Publicado: 19.04.2015 10:17 |Actualizado: 20.04.2015 11:23

Desaparecen entre 700 y 950 personas en el mar al hundirse un barco en el Canal de Sicilia

Un mercante acudió a rescatarlos pero, al verlo, los inmigrantes se colocaron todos en el mismo lado de la nave y provocaron su hundimiento. Hay 28 supervivientes. De confirmarse, más de 1.500 personas habrían muerto ahogadas en lo que va de año cerca de Italia.

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5
Comentarios:
Rescate de inmigrantes de un barco a punto de naufragar en el Canal de Sicilia, en 2001

Rescate de inmigrantes desde un pesquero a punto de naufragar en el Canal de Sicilia, en 2001. /ANSA

"En los últimos días habrían muerto más de 1.000 inmigrantes en el Mediterráneo", sostiene ACNUR que vuelve a pedir soluciones a la UE

ROMA.- Entre 700 y 950 inmigrantes están desaparecidos en las aguas del Canal de Sicilia al naufragar este domingo el pesquero en el que viajaban con destino a Italia naufragara a 70 millas al norte de las costas de Libia.

La desaparición de los inmigrantes fue confirmada por la portavoz de ACNUR en Italia, Carlotta Sami. Explicó que uno de los 28 supervivientes del naufragio aseguró que en la embarcación viajaban 950 personas más, entre ellas "40 ó 50 niños y unas 200 mujeres".

Si se confirma la cifra, el hecho sería el peor de la crisis de inmigrantes en el sur del Mediterráneo en décadas y elevaría el número total de fallecidos desde el comienzo del año a más de 1.500.

A última hora del domingo sólo habían sido recuperados 24 cadáveres.




Según la portavoz de ACNUR, los Guardacostas italianos recibieron una llamada de socorro durante la noche en la que les avisaron de que el barco en el que viajaban estos inmigrantes se encontraba en peligro.

 

Ante la imposibilidad de que llegar a tiempo, la Guardia Costera pidió a un mercante portugués que navegaba cerca de la zona que se desviara hasta el lugar del suceso.

Cuando el barco portugués, King Jacob, se acercaba a la embarcación en la que viajaban los inmigrantes, éstos "se colocaron todos en el mismo lado de la nave y provocaron su hundimiento".

La embarcación portuguesa inició entonces las labores de rescate, mientras se desplazaban al lugar naves de la Guardia Costera italiana, la Guardia de Finanza y la Marina Militar y también de la Armada militar de Malta, pues la tragedia sucedió en aguas cercanas a la isla.

En estos momentos, las naves de Italia y de Malta trabajan en la búsqueda de supervivientes, pero de momento no han encontrado más.

Una fuente de la Armada de Malta explicó que en la zona del siniestro "están desplegadas 17 unidades coordinadas por Italia", en el marco de la operación comunitaria Tritón, que trabajan "sin descanso" con el objetivo de "encontrar supervivientes".

Las primeras informaciones aseguraban que el suceso había ocurrido a 60 millas de las costas de Libia, pero los Guardacostas italianos precisaron que tuvo lugar a 70 millas.

1.500 fallecidos en lo que va de año

De confirmarse, se trata de la enésima tragedia que sucede en los últimos días en el Mediterráneo, después de que el martes la organización Save the Children alertara de que otros 400 inmigrantes están desaparecidos tras naufragar su embarcación, según los testimonios de los rescatados.

"Si se confirman estas cifras, en los últimos días habrían muerto más de 1.000 inmigrantes en el Mediterráneo", afirmó Sami, que volvió a pedir a la Unión Europea que "ponga solución a este problema". 

En lo que va de año se estima que más de 1.500 personas han fallecido en aguas del Canal de Sicilia intentando llegar a Europa.

Reacciones

Esta nueva tragedia en las aguas del Mediterráneo ha provocado reacciones de todas partes de Europa, como por ejemplo la del presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, que quiso mostrar su solidaridad con Italia.

"Los europeos nos jugamos nuestro crédito si no somos capaces de evitar estas dramáticas situaciones", dijo Rajoy.

También el primer ministro italiano, Matteo Renzi, lamentó hoy la situación de abandono en la que se encuentra Italia y condenó que frente a estas tragedias "no haya un sentimiento de cercanía y solidaridad" por parte de la Unión Europea (UE).

El papa Francisco pidió a la comunidad internacional que "actúe con decisión y prontitud" para evitar más tragedias en el Mediterráneo.