La ley del aborto de Pablo CasadoLas tuiteras plantan cara a Casado por su cruzada antiabortista: "Nos veréis en la calle"

Por

El "compromiso" de Pablo Casado es volver a la ley del aborto de 1985 porque interrumpir voluntariamente el embarazo no es un "derecho". Antes de la decisión de la mujer, según el presidente del PP, está el "derecho a vivir del no nacido".

Las retrógradas declaraciones del antiabortista Casado a Ana Pastor, presentadora del programa El Objetivo de laSexta, fueron más allá de una cuestión ideológica y aprovechó para sacarse ciertos datos de la manga, algunos desmentidos por la periodista: abortar hasta la vigésimosegunda semana de gestación es para él "excesivo".

También aseguró que en España habría tenido una "gran aceptación por parte de la mayoría de la sociedad" su promesa en la campaña a las primarias del PP, en las que proponía despenalizar el aborto sólo en tres supuestos: en caso de riesgo para la madre, de un feto con malformaciones y de violación.

La ley de interrupción del embarazo aprobada por el Gobierno de Felipe González (que supuso unos dos millones de abortos, según sus cálculos) ha costado "unos mil millones de euros" desde 1985, recursos que el líder conservador emplearía en "apoyar la maternidad".

Casado dejó claro que es un liberal, por lo que confía en la persona, más allá de su género u orientación sexual. En cambio, más allá de esas declaraciones de cara a la galería, no se le pasó por la cabeza que el ministro Gallardón se inmoló cuando intentó tumbar la ley del aborto socialista.

"Si feminista es defender la igualdad entre hombres y mujeres, claro que sí" (o sea, claro que lo es, ejem), concluyó un Casado que de defensor de los derechos de la mujer tiene más bien poco, comenzando con su pretendida regresión en la ley del aborto, lo que le ha costado no pocas críticas y burlas en Twitter. A saber:

Clínex para nostálgicos: Cómo recuperar el PP más retrógrado en diez cómodos pasos.

Más de Tremending