita una agresión machista y sufre una persecución en coche

Una mujer pidió ayuda a Josep Gimeno y a su amigo: "Nos dijo que su pareja acababa de salir de la cárcel, que le había pegado y que temía por su vida".

El alcalde de un municipio valenciano evita una agresión machista y sufre una persecución en coche.

público

El alcalde de Pinedo (Valencia), Josep Gimeno, evitó, junto a un amigo, una agresión machista y después, cuando se disponían a trasladar a la víctima a comisaría, sufrió una persecución en coche por parte de la pareja de la mujer.

Todo ocurrió en la noche del lunes, cuando el dirigente local y un amigo salieron del Centro Comercial valenciano, el Gran Turia. De camino a casa, se encontraron a una mujer "sola, sollozando y aparentemente había bebido", narró el propio edil en Facebook. Inmediatamente, apareció la pareja de esta, que "comenzó a hablarle mal y a decirle que subiera al coche. La verdad es que no pintaba bien la cosas, por lo que decidimos avisar a la Policía Nacional", agregó. 

La chica, asustada, intentó abandonar la zona, por lo que el dirigente y su amigo decidieron acompañarla para ayudarle. "Aprovechando que su pareja no la seguía, nos pidió que la ayudáramos, que su pareja acababa de salir de la cárcel, que le había pegado y que temía por su vida; nos pidió que la lleváramos a la zona de Peris y Valero, y entonces subió al coche", contó el alcalde.

Tenían la intención de acompañarla a la comisaría para que la mujer relatara los hechos, pero de repente, la intención se convirtió en necesidad: "Nos dimos cuenta de que su pareja nos estaba persiguiendo con el coche. Cuando paramos en un semáforo, cruzó su coche delante y luego se puso detrás, por lo que entendimos que no pretendía resolver el asunto de manera amistosa".

El presunto agresor, un exconvicto

Al alcalde de la pedanía valenciana no le quedó más remedio que pisar el acelerador, saltarse tres semáforos y parar en la central de la Policía Local. "Afortunadamente los agentes salieron enseguida y la cosa no fue a mayores, ya que la pareja de la chica nos persiguió hasta allí mismo", expresó. 

Gimeno y su amigo prestaron declaración ante los agentes, quienes les aseguraron que trasladarían a la víctima a un centro médico para realizarle una evaluación. Josep Gimeno llamó al día siguiente a la Policía Nacional para saber si la chica había presentado una denuncia. Los agentes le informaron de que la mujer aún no se había puesto en contacto con ellos, a pesar de que ambos intentaron convencerla de denunciar al presunto agresor, un exboxeador que había abandonado la cárcel un día antes de los hechos tras cumplir una condena de siete años por tráfico de drogas, informó Gimeno al diario Levante. No obstante, gracias a la actuación del alcalde y su amigo, se abrirá un procedimiento de oficio.