Público
Público

Violencia machista Violan y atacan a una estudiante estadounidense junto a una estación de Madrid

La joven relata en su cuenta de Facebook cómo fue agredida y violada por un hombre hace dos fines de semana junto a la estación de autobuses de Aluche cuando regresaba a su casa. Tres días después, la Policía detuvo al agresor.

telefono maltrato 016

europa press

Una estudiante de Estados Unidos de 27 años que vive en Madrid fue agredida y violada por un hombre hace dos fines de semana junto a la estación de autobuses de Aluche cuando regresaba a su casa, han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía.

Como relata la joven, Andrea Sicignano, en su cuenta de Facebook, reside en Madrid desde hace seis meses y tanto ella como su amigo ese día estaban "borrachos" después de acudir a un espectáculo de flamenco. Al volver a casa ambos se separaron para ir cada uno por separado a su domicilio.

La joven relata que se confundió de autobús y fue la última en bajar con un hombre que le ofreció su ayuda. "Yo estaba perdida a las 4 A.M., y todo el transporte público había dejado de correr. Necesitaba ayuda y este hombre me aseguró que podría ayudarme a llegar a casa", cuenta.

El día 12 lo detuvieron en Carabanchel

La joven intuyó más tarde que podía estar en peligro y cuando trató de huir "el hombre se volvió violento". "Mientras luchaba empezó a vencer. Yo estaba gritando y luchando con todo el poder que podía reunir. Traté desesperadamente de llegar a mi teléfono pero dijo: "tengo tu teléfono, no puedes llamar a nadie". Me golpeó en la cara una y otra vez hasta que no pude pelear más. Ya no podía gritar. Apenas podía ver a través de la sangre en mis ojos. Él me violó", explica la joven.

Según han confirmado fuentes de la Jefatura Superior de Policía, la joven denunció el pasado 9 de diciembre estos hechos. Tres días después, gracias a la investigación de las Unidades de Familia y Mujer (UFAM), pudieron detectar quién era el agresor, con nueve antecedentes (ninguno por agresión sexual), y el día 12 lo detuvieron en Carabanchel.

"Podría haberme matado. En un charco de mi propia sangre, me dejó en la oscuridad, apenas a 20 pasos de una carretera. Por lo que él sabía, yo estaba muerta. Pero sobreviví. Sigo aquí", relata.

Su historia la cierra con la siguiente advertencia: "Esto es real. Esto sucedió. Sucede y, desafortunadamente, seguirá sucediendo. Pero, por favor, nunca pienses que no te puede pasar".

Más noticias de Política y Sociedad