Público
Público

Violencia machista Detenidas cinco personas en Córdoba por explotar sexualmente a mujeres

La Policía ha informado que sobre los arrestados pesan los presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, trata de seres humanos y relativos a la prostitución.

Imagen de archivo de un agente y un coche de la Policía Nacional. - EFE
Coche de la Policía Nacional — EFE /ARCHIVO.

Servimedia

La Policía Nacional ha detenido en la provincia de Córdoba a cinco personas que formaban parte de una organización dedicada a la explotación sexual de mujeres, y han liberado a dos de las víctimas de esta trama. Según informó la Policía, sobre los arrestados pesan los presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, trata de seres humanos y relativos a la prostitución.

Los agentes también realizaron tres registros en domicilios de la ciudad de Córdoba, dos de las cuales eran utilizadas para el ejercicio de la prostitución. Fruto de estas pesquisas se ha intervenido documentación relacionada con la investigación, material electrónico e informático, teléfonos móviles y 4.465 euros en efectivo.

La organización estaba integrada por ciudadanos de la República de Guinea, Ucrania y Rusia. Además, el grupo en cuestión contaba con "una fuerte infraestructura" en España -donde contaban con dos inmuebles en la provincia de Córdoba para prostituir a sus víctimas-, Guinea y Marruecos.

La red captaba a las mujeres en la República de Guinea y las trasladaba en avión hasta Casablanca, desde donde las desplazaba vía aérea hasta Madrid para, posteriormente, llegar en automóvil o en autobús a la ciudad de Córdoba.

La entrada en España "se producía bajo la apariencia de una búsqueda de oportunidades"

La organización captaba a las víctimas entre mujeres pertenecientes a los estratos económicos más afectados de la República de Guinea. La entrada en España "se producía bajo la apariencia de una búsqueda de oportunidades", pero acababa convirtiéndose en una deuda que pesaba sobre la mujer por el traslado, y cuyo importe oscilaba entre los 6.000 y los 9.000 euros.

Ya en España, las víctimas eran amenazadas, coaccionadas y sufrían agresiones físicas y sexuales para prostituirse, teniendo frecuentemente que pagar multas que les imponían sus explotadores y que incrementaba los beneficios de la organización.

Más noticias de Política y Sociedad