Al margen de consideraciones artísticas varias, hay esculturas que generan cierto rechazo por su estética, por no ser precisamente bonitas. Seguro que tienes alguna en mente que adorna alguna plaza de tu ciudad, aunque suelen ser especialmente habituales en rotondas y glorietas, donde suelen colocarse algunas de las más peculiares.

Recorremos hoy algunas de las esculturas más feas de España, las cuales han sorprendido a la mayoría de los vecinos del lugar donde se encuentran y continúan asombrando a los viajeros que se tropiezan con ellas. Hay que reconocer que no es de extrañar que se conviertan en protagonistas de numerosas fotografías.

1El hombre avión (Castellón)

Hombre avión
Fuente: Wikimedia/Sanbec CC BY-SA 3.0

El hombre avión del artista Juan Ripollés es uno de los monumentos estéticamente más feos de nuestro país y son muchas las voces que así lo han declarado. Se trata de una estatua colocada en la rotonda que se localiza a la entrada del aeropuerto de Castellón, motivo por el cual en su composición cuenta con un avión de acero en la parte más alta del conjunto.

Con más de 20 metros de altura y tras haber costado cientos de miles de euros, el periódico estadounidense The New York Times llegó a denominarla «el símbolo de la ruina en el aeropuerto sin destino».