Público
Público

Asocian cercanía a zonas de mucho tránsito con muerte cardíaca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Los adultos de mediana edad ymayores que viven cerca de caminos muy transitados tendríanalto riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca, aunque laprobabilidad disminuye cuando se mudan a barrios sin tantotráfico.

Esto no prueba que la contaminación producida por losautomóviles sea la causa del exceso de mortalidad cardíaca.Pero sí se suma a las pruebas de la relación entre lassustancias contaminantes y el riesgo de morir por problemascardiovasculares.

En mayo, la Asociación Estadounidense del Corazón aseguróque estudios recientes habían "reforzado significativamente"las evidencias de que la contaminación generada por los autos,la industria y la producción de energía son un factor de riesgodel infarto, el accidente cerebrovascular (ACV) y las muertespor causas cardiovasculares.

El equipo de Wen Qi Gan, de la University of BritishColumbia, en Vancouver, Canadá, analizó datos sobre más de450.000 residentes en aquella ciudad de entre 45 y 85 años.

En nueve años, aquellos que vivían a 150 metros de unaautopista o a 50 metros de un camino principal eran máspropensos a morir por enfermedad cardíaca que los que vivíanmás lejos.

Pero el equipo halló también "dos nuevos giros" en lainformación disponible sobre la relación entre el tránsitovehicular y la mortalidad cardíaca, explicó el doctor MichaelBrauer, profesor de salud ambiental de la universidad.

El riesgo de morir por enfermedad cardíaca disminuía cuandolos residentes se mudaban lejos de esas zonas y aumentabacuando se iban a vivir más cerca del congestionamientovehicular.

Los resultados surgen de 450.283 adultos de mediana edad ymayores sin enfermedad cardíaca al inicio del estudio. Casi53.000 vivieron permanentemente dentro de los 150 metros de unaautopista o a 50 metros de un camino principal durante losnueve años del seguimiento.

Alrededor del 1 por ciento de esos residentes (607)murieron por enfermedad cardíaca en ese período, a diferenciadel 0,7 por ciento de los más de 328.000 personas que vivíanpermanentemente lejos de las zonas más transitadas.

Los resultados no prueban que la contaminación del aireaumente el riesgo cardíaco. Brauer dijo que el ruido, porejemplo, también podría influir. Además, el equipo no contó coninformación sobre factores claves para la enfermedad cardíaca,como el tabaquismo y el peso.

Pero señaló que las evidencias sugieren que lacontaminación de los automóviles sería un factor de riesgo.

Los científicos sostienen que las sustancias contaminantesdel aire desatarían infartos, ACV y otros problemascardiovasculares en personas vulnerables, al inflamar los vasossanguíneos e irritar los nervios en los pulmones.

FUENTE: Epidemiology, online 25 de junio del 2010.