Público
Público

Las campanas doblan por ti

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

John Donne, poeta metafísico londinense (1572/1631), escribió en 1624 un texto en prosa llamado Devociones para ocasiones de emergencia. Dice así: 'Ningún hombre es una isla por sí mismo; cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo. Si el mar se lleva una porción de tierra, Europa es menos, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquiera me afecta porque soy parte de la humanidad; por eso nunca mandes preguntar por quién doblan las campanas; doblan por ti'.

Donne convirtió el citado texto, más tarde, en un poema. Y mira por dónde, viene a cuento de la situación de Irlanda, cuando, por ejemplo, la ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, asegura, según hizo la semana pasada, que 'España no corre el riesgo de contagio irlandés' y que sostiene que 'España está mejor que Irlanda y Portugal'.

La UE intenta hacer con Irlanda un salvamento de tipo preventivo

¿Y no será que precisamente por este riesgo de contagio a los otros países más vulnerables de la eurozona que los ministros de Finanzas de los países que participaron en Seúl tuvieron que emitir el pasado viernes un comunicado en el que aseguraban a los inversores que en cualquier caso hasta 2013 no se contempla que puedan perder dinero en la eventualidad de una reestructuración de deuda?

Claro que España, con un déficit fiscal del orden del 9% del Producto Interior Bruto en 2010, no es Irlanda, cuyo déficit público, después del salvamento del sistema bancario, se eleva al 32% del PIB. Pero mientras el saneamiento financiero irlandés ha sido de caballo, el del sistema financiero español, sobre todo el de las cajas, va a ritmo de mula. Tampoco es muy diferente el ritmo de reconocimiento de las pérdidas contables derivadas de los préstamos a promotores inmobiliarios ni el de los créditos hipotecarios malos.

La nueva crisis irlandesa (elevación de los tipos de interés y del diferencial con el bono alemán) es una repetición de la jugada paso por paso de la tragedia de Grecia durante el invierno y la primavera pasadas. Que Grecia se puede arreglar por su cuenta. Que las autoridades griegas no han solicitado ayuda de la Unión Europea. Que no hay riesgo de contagio. Que los mercados saben 'desdoblar' un país del otro. El final ya es conocido. El 9 de mayo pasado hubo que extender préstamos de 110.000 millones de euros para Grecia y crear, ante el riesgo de contagio a España y Portugal, contra todo lo que se había asegurado anteriormente, el Fondo de Estabilización Financiera hasta 2013. Y, en medio de esta tormenta, la gran conversión de Zapatero.

La nueva crisis es una repetición, paso a paso, de la tragedia griega

Precisamente, el nuevo riesgo de contagio, esta vez desde Irlanda y Portugal hacia España e Italia, es lo que ha llevado este fin de semana a las autoridades comunitarias y al Fondo Monetario Internacional (FMI) a evitar una reedición de la tragedia griega. A intentar anticiparse a los mercados persuadiendo a las autoridades de Irlanda de que es urgente una operación preventiva de acuerdo con el Fondo de Estabilización Financiera a fin de frenar las turbulencias.

Irlanda tiene cubiertas las necesidades de financiación hasta la primera mitad de 2011, razón por la cual se resistía en las últimas horas a aceptar la formalización de su entrada a la unidad de cuidados intensivos de la eurozona. Pero nadie quiere que las campanas que ayer doblaron por Grecia y hoy lo hacen por Irlanda sigan mañana doblando por los demás.