¿Cómo elegir el mejor veterinario?

/

Elegir veterinario es -créenos- un aspecto muy importante que puede marcar la vida de tu animal, no lo tomes a la ligera ni te quedes con el que más cerca esté de tu casa, aunque sientas que no es la mejor elección. Porque la salud de tu animal de compañía dependerá del profesional veterinario que lo atiende. Por supuesto, siempre puedes cambiar si no estás satisfecho, pero es mejor tratar de acertar a la primera tomándote tu tiempo. 

A continuación, te proponemos diez consejos para que la elección del veterinario sea un proceso más sencillo y con más garantías de éxito, haciendo especial énfasis en la profesionalidad, el precio y el trato al cliente. 

Diez ‘tips’ para elegir veterinario 

Veterinario - Fuente: Pexels
Veterinario – Fuente: Pexels

Aquellos que hayan tenido una mala experiencia con un veterinario sabrán las consecuencias que puede tener, especialmente para la salud del animal. Por supuesto, en este sector, como en cualquier otro, existen diferentes grados de profesionalidad y no siempre todos y cada uno de los veterinarios ejercen su labor con el máximo nivel. No es un trabajo sencillo, desde luego.  

Pero una cosa es tener un mal día en la clínica o una dificultad considerable para alcanzar un diagnóstico y otras ofrecer un mal tratamiento profesional en repetidas ocasiones. No es lo habitual, en absoluto, pero sucede. Y el que lo sufre, principalmente, es tu animal. Así que elige bien

¿Qué opinan otros clientes (de verdad) sobre el veterinario? 

Desde que existe Google y compañía, recabar información sobre un negocio comercial es mucho más sencillo. Ahí están las propias reseñas del buscador. No nos gustaría estar en la piel de todas esas personas que trabajan de cara al público, porque los errores siempre resuenan más que los aciertos. Este impacto de las opiniones anónimas también lo sufren los veterinarios y no siempre con justicia

De cualquier forma, si estás habituado a lidiar con las reseñas por Internet ya sabrás separar el grano de la paja y cuándo una opinión simplemente quiere hacer daño o cuándo otra opinión parece escrita por un familiar del profesional, tipo “es muy buen veterinario, pero además muy guapo”. De acuerdo, no necesitábamos tanta información, pero está bien saberlo… mamá del veterinario. 

¿Cómo es el trato personal? ¿Qué te dice tu instinto? 

Para muchos, este aspecto es decisivo en muchos negocios y sectores, desde la peluquería al médico de cabecera (cuando podemos elegirlo). Con unas personas te entiendes bien a la primera y con otras, ni a la quinta. Desde luego, no se trata de que el veterinario se convierta en tu confidente, pero al menos que os entendáis en el mismo idioma. Y a partir de ahí que te sientas cómodo en la consulta.  

Poco a poco irás infiriendo su profesionalidad, que es el aspecto más importante de tu primer análisis acerca de su trato personal. En ocasiones, con un simple golpe de vista ya sabrás si te vas a llevar bien con él o ella. Generalmente este instinto no falla.  

¿Cómo se siente tu animal? 

Un veterinario con un perro - Fuente: Pixabay
Una veterinaria con un perro – Fuente: Pixabay

No todos los animales van tan campantes al veterinario. A muchos les cuesta. Y por razones que a veces no conseguimos conocer, se sienten tranquilos en unas clínicas… y en otras no. Apuesta por las primeras porque, al fin y al cabo, lo importante es que el animal esté lo más relajado posible.  

Desgraciadamente no es posible preguntarle por qué está mejor aquí que allá pero seguro que eres capaz de deducir cuándo hay que cambiar de clínica: si al sacarlo del transportín sale corriendo y arrasa con todo… no es sitio adecuado. Aunque, en este sentido, conviene recordar que el animal también necesita un proceso de adaptación (y educación) para acudir a los veterinarios y entrar en contacto con tipos de batas blancas o verdes.  

¿Cómo son las instalaciones y de qué tecnología dispone? 

No se trata solo de que te sientas a gusto, de que la sala de espera sea agradable (aunque ayuda), sino de que se trate de una clínica con apariencia profesional adaptada a las circunstancias: por allí van a pasar muchos animales que, desde luego, no suelen ser muy cuidadosos. La limpieza es un factor a valorar, no solo desde un punto de vista estético, sino también por su impacto en la propia salud de los animales que pasan por allí a diario. 

Así mismo, es importante conocer el nivel de desarrollo tecnológico del que dispone la clínica, que tipo de aparatología posee: sala de rayos X, laboratorio de análisis, cirugía, etc. ¿Por qué es importante? Porque cuanta más capacidad tecnológica tengan, más facilidad tendrán para afinar los diagnósticos y, por otro lado, menos veces tendrás que acudir a otro centro para completar el mismo o hacer pruebas complementarias. 

¿Qué servicios complementarios ofrece? 

Además de los servicios clínicos básicos, algunos veterinarios incluyen otros servicios vinculados como la medicina preventiva o los planes de salud, pero también peluquería, formación, guardería, crianza, reproducción, coaching, etc.

Además, en algunos casos, los veterinarios también son etólogos con lo que podrían ofrecerte servicios de psicología animal tratando el comportamiento del mismo. Es, sin duda, un aspecto interesante y práctico, aunque no imprescindible. Si se diera el caso de que necesitaras un etólogo, siempre te puede recomendar uno sin necesidad de que él o ella ofrezca el servicio. 

¿Te trata de “vender” algo que no necesitas? 

Veterinario - Fuente: Pexels
Veterinario – Fuente: Pexels

En relación con lo expuesto en el punto anterior, puede que en algunos casos sientas que en las clínicas te están intentando “vender” servicios complementarios o determinados productos. Pasa en las farmacias o, incluso, en el médico, así que cómo no va a pasar en el veterinario.  

Diferenciar si la clínica se lleva más o menos comisión por la venta de un producto o es una simple recomendación de “amigo” no es sencillo. De cualquier forma, somos muchos los clientes que no nos sentimos cómodos en esos lugares en los que siempre te están intentando vender algo más… aparte del servicio por el que ya estás allí.

¿Cómo tratan las emergencias? 

Es un aspecto decisivo que esperamos no tener que usar nunca. Pero cuando llega el momento, tu animal agradecerá que su servicio de emergencia sea claro y fiable. Haz todas las preguntas que sean necesarias sobre casos de emergencia, horarios de atención y recomendaciones al respecto para que, cuando llegue ese momento en el que no estás para pensar, todo fluya con rapidez y profesionalidad, sabiendo exactamente lo que tienes que hacer y cómo.  

¿Qué precio tienen? ¿Hacen facturas? 

¿Alguna vez has estado en un veterinario que no da facturas de sus servicios? Si eres de los que prefiere facturas (por lo que pueda pasar) asegúrate de que la clínica te entrega las facturas de sus servicios. Porque todos somos muy amigos, hasta que dejamos de serlo. Y entonces te encuentras con que no hay manera de reclamar nada, porque no tienes facturas. 

Por otro lado, es evidente que el precio de los servicios es importante, como en cualquier otro sector. Y aunque no hay mucha variación de un sitio a otro, siempre es un aspecto a tener en cuenta, recordando que lo barato puede salir caro, y lo caro, más caro todavía. Nunca se sabe.  

Proximidad 

Un perro en el veterinario
Un perro en el veterinario

No es un aspecto baladí, en absoluto, y no solo por la huella de carbono, sino porque a los animales no les gusta demasiado tardar mucho tiempo en llegar a un sitio en el que no quieren estar. Cuanto antes, mejor. No obstante, como sabemos, lo que está más cerca no siempre es lo mejor, pero es un comienzo. Analiza lo que tienes más cerca, y si no te convence, amplía el foco. 

Un segundo veterinario 

Por último, te recomendamos encarecidamente que siempre tengas una segunda opinión en la recámara, un segundo veterinario más o menos cercano por si hay un problema con tu profesional habitual, necesitas una perspectiva diferente del problema de tu animal y/o un diagnóstico complementario. O incluso una urgencia. A veces, el segundo veterinario se convierte en el primero, por lo que es mejor tenerlo buscado antes de que sea imprescindible. 



1 Comment

Deja una respuesta

Your email address will not be published.