Público
Público

Los voluntarios de una despensa solidaria se concentran contra las presiones para que dejen de repartir comida

Las personas que reparten cenas en la entidad Plaza Solidaria, en el centro de Madrid, reclaman al Ayuntamiento una alternativa: "Si lo que pasa es que el local no cumple, que nos faciliten otro que sí lo haga".

Un momento de la concentración en la Plaza Tirso de Molina.
Un momento de la concentración en la Plaza Tirso de Molina. Público

La organización sin ánimo de lucro Plaza Solidaria, que lleva desde el año 2012 repartiendo comida en el centro de Madrid a más de 200 personas todos los días, ha convocado una protesta este lunes en la madrileña plaza de Tirso de Molina.
En concreto, desde la entidad denuncian que "tras meses de presión municipal", el reparto de comida que se realiza en el barrio de Lavapiés se tenga que frenar: "No consideran importante nuestra labor", señala la voluntaria Saray.

En la misma línea, la joven explica que "el Ayuntamiento considera que las condiciones higiénicas y sanitarias no son las óptimas" y que por ello la Administración les obliga a cerrar el local "si una alternativa". "Quieren que tengamos licencia de restaurante y es imposible", sentencia. "Si lo que pasa es que el local no cumple, que nos faciliten otro que sí lo haga", espeta.

Otra de las voluntarias, Concha, ha señalado a Público que no les "dejan continuar en medio de una pandemia terrible": "Parece que va todo mejor, pero seguimos dando 200 cenas diarias, eso son muchas personas", señala, que también reclama "una alternativa" para poder seguir ejerciendo la labor que lleva a cabo la entidad.

Por otro lado, uno de los usuarios de Plaza Solidaria, Lorenzo, ha señalado a este medio que "es necesario" que la entidad siga repartiendo comidas: "Queremos comer, no queremos nada más, están cubriendo una laguna que los servicios sociales no cubren", señala el hombre en defensa de los voluntarios y su labor. "Los vecinos quieren ayudar a otros vecinos, es triste que les pongan trabas y les corten las alas de esta manera", ha sentenciado.

Por último, otra voluntaria, Fátima, ha explicado que su trabajo en Plaza Solidaria es su "vida": "Estoy feliz ayudado, la mayoría son gente de la calle". También reclama que el Ayuntamiento debería darles "las gracias" por su labor y no expulsarles del local: "Cada vez hay más gente necesitada", recuerda. "Hay mucha hambre, aunque digan que no, hay mucha gente en la calle sin comida".

Más noticias