Público
Público

Abierta causa penal a responsables de Fórum 2004 y Focus por denuncia falsa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia de Barcelona ha ordenado abrir una causa penal contra los responsables del Fórum 2004 de Barcelona y de la productora Focus por presunto delito de acusación y denuncia falsa, en concurso con otro delito de estafa procesal, al haber denunciado penalmente a un creativo que antes les demandó por plagio.

En una sentencia a la que ha tenido acceso Efe, la Sección Segunda de la Audiencia absuelve al creativo castellonense Joan Díaz Roca del delito de estafa procesal del que le acusaban el Fórum Universal de las Culturas de Barcelona y Serveis de l'Espectacle Focus e impone a los denunciantes el pago de las costas "por temeridad y mala fe en su actuación procesal".

Además, la Audiencia ordena que, cuando la sentencia sea firme, se deduzca testimonio de la misma y de toda la causa y se remita a reparto para que un Juzgado de Instrucción de Barcelona abra diligencias por si el Fórum y Focus hubieran incurrido en delitos de acusación y denuncia falsa, en concurso con un delito de estafa procesal.

El caso se remonta a 2006, cuando Joan Díaz presentó una demanda civil contra el Fórum Universal de las Culturas y Focus por presunto plagio de su proyecto "Un Mar de Signos", al entender que fue utilizado para el espectáculo inaugural del Fórum "Mover el mundo" y para la exposición permanente "Voces".

Joan Díaz, que tenía registrada su idea desde 2002, la ofreció ese año a la organización del Fórum, sin recibir ninguna respuesta, y en 2004 comprobó que muchas de las ideas que había presentado, como la de un gran globo terráqueo que se abría y cerraba sobre el agua hasta convertirse en un nenúfar, habían sido utilizadas por Focus.

En junio de 2007, días antes de que un juzgado mercantil de Barcelona celebrara juicio por el presunto plagio, el Forum y Focus denunciaron penalmente a Joan Díaz por delitos contra la propiedad intelectual alegando que los proyectos que presentó contenían a su vez "ideas de terceros" e incluían información descargada de Internet.

La Audiencia absuelve ahora al creativo, para quien las acusaciones pedían penas que sumaban casi seis años de prisión, y carga contra los denunciantes, al entender que la única finalidad de la causa penal era "servir de instrumento coactivo para hacer desistir, sin el mínimo rigor jurídico, al acusado de su pretensión civil".

"Para ello -añade el tribunal-, no se ha dudado en utilizar durante cuatro años la Justicia Penal de manera perversa para lo único para lo que no debe serlo, esto es, para servir de medio de presión ilícita por intereses patrimoniales exclusivamente privados".

La Audiencia remata que la causa ha originado "unos costes al erario público y, en definitiva a todos los ciudadanos que pagan a jueces, fiscales y al personal al servicio de la Administración de Justicia por las horas trabajadas para servir a intereses públicos y no para ser instrumentos de nadie".

En cuanto a las acusaciones contra Díaz, que según la sentencia se han beneficiado de "una instrucción caótica", asegura el tribunal que se han impulsado "a partir y sobre la nada, o mejor dicho, a partir de afirmaciones reiterativas, sesgadas y huérfanas de sentido jurídico penal".

Subraya que los acusadores centraron su atención en el texto divulgativo que acompañaba al proyecto "Un Mar de Signos" y, en cambio, sobre la creación gráfica y las coincidencias con la escenografía que ellos presentaron "nada intentaron siquiera probar, cuando era el caballo de batalla de lo que se reclamaba en el pleito civil".

La demanda civil, por la que Joan Díaz reclama al Forum y a Focus una indemnización de 4 millones de euros, quedó paralizada al abrirse la causa penal y podrá reabrirse una vez que la sentencia absolutoria sea firme, ya que aún es recurrible ante el Tribunal Supremo.