Público
Público

Los críticos ponen en duda los méritos ecológicos de Vancouver

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las instalaciones de los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver tienen retretes que usan el agua de lluvia para la cisterna o tejados cubiertos con pasto que son eficientes en el uso de energía para lograr ambiciosas metas ecológicas, dijeron el miércoles sus organizadores.

Pero sus críticos dan como mucho una medalla de bronce a los Juegos por sus esfuerzos por el medioambiente, y eso fue antes de que los responsables comenzaran a trasladar nieve por vía aérea hacia una colina donde se realizarán las pruebas de esquí y snowboard en una zona de Vancouver donde no había nieve.

"Creemos que es muy simbólico en términos del impacto del cambio climático", dijo Paul Lingl, activista del grupo ecologista canadiense David Suzuki Foundation, respecto al traslado de la nieve. "Es una llamada de atención", afirmó.

El uso de camiones y helicópteros para llevar nieve medio derretida a Cypress Mountain se ha convertido en uno de los símbolos de las preparaciones para los Juegos, y llama la atención lo exuberante y verde que se ve Vancouver comparada con otras ciudades que han sido sede pero han estado cubiertas por un manto blanco.

Pero Linda Coady, vicepresidenta de sostenibilidad del comité organizador VANOC, dijo que los viajes de helicópteros aumentarían la huella de carbono de los Juegos en menos de un uno por ciento, incluso si las naves vuelan ocho horas al día hasta la ceremonia de cierre del 28 de febrero.

"Con nuestra previsión de carbono, tenemos previsiones para variaciones de esta naturaleza", dijo en una conferencia de prensa.

"Seguimos comprometidos con las 118.000 toneladas (de emisiones de gases de efecto invernadero)", agregó.

Los organizadores dicen que la previsión, una cifra que incluye las emisiones de gases durante la etapa de construcción de siete años que precedió a los Juegos, es menor que la de Juegos de Invierno anteriores.

Turín emitió unas 160.000 toneladas de dióxido de carbono sólo durante los días de los juegos, y la cifra para Salt Lake City fue el doble que la de Vancouver, afirmó Coady.

Pero Lingl destacó que Vancouver tiene ciertas ventajas iniciales, dado que la mayor parte de la Columbia Británica recibe energía de centrales hidroeléctricas, en una zona donde abundan las lluvias.

"Un 90 por ciento (de la energía) es hidroeléctrica aquí. Mucho mejor que la energía basada en carbón que tuvieron en Salt Lake City", declaró.