Publicado: 10.01.2014 18:37 |Actualizado: 10.01.2014 18:37

Casi 160.000 trabajadores se descuelgan de una exigua subida salarial en 2013

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

España consolidó en 2013 la moderación salarial pactada en convenio, con un aumento medio del 0,57%, el mínimo histórico y la mitad que en 2012, cuando crecieron un 1,02%. Un año en el que aumentó la negociación colectiva con casi un 70% de convenios más, pero en el que también aumentaron considerablemente los descuelgues o inaplicaciones de convenios por parte de las empresas, algo que el Gobierno valora positivamente porque evita despidos, pero que también empeora las condiciones laborales de los trabajadores a cambio de mantener su puesto de trabajo.

Los datos los ha facilitado el Ministerio de Empleo, dirigido por Fátima Báñez, en el balance provisional de la negociación colectiva del pasado año. Esta ínfima subida salarial, que se ajusta al II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva 2012-2014 de 25 de enero de 2012, no ha podido ser disfrutada por 159.550 trabajadores, cuyo convenio colectivo dejó de aplicarse por el descuelgue de un total de 2.179 empresas, la mayoría PYMES, tres veces más que en 2012.

Hasta diciembre de 2013 se firmaron 1.844 convenios colectivos que afectaron a 4.238.027 trabajadores, un 69,8% más que en 2012, atendiendo a estos datos provisionales con los que Empleo ha hecho un análisis también provisional de la evolución del pasado año. El aumento refleja claramente los efectos de una reforma laboral que facilita los descuelgues para mantener empleos con menor salario. La mayoría de inaplicaciones de convenios fue por la retribución, aunque el 97% de las inaplicaciones fue pactada con los trabajadores.

Respecto al incremento salarial medio en convenio, es todavía inferior en el caso de los convenios de ámbito empresarial, que se sitúa en el 0,37%, frente al 0,58% de los convenios de ámbito superior. Por otro lado, el aumento salarial pactado en convenios que inician sus efectos en 2013 se sitúa en el 0,41%.

Este menor incremento apunta que los convenios más recientes son los de menores incrementos salariales, aunque los datos se completarán en los próximos 18 meses, afirma Empleo, que también acusa un "déficit de información para elaborar la estadística".

Organismos internacionales como el FMI aseguran que la moderación salarial no es suficiente para la recuperación económica. En concreto, el Fondo Monetario Internacional recomendaba devaluar un 10% los salarios para poder crear empleo. Otros agentes, como el centro de estudios económicos BBVA Research hablaban de rebajarlos un 7% para hacer crecer el PIB con la creación de empleo que ello desencadenaría. Sin embargo, el presidente del Gobierno dejó claro que su apuesta se centraba en la moderación salarial que, si no crear empleo, al menos reduce el ritmo de su destrucción.

Pero los sindicatos advierten del peligro de que los salarios no suban, rebajando el poder adquisitivo de los españoles y el consumo de las familias. Para el secretario de acción sindical de CCOO, Ramón Górriz, esta moderación salarial, junto con otras medidas, ha sido pactada por los trabajadores y los empresarios para aumentar la competitividad y devaluar los precios para evitar que baje el consumo. Pero critica que el "esfuerzo de los trabajadores" y algunos empresarios no se está utilizando para estos objetivos. Górriz asegura que las empresas de IBEX 35 están repartiendo dividendos superiores a sus beneficios, que empresas como las energéticas incrementan sus márgenes de beneficio y que en lugar de mejorar la copetitividad, las empresas reducen deudas.

"La mejora del poder de compra salarial es un elemento clave para la recuperación del consumo y la salida de la crisis", explica Górriz, que ve necesaria una estrategia salarial diferente a la de los últimos dos años de recesión y recortes que "que han provocado una reducción superior al 8% de los costes laborales unitarios, una caída que supera el 18% si se expresan en términos reales". 

Sin una recuperación sólida de la demanda interna, el sindicalista prevé una fase de estancamiento de crecimiento débil, incapaz de generar empleo, algo que sólo se consigue "acabando con la devaluación salarial y que los salarios vuelvan a crecer en términos reales", concluye Górriz.