Público
Público

La ampliación del puente de Calatrava en Bilbao no será derruida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia Provincial de Vizcaya decidió el miércoles que la ampliación de la pasarela de Santiago Calatrava en Bilbao no tendrá que ser derruida, al tiempo que condenó al ayuntamiento de la capital vizcaína a pagar al conocido arquitecto 30.000 euros de indemnización por haberla alterado.

La pasarela Zubi-Zuri, que une la zona de Campo Volantín con la de Uribitarte, fue diseñada por Calatrava e inaugurado en 1997. En 2006, la construcción de un nuevo complejo arquitectónico en la orilla del río llevó al consistorio bilbaíno a encargar la conexión de Zubi-Zuri con el complejo y el centro de la ciudad al arquitecto responsable del mismo, Arata Isozaki.

Calatrava impugnó la decisión ante los tribunales por considerar que atentaba contra sus derechos de propiedad intelectual, iniciando una batalla legal en la que pedía que la destrucción de la pasarela y un pago de 250.000 euros o en caso de no derruirla, una indemnización de tres millones de euros.

La sentencia dictada el miércoles establece una cuantía muy inferior a los tres millones de euros que éste solicitaba por vulneración del "derecho moral a la integridad" de la obra intelectual

El texto de la resolución judicial facilitado por el consistorio considera "absolutamente desproporcionado" el pago exigido por el arquitecto, argumentando que "el recurrente pretende incrementar sus ingresos(...) en un importe que casi quintuplica la cantidad percibida por su trabajo profesional, lo que no se explica, sino por una autocomplacencia intolerable y desmedida"

Por su parte, el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, declaró que "estamos contentos porque no nos tiren el puente", y porque "al final el ayuntamiento tendrá que pagar 10.000 euros".

Sin embargo, Azkuna mostró su desacuerdo con "el fondo de la sentencia, los argumentos, porque pensamos que es absolutamente a favor del arquitecto", y anunció que el ayuntamiento probablemente recurrirá la sentencia en casación.

El arquitecto valenciano expresó su satisfacción por la sentencia, porque reconoce el derecho a la propiedad intelectual de sus obras y el respeto a la integridad de las mismas.

El fallo judicial "establece un precedente de la máxima trascendencia" y "sienta jurisprudencia sobre la propiedad intelectual de un arquitecto sobre sus obras y lo equipara a las demás disciplinas artísticas", citaron medios a Calatrava.