Público
Público

Hazor desvela un código legal milenario

Hallado en una tabla cuneiforme 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ciudad de Babilonia alcanzó su esplendor bajo el Gobierno de Hammurabi en el siglo XVIII a.C. Enclavada en el corazón de Mesopotamia, se convirtió en un enorme centro religioso y cultural, impulsando grandes aportaciones a la cultura universal. Probablemente la más importante es uno de los primeros textos legislativos conocidos, el Código de Hammurabi. Esta compilación, escrita por mandato del rey babilonio en torno al siglo XVIII a.C., era hasta ahora un oasis en el desierto legal de la Mesopotamia del II milenio a.C. Junto a los códigos de Ur-nammu, el de Eshnunna y el de Lipit-Ishtar supone el códice legislativo más antiguo de la historia.

Justo hace un año, esa lista de códices legales se enriqueció con el hallazgo efectuado en el yacimiento de Tell Hazor, cerca de la ciudad de Kiryat, al norte de Israel. Ese hallazgo sacó a la luz un nuevo código que alberga extraordinarias similitudes con el de Hammurabi. Escrito en acadio y plasmado en una tablilla de arcilla con escritura cuneiforme, supone el primer documento legal encontrado en una zona en la que hasta ahora tan sólo habían aparecido documentos relacionados con la administración agrícola y una disputa legal menor.

Arqueólogos israelíes han descubierto en el yacimiento de Tell Hazor un código legislativo del II milenio a.C. muy similar al de Hammurabi

Los fragmentos encontrados se refieren a cuestiones relacionadas con legislación sobre daños personales y relaciones entre amos y esclavos. Entre las palabras identificadas hasta ahora destacan, precisamente, 'amo', 'esclavo' y 'diente', por lo que los expertos de la Universidad Hebrea de Jerusalén que dirigen la excavación han relacionado esos principios legales con el 'ojo por ojo' bíblico. Los arqueólogos han fechado las tablillas entre los siglos XVIII y XVII a.C., mientras Europa se encontraba en plena Edad del Bronce, coetáneo por tanto de la compilación legislativa de Hammurabi.

Precisamente su presencia en el norte de Israel ha despertado el interés de los investigadores. Esa cercanía geográfica con el pueblo hebreo podría explicar la influencia sobre las leyes judías del código babilonio, explican los doctores Amnón Ben-Tor y Sharón Zuckerman, del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea. Durante años, los estudiosos de la Biblia y académicos han tratado de conocer las relaciones existentes entre la ley hebrea y la babilónica.

El hallazgo posiciona a Hazor en un lugar preeminente dentro de su región geográfica. La existencia de estas tablillas consolida las teorías que los arqueólogos habían bosquejado en los últimos años. Siempre de acuerdo con sus interpretaciones, debió existir en la antigua ciudad de Hazor un centro administrativo y de enseñanza muy destacado, 'un centro de escribas familiarizados con el Código de Hammurabi', afirma Ben-Tor, que permitió que esa transmisión hebrea-babilónica se produjera a finales de la Edad del Bronce.

El equipo de la Universidad Hebrea de Jerusalén se muestra particularmente orgulloso de que este descubrimiento 'permita arrojar luz sobre una pregunta que hasta ahora no tenía respuesta'. Actualmente se perfilan tres hipótesis que justifican esa transferencia: transmisión oral, estudio en el propio centro o bien una transferencia posterior.