Público
Público

Los firmantes del acuerdo de Gernika piden la implicación de Navarra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las organizaciones firmantes del acuerdo de Gernika para "un escenario de paz y soluciones democráticas" han ratificado su compromiso con el mismo hoy en Pamplona, donde han pedido la implicación de Navarra, de sus agentes políticos, sociales, sindicales e institucionales para la paz y normalización.

El llamamiento se ha hecho en un acto en el que se ha leído en castellano y euskera el acuerdo de Gernika sin admitir preguntas y en el que los firmantes han anunciado que van a "iniciar una dinámica de relaciones con todos y cada uno" de estos agentes navarros "con el objetivo de sumar compromisos a los contenidos del acuerdo y avanzar hacia la materialización de un escenario de paz y normalización política".

"Por encima de las diferencias ideológicas y de los diferentes modelos de articulación política e institucional que unos y otros defendemos para el futuro de Navarra, debe ser el compromiso democrático de todos el trabajo en común para la desaparición de toda violencia, el respeto a todos los derechos humanos y en consecuencia los derechos civiles y políticos", ha dicho en castellano Josune Berruezo.

Y ha añadido que su voluntad es que "sea la ciudadanía quien, haciendo suyo el acuerdo, se sitúe y actúe como única garante de la evolución positiva de esta oportunidad para lograr la paz y normalización social y política", para lo que su propósito es "socializar" el documento firmado en Gernika, donde se pide "tanto a ETA como al Estado una respuesta favorable" a las demandas que incluye.

Doce puntos en los que se reclama a ETA un alto el fuego "permanente, unilateral y verificable por la comunidad internacional", a ambas partes el reconocimiento y protección de todos los derechos civiles y políticos, y al Estado el cese de la política penitenciaria que se aplica a los presos de ETA y el levantamiento de prohibiciones a la actividad política de organizaciones independentistas.

Logrado un escenario de estas características, el acuerdo de Gernika aboga por un proceso "de diálogo y negociación política" que será "patrimonio exclusivo de los agentes políticos, sindicales y sociales" y estará regido por los denominados "Principios Mitchell", con el uso de medios exclusivamente democráticos y pacíficos para resolver las cuestiones políticas y el respeto a los acuerdos alcanzados.

Un diálogo, concluye el documento, que buscará "el reconocimiento, reconciliación y reparación de todos las víctimas" y un acuerdo incluyente entre todas las culturas políticas del país sobre el reconocimiento tanto de la realidad nacional vasca como del derecho a decidir, el respeto a la voluntad popular democrática sobre el modelo jurídico-institucional interno y el tipo de relación con los estados, incluida la independencia".