Público
Público

La agencia de rating europea tendrá que esperar

Bruselas presenta este martes una legislación más restrictiva para este tipo de compañías

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las buenas intenciones que anunciaron el pasado verano las dos iniciativas privadas que están trabajando en la creación de una agencia de rating europea se han encontrado en el camino con más trabas de las que pensaban, y en ninguno de los dos casos los tiempos se están cumpliendo.

El recrudecimiento de la crisis de deuda en Europa ha presionado para que los temas urgentes se impongan sobre los importantes. Italia, que era uno de los países clave para la consecución del proyecto de agencia europea, se ha visto superada por la presión de los especuladores. Las dificultades para llegar a consensos que han demostrado los políticos europeos en temas tan importantes como rescatar a Grecia también han influido en el freno a la firma de rating propia.

En el proyecto más avanzado, el que lidera la consultora privada alemana, Roland Berger, ha topado con la intención del Gobierno francés de que el liderazgo sea público y no privado (en concreto del Ministerio de Economía galo), lo que está retrasando la captación de financiación. Desde Roland Berger habían planteado la creación de una fundación cuyos recursos procedieran del mundo financiero.

Que la entidad resultante fuera independiente del poder político para poder competir con credibilidad frente a las grandes firmas del sector es una de las principales premisas del proyecto. Sin ella, la idea de tener captados en octubre los 300 millones de euros que necesitaban como capital inicial se ha esfumado. En España ni siquiera han comenzado los contactos con entidades financieras previstos para agosto.

Menos optimistas son las empresas unidas entorno a la Asociación Europea de Agencias de Rating (Eacra). Allí, las entidades alemanas e italianas eran las encargadas de liderar el proyecto, después de que la francesa Coface, en teoría uno de los jugadores con más peso, cambiara de directivos y se retirara de la iniciativa. El proyecto continúa pero a menor ritmo; de hecho esta semana se celebra una reunión clave para definir las pautas a seguir.

La intención de España de llegar a tiempo a esta iniciativa también se ha esfumado, ya que la convocatoria de elecciones frenó las negociaciones entre el Gobierno y Axesor, la principal empresa interesada en participar en la posible privatización de Informa, según ellos, única vía para competir en igualdad de condiciones.

Mientras, la Comisión Europea presenta este martes un documento para controlar la actividad de las agencias de rating que ya están operativas. El comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier, ha explicado que el objetivo de Bruselas es que 'haya una reducción de la dependencia de las calificaciones'. Para conseguirlo, el documento presentado propone prohibir que las agencias publiquen notas sobre los países de la UE rescatados o los que negocian planes de ayuda internacional. Para el resto exigirá que el rating se presente al país, al menos, 24 horas antes de su publicación.