Público
Público

El centenar de vecinos del edificio incendiado en Cádiz pasarán la noche fuera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El centenar de vecinos desalojados esta mañana por el incendio en los bajos de un edificio de la calle Brasil en Cádiz no podrán volver a sus casas esta noche.

El delegado de Urbanismo, Ignacio Romaní, ha informado a los periodistas de que han cortado el suministro eléctrico y de agua del inmueble y están a la espera de saber si los cimientos están afectados por el fuego, "por lo que de momento la recomendación es que no vuelvan los vecinos".

Romaní ha señalado que en todo momento "los vecinos han sido lo prioritario" en un incendio "complicado" tanto por las características del inmueble como por el humo tóxico.

"Se trata de un gran número de viviendas, muchas de ellas destinadas al alquiler veraniego, por lo que los bomberos han tenido que comprobar puerta por puerta si había inquilinos dentro", ha añadido.

El incendio se inició sobre las 09:30 horas en un local de la planta baja del número 12 de la calle Brasil que estaba siendo remodelado para la ubicación de un restaurante.

El fuego, que produjo una gran columna de humo que obligó al desalojo de otros inmuebles colindantes, ha afectado a ocho de las doce plantas del edificio, especialmente a la primera y la segunda, que están muy afectadas, y ha causado que varias persianas se derritieran.

El Ayuntamiento de Cádiz ha explicado en un comunicado que "con mucha probabilidad" el fuego se ha originado "al entrar en contacto un soplete con pintura", aunque en un primer momento el concejal Ignacio Romaní informó de que la llamas comenzaron cuando los operarios cortaban con una sierra mecánica poliespán, un material aislante que al arder provoca humo tóxico.

En la obra había, según el Ayuntamiento, 30 trabajadores que pudieron salir corriendo del edificio, aunque uno de ellos sufrió quemaduras leves en las manos al intentar coger un extintor, según ha relatado un compañero.

Uno de estos trabajadores ha informado a Efe de que todo sucedió "en cuestión de segundos, como en las películas" y de que cuando intentaron apagar el fuego "ya estaba por todas partes".

Tras el fuego, un centenar de vecinos del edificio, de doce plantas y con 140 viviendas, fueron desalojados, muchos de ellos a través de las azoteas y de un hotel colindante.

Pilar Conejo, una de las vecinas del séptimo piso y una de las primeras en abandonar el inmueble, ha asegurado que tras "oler a quemado decidió bajar directamente; había mucha gente subiendo a la azotea pero yo preferí bajar a la calle".

María José Vázquez, que vive en el décimo, prefirió subir a la azotea con una toalla y allí esperó a que los bomberos les ayudaran a pasar al hotel que se encuentra justo al lado de las viviendas.

Los equipos médicos del 061 han atendido en el lugar del siniestro en torno a 35 personas, de las cuales 16 han sido trasladadas y atendidas en el Hospital Puerta del Mar, todas ellas con pronóstico leve.

De los 16 pacientes leves atendidos en el hospital, quince lo han sido por inhalación de humo y otro por una quemadura en un brazo que no reviste gravedad.

De todos ellos, siete ya han recibido el alta (incluida la persona con la quemadura) y el resto lo recibirán previsiblemente en las próximas horas.